www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FRANCIA

Macron gana la primera vuelta de las legislativas en Francia

Macron gana la primera vuelta de las legislativas en Francia, según las proyecciones

EL IMPARCIAL
domingo 11 de junio de 2017, 20:20h

El partido del recién elegido presidente francés, Emmanuelle Macron, habría ganado la primera vuelta de las elecciones legislativas celebradas este domingo. Según las proyecciones de voto, La República En Marcha (LREM) habría resultado la formación más votada, con un porcentaje que se aproximaría al 32% de los votos. Esa cifra correspondería con el favoritismo que los sondeos previos le entregaron.

Así, el bloque centrista habría vencido con claridad al partido conservador Los Repulicanos, que habrían cosechado en torno al 20 y el 21% de los votos. Marine Le Pen y su Frente Nacional, por otro lado, se encontraría en pleno descenso, como auguraban las encuestas. Los ultraderechistas recibirían el apoyo de, a lo sumo, un 14% de los franceses que acudieron a las urnas. Por último, la izquierda radical Francia Insumisa (11%) confirmaría el sorpasso sobre el descalabro que afligiría al Partido Socialista (9%).

Los sondeos, que suelen ofrecer un retraro muy fiel al paisaje definitivo, ahondan en un dominio mayor de Macron sobre sus rivales y, sobre todo, dibujan una caía abrupta de la formación xenófoba Frente Nacional. Las encuestas vaticinaban un puñado de puntos porcentuales más que el monto ofrecido por los pronósticos de voto publicados cuando ya se han cerrado los colegios.

Además, el día electoral galo ha reseñado el desapego de la población con respecto a la clase política. Esa es la conclusión que los analistas extraen del 49% de participación registrado. Esa estadística estaría marcando un nuevo récord de abstención en el escrutinio legislativo francés desde que se creó la V República (1958).

Ahora, los institutos demoscópicos se apresuran a evidenciar el aspecto que podría cobrar el reparto de escaños tras la segunda vuelta. En este sentido, el partido de Macron habría aglutinado entre los 390 y los 430 diputados en la Asamblea Nacional, muy por encima de los 289 que marcan la mayoría absoluta. Esa cifra, publicada por la televisión pública France 2, dejaría a los conservadores entre 85 y 125 escaños, al Partido Socialista de 20 a 35, a la Francia Insumisa de 11 a 21 y al Frente Nacional de 3 a 10.

Kantar-Sofres, agencia analista para Le Figaro, sube las proyecciones de La República en Marcha, a la que relacionarían con un triunfo de entre 400 y 440 escaños. Y Elabe, que trabaja para la cadena televisiva BFMTV, todavía añadiría más peso a la formación del presidente electo: su partido acumularía entre 415 y 445 escaños.

Estos sondeos han provocado ya la declaración de Jean-Christophe Cambadélis, secretario general del Partido Socialista francés. El dirigente ha admitido este domingo la caída "sin precedentes" de la izquierda en su conjunto y "principalmente" de su propia formación. El mandatario, que animó a no ampliar la mayoría de Macron en la segunda vuelta e instalar un mayor pluralismo, esquivó el descalabro propio para centrar su discurso en el miedo a una mayoría abrumadora de la formación centrista ganadora.

"Tendremos una Asamblea Nacional sin verdadero poder de control y sin un debate democrático digno de ese nombre. No es sano ni deseable que un presidente elegido en segunda vuelta por el rechazo a la extrema derecha se beneficie del monopolio de la representación nacional. Nuestra democracia no puede permitirse estar enferma", denunció.

En esa misma línea se pronunció otro de los derrotados, el máximo dirigente del partido conservador, François Baroin. "En una semana (con la segunda vuelta) llega la gran elección; la movilización de todos es imperativa", ha proclamado el líder del partido Los Republicanos con la intención de aminorar la concentración del poder en manos de Macron. "Es un nivel de abstención nunca visto, y refleja la persistencia de la fractura en la sociedad francesa", sentenció Baroin.

Las propuestas radicales, el Frente Nacional y la Francia Insumisa, también han analizado los factores de sus resultados. Así, Marine Le Pen ha considerado que "la tasa de abstención, que nos ha penalizado, muestra que tenemos una reserva de votos considerables". La ultraderechista, por tanto, hizo un llamamiento a "los patriotas" a "vitar de forma masiva, porque una fuerte movilización puede llevarnos a la victoria y es esencial para librar al país del saqueo de la ley del trabajo y de la política de austeridad reforzada" que plantea Macron. La apuesta hermanada con Podemos, Jean-Luc Mélénchon, afirmó que "la inmensidad de la abstención muestra que no hay mayoría en este país para destruir el código laboral, reducir las libertades públicas, ni para la irresponsabilidad ecológica" y coincidió con el resto de la oposición en seducir al voto para no apoyar al ganador de la primera vuelta: "En la segunda vuelta, no déis ni permitáis que se den los plenos poderes al partido del presidente".

El primer ministro francés, Édouard Philippe, por último valoró la rotunda victoria pronosticada es un resultado que "no tiene ambigüedad", pese a la alta tasa de abstención, porque pertenece a la "larga secuencia electoral que empezó hace un año". "La Asamblea Nacional encarnará el nuevo rostro de nuestra República", ha anunciado para vanagloriarse por que ha habido "una desmovilización de ciertas fuerzas políticas que no han podido encontrar un nuevo impulso tras una elección perdida". "Francia está de vuelta desde hace un mes", ha sentenciado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios