www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

NOVELA

Jón Kalman Stefansson: El corazón del hombre

domingo 18 de junio de 2017, 17:40h
Jón Kalman Stefansson: El corazón del hombre

Traducción de José Manuel Fajardo González. Salamandra. Barcelona, 2017. 384 páginas. 22 euros. Libro electrónico: 13,99 €.

Por Esperanza Castro

“Han ocurrido tantas cosas… y sin embargo allí, en aquella pendiente él es justo el mismo que era en el momento de irse, con las venas más llenas de dudas que de sangre.”

Jón Kalman Stefansson (Reikiavik, Islandia, 1963) vuelve a colocar al protagonista de su trilogía, al muchacho, en el borde del precipicio, como metáfora de las mil y una dificultades a las que estamos expuestos en la vida.

El corazón del hombre, último libro de la Trilogía del muchacho, retoma la narración en el punto justo donde se había cortado abruptamente en La tristeza de los ángeles, pero rápidamente se interna en la primavera, en el deshielo que embarrará el paisaje de lodo y de sangre. Porque la primavera propuesta por el autor no es esa imagen lúdica que tantas veces nos han vendido, al contrario, es la estación donde se despiertan odios, envidias, donde la paz que parecía dormir bajo la espesa capa de nieve se torna violencia.

Stefansson muestra (en la Islandia del siglo XIX) una sociedad cerrada, preñada de relaciones endogámicas en medio de un aire viciado y denso. Pero utiliza a “su muchacho” como elemento desequilibrante, como agente externo capaz de producir cambios, aun involuntariamente. Pues una de las tesis propuestas es precisamente esa, el cómo un pequeño acto, unas letras escritas de manera casi inconsciente son capaces de cambiar la vida propia y la de otros. Las cartas que escribe el muchacho hacen las veces de piezas de dominó que derriban la estructura, permitiendo a personajes como Andrea que “ha vivido como una oveja, obediente y concienzuda” cambiar de tal forma su vida que llega a rozar la felicidad (o lo que se entiende vulgarmente de ella).

Pero también nos hace reflexionar sobre la manera en que acontecimientos considerados a priori negativos, “…Barður muere y el mundo se empobrece, pero es justo ese acontecimiento el que abre otros universos al muchacho…”, son capaces de hacernos crecer como personas.

“Pero ¿qué es malo y qué es bueno?, la diferencia no está tan clara como nos gustaría. Las mejores cosas pueden hacer caer finalmente la desgracia sobre nosotros, y las pruebas más difíciles, ser un día nuestro consuelo.”

Durante El corazón del hombre el lector verá madurar a su protagonista, enamorándose de Álfheiður, una joven madre de pelo rojo, experimentando el sexo por primera vez, sometidos sus sentimientos a perpetuas prohibiciones que es capaz de burlar con soltura lejos de personajes castrantes.

El aire rezuma alcohol y el olor reseco a bacalao impregna un ambiente en muchas ocasiones asfixiante. Llegamos a añorar la nieve, el frío y las terribles tormentas (también las imágenes que dejaba vislumbrar aquel exquisito lenguaje) que nos envolvieron en La tristeza de los ángeles.

Seguimos, avanzamos (algo cansados ya) hasta alcanzar un final que, como en los dos anteriores, nos deja de nuevo al borde del abismo junto a su protagonista. Y es cuando el poso que nos produce esta lectura nos deja “…con las venas más llenas de dudas que de sangre.”

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios