www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ACTO DE SAVE DE CHILDREN ANTE EL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

El drama de Aylan... y de 423 niños más en un año en el Mediterráneo

@SaveChildrenEs
@SaveChildrenEs
EL IMPARCIAL
jueves 01 de septiembre de 2016, 11:53h
Este 2 de septiembre se cumple un año desde la muerte de Aylan Kurdi, el pequeño cuyo cuerpo fue encontrado en una playa turca y cuya imagen hizo estremecer a la opinión pública. Pero después de ese primer momento de impacto mediático, otros 423 niños han muerto ahogados en el mar Mediterráneo, sin que Europa haya promovido medidas para evitarlo.
Save the Children ha organizado este jueves un acto frente al Congreso de los Diputados para recordar las muertes de estos niños ahogados en el mar mientras intentaban llegar a un lugar seguro huyendo del conflicto, la violencia y la persecución en sus países de origen.

Como símbolo de los niños refugiados que sí que han logrado sobrevivir al peligroso viaje, la organización ha querido dar voz a Mohammed, de 17 años, y Said, de 8 años, dos hermanos sirios que viven en Getafe (Madrid) con su padre desde hace un año. Los niños han explicado a Save the Children las dificultades de integración que están teniendo en España, cómo su madre y otros dos hermanos permanecen en Turquía desde hace un año sin que las autoridades les permitan la reagrupación familiar y han descrito cómo fue el duro viaje hasta llegar a Europa.

Además, la ONG ha recordado a los 423 niños muertos en el Mediterráneo en el último año con unos globos rojos (uno por cada niño) colocados en el Congreso justo en los días donde se decide si habrá nuevo gobierno.

Osama Abdul Mohsen es el padre de Mohammed y de Zaid. Osama es el refugiado sirio cuya imagen cayendo al suelo porque una periodista le puso la zancadilla en la frontera de Hungría dio la vuelta al mundo. Antes, él y su familia sufrieron la guerra de Siria y tuvieron que tomar la decisión de salir del país y fueron a Turquía. Desde allí, decidieron poner rumbo a Europa. Primero lo hizo Mohammed, en compañía de un amigo de Osama, que siendo menor viajó sin su familia. El viaje que este adolescente hizo por mar hasta llegar a Italia duró 15 días y lo recuerda como algo horrible: la embarcación se quedó sin agua y él y sus compañeros de viaje solo tenían patatas para comer. Zaid viajó después con su padre hasta llegar a Getafe (Madrid). Ahora están los tres juntos, pero no tienen a su lado a su madre ni a sus otros dos hermanos, que permanecen en Turquía.

Además, Save the Children ha instado por escrito a los grupos políticos a que se comprometan, de cara a la próxima legislatura, a proteger a los niños refugiados promoviendo vías seguras y legales para que puedan llegar a Europa.

El número de niños migrantes y refugiados que llegan a Europa ha ido creciendo en los últimos meses, y en la actualidad representan el 40% de las personas que cruzan el Mediterráneo. El acuerdo entre la UE y Turquía no ha frenado el número de llegadas de refugiados a Grecia, lo que está provocando que cientos de niños estén viviendo en campos hacinados, sufriendo escasez de agua y servicios básicos.

“Los niños refugiados tienen muy pocas vías legales para buscar protección en Europa. Si existieran canales para que los refugiados pudieran llegar de una manera segura, se evitaría que los menores, para alcanzar su destino, intenten sustraerse al control de las autoridades desapareciendo en los circuitos irregulares. Exigimos al gobierno español que lidere un cambio de políticas”, ha advertido Andrés Conde, director general de Save the Children.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios