www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

La chistera de Montoro

jueves 22 de junio de 2017, 09:18h

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, está en una situación política insostenible. Una de sus medidas más polémicas, y lo han sido casi todas, es la concesión de una amnistía fiscal para los capitales españoles que estaban ocultos al fisco en otros países con impuestos menos onerosos. La medida es injusta, porque a fuer de hacerlos comparecer ante la Hacienda española, les concede un eximente del pago por delito fiscal, y sólo pide el pago de una proporción muy pequeña. Además, es ineficaz. Por un lado, Hacienda ha recaudado la mitad de lo que dijo el ministro Montoro, lo que da muestra de su impericia o en el cálculo o en la aplicación de su medida, o en ambas. Por otro, cada amnistía es la constatación de que todos los capitales que se oculten fuera antes o después tendrán su Montoro que los regularice y les perdone su extravío casi por completo. Por añadidura, y esto es ya el colmo, la medida es ilegal, tal como ha sentenciado el Tribunal Constitucional.

Montoro ha comparecido ante el Congreso en calidad de ministro y no, como debiera, de ex ministro. Y ante la presión política, se ha sacado un conejo de la chistera: ha propuesto prohibir por ley que se adopten medidas como la que él ha liderado.

Proponer la prohibición de una medida que no sólo ha defendido siempre, sino que lo ha vuelto a hacer en la misma comparecencia es una muestra de cinismo realmente pasmoso, incluso en la persona de Montoro. La lógica de tal prohibición es la de acabar con medidas cortoplacistas que a la larga socavan la base imponible. Y es una lógica que explica por qué él se equivocó desde el comienzo. Fue oportunista con la amnistía, y lo es ahora con la prohibición. El ministro, en un giro argumental lamentable, alega que la medida no le gusta a nadie, y se incluye a sí mismo. Y despacha una decisión gravísima del Tribunal Constitucional como una cuestión de gustos y no como una decisión meditada y ajustada al mejor juicio jurídico.

No está claro si creía que con esta ocurrencia iba a salir del paso, pero para cualquier observador es evidente que su comparecencia ha sido contradictoria y carente de sentido del rubor. Dicho esto, Montoro recordó –con una razón que nada justifica, pero si explica- que el gobierno Zapatero dejó un déficit pavoroso cercano al 10% del PIB con una recaudación disminuida en 60.000 millones de Euros. Por fin, gobiernos y políticos en general debían reflexionar sobre el hecho de que son las fiscalidades confiscatorias las que alimentan evasiones y paraísos fiscales.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios