www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

COMO ESTABA PREVISTO, EL CANDIDATO OBTUVO 170 SÍES Y 180 NOES

Rajoy, derrotado en la primera votación

miércoles 31 de agosto de 2016, 19:54h
Rajoy, derrotado en la primera votación
Ciudadanos y Coalición Canaria apoyaron al candidato del Partido Popular. El viernes, segunda votación.

Ciento setenta síes y 180 noes, exactamente lo que se esperaba, así que la noticia no es tanto que Rajoy haya caído a la primera, que también (la actualidad manda), sino que el debate de investidura de este miércoles ha alejado cualquier atisbo de acercamiento al pacto PP-C’s-CC, aun en forma de abstención, siquiera el intento.

No es que no haya margen para el entendimiento; es que tampoco lo hay para el diálogo. Y eso es tanto como decir que el riesgo de terceras elecciones se ha elevado a la máxima potencia, que solo se rebaja cuando alguno de los restantes partidos invita a Sánchez a intentar una “vía alternativa”.

Si el martes el candidato ofrecía un discurso moderado, de tono conciliador en el que llamaba a la “responsabilidad compartida” de “evitar nuevas elecciones”, este miércoles Rajoy se ha visto en un Congreso en el que el “no” parecía retumbar más fuerte que nunca: “No abuse. Con que me diga que ‘no’ ya es suficiente, no hace falta argumentarlo”, explicaba nada más tomar la palabra. Tan claro lo tenía que insistía: “Tenga la total y absoluta certeza de que ya he entendido todas las partes del ‘no’”.

Mariano Rajoy empezaba así su réplica a Pedro Sánchez, que había salido con toda la artillería en torno al “no es no”. “Seré claro y directo. El Grupo Parlamentario Socialista votará en contra”, fueron las primeras palabras de quien, a falta de Gobierno, quiere ser líder de la oposición. Pero Rajoy aparcó el guante blanco, le dio la vuelta al discurso de Sánchez y no dejó ni un solo argumento sin responder.


Del guante blanco a la oratoria e ironía

Con oratoria, ironía y retranca gallega: “No creo que el señor Rivera y yo pasemos a la historia por el acuerdo que firmamos. El único que va a pasar a la historia tras este debate es usted porque va a provocar que por tercera vez tengamos elecciones generales en España”. No le temblaba el pulso al líder del PP, que lanzaba una pregunta a su principal interlocutor: “¿Debemos celebrar elecciones hasta que salga el resultado que le convenga?”.

Si Sánchez abrió la hemeroteca, Rajoy también buscó en ella. Por frases del pasado, y también porque “usted ha dicho que no va a haber terceras elecciones y yo me fío de usted, así que la fecha es irrelevante”. En el último día de agosto, otra mirada a la Navidad. Y más risas de fondo cuando Rajoy agradecía “que me cite porque me utiliza como argumento de autoridad”. No obstante, su réplica a Sánchez fue una sucesión de ironías en la que el presidente del Gobierno en funciones reconoció que, como candidato, está obligado a tratar a Sánchez con “mucha más deferencia” de la habitual.

Pero Rajoy tiene claro cuál es su cometido en este intento de investidura: “A lo único que vengo es a pedir que nos dejen gobernar. No bloquee y no nos lleve a una tercera convocatoria electoral”. Y si el martes se cuidó de no abrir más heridas ni ahondar en las actuales, durante el debate recordó al líder de Ferraz que hay muchos más españoles que han estado con el PP que con usted. Le pido que nos deje gobernar. Le ofrezco 170 escaños y ocho pactos de importancia”.

Así empezaba la mañana, que continuó con un “no” en el que no caben contemplaciones, el de Unidos Podemos. Iglesias volvió a ser Pablo, y se encontró con un Rajoy que también con él tiró de ironía y fue Mariano: "Es estupendo, la quintaesencia de todas las virtudes, el único decente, el único independiente, el único honrado de España” y el que “nunca” se equivoca. “Nadie tiene el patrimonio de la gente”, le matizaba, y le preguntaba: “¿Es usted el único demócrata de la Cámara?”.

Pero si contra alguien cargó Pablo Iglesias, fue contra Albert Rivera: “Ha escrito su epitafio. Perdí la credibilidad por Dios y por España”, le espetó quien también habló de él como de “chicle de MacGyver” y que apuntó que “la burbuja naranja se desinfla”.

