www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PREMIOS JAIME I

La edición del ADN, los efectos del cambio climático o la lucha contra la leucemia

jueves 24 de noviembre de 2016, 13:44h
Los reyes han entregado los Premios Rey Jaime I, dotados con 100.000 euros en cada especialidad, a Francisco Martínez Mojica (Investigación Básica); Albert Marcet Torrens (Economía); Elias Campo Güerri (Investigación Médica); Hermenegildo García Gómez (Nuevas Tecnologías); Alberto Gutiérrez Garrido (Emprendedor); y Miguel Bastos Araújo (Protección del Medio Ambiente).
Los reyes Felipe y Letizia posan para la foto de familia con los galardonados con los Premios Rey Jaime I
Ampliar
Los reyes Felipe y Letizia posan para la foto de familia con los galardonados con los Premios Rey Jaime I (Foto: Efe)
La Lonja de Valencia ha acogido este jueves la entrega de los XXVIII Premios Jaime I de investigación, que reconocen de forma anual y con una dotación económica de 100.000 euros reconocen a personas cuya labor sea altamente significativa y haya sido desarrollada en su mayor parte en España. Felipe VI ha alabado durante su intervención en la ceremonia la calidad de la ciencia española pero ha asegurado que es necesaria más inversión.

Así son los galardonados de este año y estos han sido sus logros:

Alberto Gutiérrez, premio al Emprendedor

El empresario Alberto Gutiérrez Garrido, Premio Rey Jaime I al Emprendedor 2016, ha sido capaz tanto de generar empleo, innovación y riqueza en torno a un producto esencial para la vida como es el agua embotellada para beber como, también, de contribuir a fortalecer el espíritu empresarial.

Nació en Madrid en 1970 pero a los 12 años se trasladó con su familia a Dallas (Estados Unidos), donde se licenció en Administración de empresas y Márketing por la Universidad californiana de Santa Clara. Considerado un referente en el ecosistema emprendedor, este empresario madrileño comenzó a trabajar en 1993 como responsable de ventas desde California de la empresa ALPS (American Liquid Packging Systems), proveedor de empresas de agua embotellada propiedad de Saeed Amidi.

En 1996 creó con Amidi la compañía Aquaservice de distribución de agua embotellada, utilizando el modelo de negocio de reparto directo con dispensador, y con 26 años regresó a España. Un año después arrancó la actividad comercial en Valencia, donde vive con su mujer y sus hijos, con un equipo inicial de siete personas, y ese año cerró con aproximadamente 700 clientes y 150.000 euros de facturación. Dos décadas después de su puesta en marcha, Aquaservice es líder de distribución de agua a través de dispensadores y cuenta con cifras que avalan su éxito: 150.000 clientes, 700 empleados directos y un cifra de ventas que solo en 2015 alcanzó los 48,5 millones de euros.

Su capacidad de generar empleo y riqueza en torno al agua para beber le ha hecho merecedor del Premio Rey Jaime I, de cuyos 100.000 euros donará una parte, según ha asegurado, al colegio donde estudió, le becó y le proporcionó una educación que le permitió ir a una de las mejores universidades del mundo, y a ayudar a "tres o cuatro proyectos innovadores". "Lo más importante del premio es el reconocimiento y la parte económica la tengo que destinar a ayudar y devolver a la sociedad de alguna forma", asegura.


Mojica, el "editor" de genomas que ha "acariciado" dos premios Nobel

El premio Rey Jaime I de Investigación Básica, Francisco Juan Martínez Mojica, es el "padre" de la técnica CRISPR, que permite "editar" genomas en plantas, animales y humanos, una herramienta molecular que le ha llevado a aspirar este año a los Nobel de Química y de Medicina, que finalmente no ha obtenido.

Nacido hace 53 años en Elche (Alicante), es licenciado en Biología por la Universitat de València (1986), donde se doctoró. Hizo su primera estancia postdoctoral en Utah (EEUU), donde investigó sobre fisiología bacteriana, y posteriormente en la Universidad de Oxford, para investigar sobre regulación génica y topología del ADN. En 1997 regresó a la Universidad de Alicante como profesor titular de Microbiología y fundó el grupo de investigación Microbiología Molecular, centrado en el estudio de los sistemas CRISPR, una herramienta molecular basada en un descubrimiento en bacterias que permite editar genomas de manera sencilla y práctica.

