www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Crónica religiosa Comunicar esperanza y confianza en nuestros tiempos

Crónica religiosa Comunicar esperanza y confianza en nuestros tiempos
Ampliar
domingo 29 de enero de 2017, 11:09h

Este es el título del Mensaje del Papa para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, que este año se celebrará el 28 de mayo, coincidiendo con la Solemnidad de la Ascensión del Señor, y que se ha hecho público este pasado martes, día 24, Festividad de San Francisco de Sales, patrono de los periodistas.

Un mensaje que lleva también como lema la frase bíblica del profeta Isaías “No temas, que estoy contigo”, y en el que el Papa nos advierte que “gracias al desarrollo tecnológico, el acceso a los medios de comunicación es tal que muchísimos individuos tienen la posibilidad de compartir inmediatamente noticias y de difundirlas de manera capilar. Estas noticias pueden ser bonitas o feas, verdaderas o falsas. Nuestros padres en la fe ya hablaban de la mente humana como de una piedra de molino que, movida por el agua, no se puede detener. Sin embargo, quien se encarga del molino tiene la posibilidad de decidir si moler trigo o cizaña. La mente del hombre está siempre en acción y no puede dejar de «moler» lo que recibe, pero está en nosotros decidir qué material le ofrecemos”.

También Francisco expresa un deseo: “me gustaría con este mensaje llegar y animar a todos los que, tanto en el ámbito profesional como en el de las relaciones personales, «muelen» cada día mucha información para ofrecer un pan tierno y bueno a todos los que se alimentan de los frutos de su comunicación. Quisiera exhortar a todos a una comunicación constructiva que, rechazando los prejuicios contra los demás, fomente una cultura del encuentro que ayude a mirar la realidad con auténtica confianza”.

Un texto del Pontífice, al que hizo referencia Monseñor Ginés García Beltrán, obispo de Guadix-Baza y Presidente de la Comisión de Medios de Comunicación Social de la Conferencia Episcopal, tras la entrega el pasado miércoles de los Premios Bravo. Pero también, Monseñor García Beltrán​ nos dijo textualmente a todos los que nos dedicamos a esta bendita profesión que “sin la posibilidad de la verdad, sin su búsqueda, sin aspirar a ella como algo posible y necesario, podemos dejar al mundo a merced de ideologías totalitarias o populistas, de medias verdades, de eslóganes, de marketing, de tuits ofensivos o ridículos. Sin verdad no hay justicia, sino arbitrariedad, no hay libertad, sino libertinaje, no hay bondad, sino oportunismo, no hay belleza, sino apariencia. Prescindir de la verdad, o darla por superada, nos aboca a una sociedad sin humanidad”.

Tomemos buena nota.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(29)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.