Rivera, ajeno a esas críticas, volvió a explicar que “hay que elegir entre lo malo y lo menos”. Y buscó el equilibrio entre su deseo y la realidad afirmando que Ciudadanos opta por “exigir, cumplir y vigilar lo que hacen los que tienen que gobernar”. De ahí su aviso, que es también un recuerdo de lo que han rubricado: “Señor Rajoy, estamos en sus manos, pero usted también está en las nuestras”.

El reloj de la democracia, en marcha: o presidente en dos meses o elecciones en diciembre

Aunque no se lo había puesto fácil, el candidato, con la mayoría en contra, buscó cierto acomodo en su socio en este intento de investidura: “Señor Rivera, nos vamos a llevar bien porque no nos queda otra, y porque está bien hacer amigos de vez en cuando”.

Tras un receso para una comida rápida, el turno vespertino fue, antes de las votaciones, para el PNV y el Grupo Mixto: PDC (antigua CiU), Compromís, EH Bildu, Nueva Canarias... Y ahí tampoco hubo sorpresas. Ninguna. Todo son noes, excepto el sí de Ana Oramas (CC).

Al final, la votación. Mariano Rajoy, para ser investido presidente del Gobierno, necesitaba una mayoría absoluta. Después de todo, se ha cumplido el guión: ha escuchado 170 síes y 180 noes. El viernes volverá a intentarlo. Hay que dejar pasar 48 horas. Quiere evitar una nueva llamada a las urnas. Hay dos meses por delante para lograrlo. Puede ser él u otro candidato. El reloj de la democracia se ha puesto en marcha.


Información relacionada:


Rajoy ofrece pactos en pensiones, educación y la unidad de España

Sánchez reitera su 'no' y Rajoy le acusa de provocar otros comicios

Albert Rivera critica a Mariano Rajoy, pese a confirmar su apoyo

Iglesias vuelve a presionar a Sánchez para formar un Gobierno alternativo

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro(s) asociado(s) a esta noticia:

  • Rajoy, derrotado en la primera votación

    Últimos comentarios de los lectores (3)

    3772 | Pedro - 03/09/2016 @ 08:29:46 (GMT+1)
    Pontevedresa, el derrotado políticamente es el PP, aunque los otros no hayan avanzado nada, pero es que tampoco habían conseguido, individualmente, la mayoría simple. Y los derrotados socialmente son los españoles, tanto por un Pedro muy empecinado como por un Rajoy que también lo está. Las acusaciones de corrupción no deben moverte a la risa pues a NADIE anima que el PP haya alcanzado en corrupción al antiguo maestro, el PSOE. Si a tí eso te hace reir, pues vale. Es triste ver como tanto el PSOE como el PP tienen unos cuantos millones de votantes fieles e inamovibles que sólo votan el color, el escudo, haga lo que haga el partido, o que votan contra el otro partido. Antes pensaba que esto era algo sólo propio del PSOE. ¿Es que nadie quiere ver que el PP ya ni es un partido de centro derecha?
    3771 | Pedro - 03/09/2016 @ 08:17:58 (GMT+1)
    Se dice que una terceras elecciones favorecerán al PP. Yo siempre lo he creido, aunque su subida se compensará parcialmente con la bajada de C's (de todos modos, yo voy a cambiar mi voto a C's para contribuir a desbloquear, aunque es un partido de centro izquierda), pero también opino que el hartazgo de la gente también alcanza de lleno al PP. Se lo vota con antipatía: unos porque el PSOE se ha echado al monte y no es de fiar, y otros porque, aunque el PP ya no es un partido de centro-derecha, se niegan a reconocerlo y por el miedo al Frente Popular representado por el PSOE y Podemos. Lo único que puede conseguir que el PP gobierne sin otra ayuda que la de Ciudadanos tras las terceras elecciones, ya que Mariano está enquistado, es que la izquierda se desmovilice y la derecha no.
    3747 | Pontevedresa - 01/09/2016 @ 01:54:45 (GMT+1)
    Hoy los derrotados somos los españoles, porque Pedro I el Empecinado es un tipo lleno de rencor, de envidia, de mala uva, vengativo e ignorante, quiere ser el okupa de la Moncloa a pesar de que ha perdido dos elecciones seguidas. Oírle sus acusaciones a Rajoy de corrupción, mueven a la risa y a pensar que es un desvergonzado, porque el Psoe tiene la madre de todas las corrupciones y eso sin retrotaernos a tiempos pasados. Rajoy aguantó con estoiticismo el chaparrón de la impresentable izquierda y los más impresentables separatistas vascos y catalanes.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.