La tecnología CRISPR, que Mojica descubrió casi sin ayudas, ha abierto en los últimos años infinitas aplicaciones en Medicina y Biología y ha recibido el aplauso unánime de la comunidad científica. Aunque la investigadora francesa Emmanuelle Charpentier y la estadounidense Jennifer Doudna recibieron en 2015 el premio Princesa de Asturias de Investigación por el desarrollo del CRISPR, un artículo publicado en la revista Cell el pasado enero recordaba que el origen de esta tecnología era español, y que nació en Alicante de la mano de Francisco Martínez Mojica. El desarrollo de esta nueva tecnología le llevó a ser propuesto para los Premios Nobel de Medicina y de Química 2016. Aunque finalmente ambos pasaron de largo, este abnegado de la investigación básica se muestra convencido de que "tarde o temprano" se reconocerá la importancia de su CRISPR.

Su idea de "repeticiones de ADN palindrómicas (se leen igual en ambos sentidos) cortas, agrupadas y regularmente espaciadas" es un sistema inmunitario con un mecanismo que sirve para defenderse de la invasión de virus y es capaz de guardar una memoria y un registro de infecciones anteriores. Esta herramienta se dirige a cualquier lugar del genoma, donde reside la información genética, de forma que ésta se pueda reeditar; esto permite, por ejemplo, eliminar genes que no funcionan bien y son responsables de enfermedades congénitas. La técnica abre la puerta a la manipulación de la información genética de cualquier ser vivo, y a partir de ahí las aplicaciones son diversas: biotecnología, agricultura, ganadería o medicina, todo lo relacionado con las ciencias de la vida.

Con estas herramientas, según el investigador alicantino, se pueden estudiar procesos cancerígenos, ya que este sistema permite identificar, mejor que con ninguna otra herramienta disponible actualmente, los genes implicados en este tipo de procesos genéticos complejos. Además, en enfermedades neurológicas, como algunos casos de parkinson o alzheimer, que sean debidas a trastornos genéticos o a la producción de alguna proteína tóxica, se podría llegar a lograr su eliminación.

García, premio de Nuevas Tecnologías

El químico valenciano Hermenegildo García, Premio Rey Jaime I de Nuevas Tecnologías, lleva treinta años investigando soluciones a problemas medioambientales y al cambio de las fuentes de energía, y su próximo reto es lograr que la luz solar se convierta en energía química como alternativa al petróleo.

Nacido en Canals (Valencia) en 1957, se licenció en Químicas y se doctoró en Fotoquímica en la Universitat de València y en 1983 se incorporó a la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), donde es catedrático desde 1996. Forma parte del Instituto de Tecnología Química, centro mixto de la UPV y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) desde su fundación en 1991. Está especializado en fotoquímica y catálisis, campos en los que ha desarrollado estudios pioneros en la aplicación de catalizadores para la captura del dióxido de carbono y la descontaminación atmosférica.

Durante los últimos 30 años ha combinado la investigación de excelencia con una intensa transferencia de tecnología; prueba de ello es la contribución a la tecnología del grafeno, un revolucionario material que se descubrió en 2004. Sus trabajos con el grafeno y sus derivados, a partir de desechos agrícolas como catalizadores heterogéneos en diferentes procesos químicos, le han hecho merecedor del Premio Rey Jaime I de Nuevas Tecnologías de 2016. Ahora centra sus investigaciones en el desarrollo de combustibles solares, que usan la luz del sol para no contaminar, ser ambientalmente tolerables y, sobre todo, no emitir gases de efecto invernadero.

Para ello, gran parte de su trabajo consiste en desarrollar catalizadores para la conversión de energía solar en combustible, ya que tras el acuerdo de París del pasado diciembre, la Unión Europea tendrá que reducir las emisiones de dióxido de carbono en un 50 % y para 2050 no se tiene que emitir nada de CO2. Su objetivo y el de su equipo es conseguir gas natural o gasolina pero utilizando dióxido de carbono y luz solar, explica para añadir que este proceso es conocido por su equipo como "fotosíntesis artificial, porque de alguna manera es similar a lo que hacen las plantas".

Marcet, el economista

Albert Marcet, Premio Rey Jaime I de Economía 2016, es un economista catalán reconocido por sus estudios sobre la gestión de la deuda soberana y el déficit que aboga por tomar "decisiones muy rápido" ante una crisis económica que a su juicio ha sido "muy larga". Nacido en Terrassa (Barcelona) en 1960, Marcet es licenciado en Economía por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), donde lleva dando clases desde 2003, y fue uno de los impulsores de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, de donde es catedrático.

Se doctoró por la Universidad de Minnesota (EEUU), donde también ejerció la docencia, y entre los años 2009 y 2011 fue también profesor en la London School of Economics. Es además investigador de la Institució Catalana de Recerca i Estudis Avançats (ICREA) y dirige el Instituto de Análisis Económicos, un centro de investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ubicado en el campus de la Autónoma. Marcet está especializado en macroeconomía, series de tiempo, Economía financiera y teoría dinámica económica.

