www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CRÓNICA DE GASTRONOMÍA

Crónica de gastronomía. Una exposición 'gastronómica' de El Bosco

Una exposición 'gastronómica' de El Bosco

lunes 03 de octubre de 2016, 16:06h
Una exposición 'gastronómica' de El Bosco
Ampliar

El pasado día 25 de septiembre cerró sus puertas en el Museo del Prado de Madrid la exitosa exposición monográfica dedicada al V Centenario del excepcional pintor holandés Hieronimus Bosch “El Bosco”, uno de los artistas más influyentes del Renacimiento y cuya obra tanto contribuyó a difundir y atesorar el rey Felipe II. El tríptico “El Jardín de las Delicias”, que cuelga habitualmente en las paredes del propio museo, es, sin duda, una de las joyas de la pintura mundial.

Ha sido uno de los grandes éxitos entre las exposiciones temporales de la pinacoteca, con colas hasta el último día, pues se trató de una ocasión irrepetible para disfrutar no solo del extraordinario grupo de las ocho pinturas de su mano que se conservan en El Prado (encabezadas por El Jardín de las Delicias y El Carro de Heno), sino también otras excelentes obras procedentes de colecciones y museos de todo el mundo.

Un homenaje gastronómico a un gran pintor

Pues parecido éxito al alcanzado por la muestra pictórica ha logrado la muestra “gastronómica” que, paralelamente y en forma de menú-degustación, ha ofrecido Pedro Larumbe en El 38 de Larumbe (Castellana, 38. www.larumbe.com) y también, para quien lo ha demandado en los salones de Larumbe Grupo en el contiguo Centro Comercial ABC Serrano de Madrid.

En homenaje al genio de Hertogenbosch, Larumbe ha propuesto un menú de cinco platos cuyos nombres homenajeaban a otros tantos cuadros del artista, algunos de los más representativos de su obra. Estaba integrado, sucesivamente, por El Fruto Prohibido (Malum de foie sobre crocanti y gazpacho de fresas), El Jardín del Edén (tartar de frutas, centollo y vieira con pitaya, brotes y aire de wasabi), El Jardín de las Delicias (bacalao entre salicornias, mejillón sobre pil pil de oro y puntos de vizcaína), El Infierno (corzo ahumado sobre velo de remolacha y frutas rojas con cornamusa de germinados) y, como postre, El Reino de los Cielos (barquillos de carpaccio de piña rellenos de limón con nubes de almendra amarga). Para regar esta sucesión de platos artísticos, un Gran Feudo Edición, de Bodegas Julián Chivite, de la Denominación de Origen Navarra; y Beso, de la Denominación de Origen Utiel-Requena.

La interrelación entre arte y gastronomía

La iniciativa de Larumbe Grupo representa una magnífica muestra de las excelentes relaciones entre arte y gastronomía, dos mundos absolutamente interconectados, desde los tiempos en que los grandes bodegones protagonizaban la pintura desde tiempos medievales y las joyas de la despensa han ido luciendo en los lienzos gracias al trazo maravilloso de los grandes artistas. No es que la compleja y elaboradísima pintura de El Bosco abunde precisamente en gastronomía (sus grandes protagonistas son acaso el cielo y el infierno, la vida y la muerte) pero las grandes obras mejoren todas un homenaje culinario.

Es precisamente lo que ha desarrollado Pedro Larumbe, uno de los grandes cocineros y, en sentido más amplio, hosteleros de Madrid, quien también nos ha contado que aspira a extender este tipo de propuestas en coincidencia con otras exposiciones que se inauguren en Madrid, “la capital europea de los museos”, la más inmediata de las cuales es la del impresionista Auguste Renoir, que abrirá sus puertas en el Museo Thyssen el próximo 18 de octubre.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios