www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

Champalimaud

miércoles 25 de enero de 2017, 20:31h
La historia de la Fundación Champalimaud comienza en la mente de un magnate industrial y financiero portugués, António de Sommer Champalimaud, quien en su testamento ordenó que parte de su fortuna fuera destinada a crear un proyecto internacional en el ámbito de la biomedicina. Aunque Champalimaud nombró como presidenta a la que fuera ministra de Sanidad en Portugal, Leonor Beleza, la responsabilidad de crear los estatutos y dirigir el Centro de investigación recayó en la persona del abogado y buen amigo del financiero portugués Daniel Proença de Carvalho.

En el comité de dirección figurarían también junto a Leonor Beleza, João Silveira Botelho y António Borges. La primera reunión del Consejo General tuvo lugar en junio de 2005, a la cual asistieron personalidades internacionales como Mary Robinson, en la que se proclamaría Proença de Carvalho como presidente. Esta reunión marcó la finalización del proceso formal de creación de la Fundación. Como el propio presidente portugués Jorge Sampaio afirmó en aquel momento, la Fundación constituía “un faro de cambio a través de la ciencia y la medicina”.


El primer reto fue conseguir identificar las áreas de conocimiento en las que la fortuna dejada en herencia por António Champalimaud debía invertirse. El Comité de Dirección de la Fundación consultó con los más renombrados individuos e instituciones en el campo de la ciencia y de la medicina. De hecho, tomó contactos con numerosos premios Nobel y con centros de investigación tan prestigiosos como Harvard University o Massachusetts Institute of Technology.

Tras una larga etapa de debate y estudio, se terminarían concretando dos campos de investigación en los que las acciones de la Fundación podían alcanzar un alto impacto: neurociencia y oncología.


El aumento constante de enfermedades relacionadas con estas dos áreas del conocimiento animó a que la Fundación se centrara en ellas. A ambas se terminaría sumando una tercera, la de prevención de la ceguera, como problema de índole médico relevante que, sin duda, constituía también un gran reto para la investigación.

Fue en este tercer campo de prevención de la ceguera en el que la Fundación lanzó su primera acción en el año 2006. Dotado anualmente con 1.000,000 €, António Champalimaud Vision Award, se convertía en el mayor premio en este campo, tratando con ello de apoyar la lucha contra la ceguera desde dos perspectivas diferentes: – trabajo de laboratorio basado en investigación y trabajo de prevención de la ceguera en el mundo en desarrollo-, partiendo de la firme creencia de la Fundación de que había que construir una ciencia transnacional.


Tras este lanzamiento en Delhi por el presidente de la India, Dr. APJ Kalam, la primera edición del premio fue presentada a Aravind Eye Care System en una ceremonia que tuvo lugar en Lisboa en septiembre de 2007.

En 2007 la Fundación Champalimaud dio el primer paso en investigación con la puesta en marcha del Champalimaud Neuroscience Programme (CNP), diseñado para albergar a grandes talentos científicos con el objetivo de desentrañar la base neuronal del comportamiento y avanzar en el conocimiento del cerebro humano.


Para apoyar la idea de crear un centro de investigación de referencia a nivel mundial, la Fundación Champalimaud tomó la decisión de crear un gran programa de educación científica avanzada como objetivo principal. The International Neuroscience Doctoral Programme fue creado en colaboración con el Gulbenkian Institute of Science y con la Fundación para Ciencia y Tecnología (Foundation for Science and Technology).

En enero de 2008 se inauguraría C-TRACER – the Champalimaud Centre for Translational Eye Research -. C-TRACER network, surgido para promover la investigación en el campo de la oftalmología, actualmente, comprende tres centros, situados respectivamente en India, Portugal y Brasil.

La inauguración de C-TRACER fue seguida por el mayor proyecto realizado hasta la fecha de extender la educación científica al público en general. Fue en 2008 cuando se puso en marcha una experiencia tridimensional, interactiva, con la que se pretendía llevar a los niños a través de un viaje de descubrimiento del cuerpo humano. En este mismo año se pondrían también las primeras piedras para la construcción del Champalimaud Centre for the Unknown, centrado en la actividad médica e investigadora en Lisboa.


Una vez que los programas ya funcionaban en el ámbito de la neurociencia, la visión y la educación, la Fundación comenzó a desarrollar otro tipo de actividades en el campo de la oncología en 2009, posicionándose como uno de los mejores centros en este ámbito tras poner en marcha el Champalimaud Metastasis Programme.

The Champalimaud Centre for the Unknown se inauguró oficialmente el 5 de octubre de 2010 en presencia no solo del Presidente de Portugal sino también de multitud de premios Nobel, colaboradores, amigos, etc. En la actualidad se ha convertido en un distintivo del progreso y del avance científico del más alto nivel en Portugal. Tanto es así que en 2012, la prestigiosa revista internacional The Scientist, resaltaba que este Centro era el mejor del mundo, sin contar Estados Unidos, para llevar a cabo una estancia postdoctoral.


Felipe VI y la reina Letizia lo visitaron en noviembre de 2016 acompañados por su anfitrión, el presidente luso, Marcelo Rebelo de Sousa, y por la presidenta de la entidad, la portuguesa Leonor Beleza, quedando muy sorprendidos por la investigación y los avances científicos logrados en los distintos campos de estudio.

António Champalimaud ha conseguido, no sólo gracias a su gran visión de futuro sino a su talante patriota y generoso, que Portugal se haya convertido en un país de vanguardia a nivel científico en el mundo. No cabe duda de que la Fundación seguirá desarrollando nuevos proyectos, sin olvidar la noble filosofía de su fundador: hacer todo lo posible en aras de mejorar la salud, la calidad de vida y el bienestar de la población.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (8)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.