El economista catalán, que ha trabajado extensamente en el campo de la modelización de expectativas de los agentes, ha obtenido el Premio Rey Jaime I de Economía por sus estudios de macroeconomía dirigidos al diseño de políticas económicas y a los análisis para asegurar la consistencia de esas decisiones. Sus trabajos han contribuido, además, a mejorar los instrumentos de análisis de los bancos centrales o los gobiernos y una de sus investigaciones más recientes está relacionada con la preocupación sobre el seguimiento de la deuda soberana en las economías avanzadas. Albert Marcet también ha analizado modelos que explican cómo se puede utilizar la deuda para afrontar situaciones económicas difíciles.

El Premio Rey Jaime I de Economía 2016 considera que la crisis económica "ha sido muy larga" y anima a sacar lecciones de la misma, entre ellas el ser "valientes" y "tomar las decisiones muy rápido". Marcet asegura que la situación de la investigación en economía en España "está muy bien". En su opinión, es "uno de los campos en los que estamos en primera división de Europa y del mundo".

Elías Campo, investigador incansable contra la leucemia

Elías Campo Güerri, Premio Rey Jaime I de Investigación Médica, ha dedicado gran parte de su vida investigadora a luchar contra la leucemia, un empeño que le ha llevado a participar en la secuenciación del genoma de la leucemia linfática crónica.

Nacido en Boltaña (Huesca) en 1955, se licenció en Medicina y Cirugía en la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona en 1979 y se especializó en Anatomía Patológica. En 1985 consiguió el doctorado. Catedrático de Anatomía Patológica en la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona, Campos Güerri es director de Investigación e innovación en el Hospital Clínic de Barcelona, donde dirigió entre 2006 y 2011 el Centro de Diagnóstico Biomédico (CDB).

Los jurados de los Premios han valorado, entre sus estudios más destacados, la clasificación de distintas leucemias, un tipo de cáncer que, gracias a esta clasificación, ha diversificado los tratamientos. Esto ha permitido mejorar la supervivencia de algunos grupos de leucemias y disminuir los efectos secundarios de los tratamientos de esta dolencia. Considerado uno de los pioneros en España de la medicina de precisión, forma parte del Consorcio Internacional del Genoma, integrado por un selecto grupo de países con la intención de identificar dianas diagnósticas y terapéuticas para el futuro. Actualmente trabaja en el proyecto del genoma de la leucemia linfática crónica, un tipo de cáncer originado en unas células de la sangre, junto al investigador Carlos López-Otín, de la Universidad de Oviedo.

Bastos Araújo, líder mundial sobre cambio climático

El Premio Rey Jaime I a la Protección del Medio Ambiente de 2016, Miguel Bastos Araújo, está considerado uno de los líderes mundiales en el estudio del cambio climático y ha advertido en numerosas ocasiones de los efectos que está causando en la flora y fauna del planeta.

Bastos Araújo (Bruselas, 1969), uno de los diez científicos más citados en la última década en el campo de la ecología y el medioambiente, se licenció en 1994 en la Universidad Nova de Lisboa (Portugal) y seis año después se doctoró en la Universidad de Londres. Investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Bastos Araújo lleva casi veinte años trabajando para comprender los efectos del cambio climático en la distribución de la fauna y la flora en el planeta.

El ganador del premio Jaime I a la Protección del Medio Ambiente alerta del "difícil momento" que atraviesa la biodiversidad por la "destrucción de hábitats a una escala global". También advierte de que se está "jugando con el clima planetario y cambiando tanto la distribución de las temperaturas como los regímenes de precipitación", algo que a su juicio produce un impacto "muy importante" en la biodiversidad. España, a nivel medioambiental, debería tener en su opinión una "presencia internacional más importante y acorde con su peso económico y político".

Actualmente, su grupo investiga cómo afectaron los cambios climáticos ocurridos en nuestro planeta a la diversidad de la vida en la Tierra, cómo afectarán en el futuro a la diversidad y cómo conservar las actuales plantas y animales con las agresiones que suponen tanto el cambio climático como otros efectos. También ha dirigido una investigación, publicada en 2013, sobre la supervivencia del lince ibérico, que advertía de que esta se situaba en el norte y si se tenía en cuenta el cambio climático se podría llegar a los 900 ejemplares, frente a los 250 calculados entonces. El jurado del Premio Rey Jaime I valora al otorgarle el galardón que su investigación ha sido "fundamental" para el establecimiento de los actuales estándares de modelización que predicen los cambios en la biodiversidad en el tiempo y en el espacio.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.