www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FINAL: CHILE 0 ALEMANIA 1

Copa Confederaciones. La astuta cantera de Alemania se la juega a Chile y triunfa | 0-1
Ampliar

Copa Confederaciones. La astuta cantera de Alemania se la juega a Chile y triunfa | 0-1

domingo 02 de julio de 2017, 21:53h
Los de Löw compitieron a la contra y un error chileno decantó la final. Por Diego García

El Saint Petersburg Stadium puso a prueba este viernes a los proyectos del campeón del último Mundial y del doble campeón de la Copa América. La final de la Copa Confederaciones citó al valiente libreto de Chile, propositivo y muy ofensivo, y al matiz que Alemania ha implementado a ese estilo colorido y combinativo con el que le metió siete goles a Brasil en 2014. Sobre el verde se iba a presentar un duelo ortodoxo de estilos entre dos de las mejores selecciones que se puedan ver. Dos de las que juegan más florido en pleno retorno global del físico y el contragolpe (con Portugal, tercera en el torneo, como emblema junto a Brasil). Así pues, dos bloques que se conocieron en la fase de grupos se volvían a examinar en pos el título.

Los pupilos de Pizzi, que desplegó su once de gala, implementaron una salida abrasiva, de presión a toda cancha y con posesiones que gravitaron en un ratio cercano al 65% hasta el descanso. Vidal, Vargas, Alexis y Aranguiz se filtraban en la mediapunta, entre líneas de la poblada zaga germana (Löw estructuró tres zagueros) y la pelota volaba por los laterales y en diagonal, con Stegen como diana. Pero los americanos no conseguirían traducir su fluir monopolizador, que empeñeció al gigante europeo, en goles. Sí en tiros (12 a cinco fue la rrlación de intentos al intermedio, con 3 a dos en chuts a puerta, todo a favor de La Roja).

No obstante, Arturo Vidal rozaría el tanto en la apertura de las hostilidades. El jugador del Bayern gobernó el partido en los primeros 20 minutos y la efervescencia combinativa de sus compañeros le dejó en mano a mano con el meta del Barça en el cuarto minuto. El arquero supo tapar el intento en el borde del área pequeña y se multiplicaba para soportar una tormenta por la que Alexis y Vargas lanzaron a puerta antes del décimo minuto. Seis lanzamientos registrarían los chilenos antes de que Mustafi cabeceara fuera en la primera llegada alemana -minuto 15-

La presión americana colapsaba la salida de pelota de una Alemania que fallaba con celeridad y entregaba ocasiones a una línea ofensiva rival activa pero desatinada en el último remate. Los de Löw buscaban el pelotazo hacia Werner como desahogo, pero no alcanzaban a enlazar pases que permitieran el respiro de un achique que no bastaba con el trío trasero Mustafi, Rudiger y Ginter. Sin embargo, en el minuto 19 se desnudaría la esencia del combate: Vidal chutó, Stegen provocó un rechace corto que Alexis no supo embocar, con todo a favor. En la siguiente acción, la transición alemana generó un error grosero en la salida de pelota de Marcelo Díaz -el mejor de su equipo en el torneo junto a Vidal-. El delantero del Leipzig le robó el cuero al mediocentro del Celta en una emboscada que le cedió el 0-1 a Stindl, el laborioso llegador con aspecto de réplica de Thomas Müller.

Chile acusaría el golpe sobremanera. A partir de ese único error en el juego de toque la inseguridad les aboirdaría y las imprecisiones se harían asiduas. Alemania, complacida por la efectividad (un remate a puerta, un gol) no modificaría su planteamiento arrinconado hasta que el cansancio mitigó la valentía posicional sin pelota de los chilenos. Hasta entonces, contemporizaron replegados y cazarían tres contras, esta vez, muy claras: un pase directo de Rudi fue rematado por Goretzka lamiendo la madera -minuto 36-; Stindl remató un dos para tres que Werner no pudo controlar debidamente y Jara desvió, in extremis, a córner -minuto 37-; y Draxler rozó el poste en otra pérdida oponente en campo propio -minuto 40-.

Antes del descanso, el sistema de Pizzi se desdibujó, si bien Aranguiz -en varias ocasiones- y Vidal probaron a Stegen. Pero se constató la impresión de superioridad mental de una Alemania que cedió metros para abandonarse a la velocidad y verticalidad en cada robo. Como contra España y equipos que gusten de la posesión, Löw muestra respeto, no entra en la batalla por la pelota pero encuentra soluciones. La seguridad en el juego asociativo americano se esfumaría a medida que la amenaza europea, al galope, se reprodujo.

Pizzi dio 8 minutos del segundo acto a Marcelo Díaz, su ancla y distribuidor, para ver si reaccionaba y digería su error. Pero el jugador no superó la prueba y seguía desafinado. Así, entró Valencia con el fin de recuperar el juego entre líneas y la salida clara y límpia. Subieron las revoluciones los chilenos, con Vidal como mediocentro, pero Stegen no recibió inquietud y Draxler a punto estuvo de sentenciar en un slalom patrocinado por otro error de La Roja y contragolpe. Jara salvó a los suyos -minuto 55-.

La apariencia que susurraba una copia del duelo de la primera fase de la Copa -Alemania cedió el primer tiempo para amortizar el agotamiento que exige el planteamiento chileno y terminar mandando- fue revirada. Porque Chile no matizó su asedio táctico, siguió arriesgando, y porque los teutones acomplejaban a los americanos en cada contraataque que asomaba. La escena era diversa y la dureza y las escaramuzas también salipacarían el paisaje. Kimmich calentó un caldero que desbordó Jara con un codazo en la cara de Werner -muy completo en su rol de faro único-. El VAR volvería a ser cuestionado, pues fue consultado y la agresión sólo fue castigada con una amarilla -minuto 64-.

El balón siguió pintado de rojo pero la finura y sencillez con la que los pasillos daban a la meta alemana desapareció. Alexis y Vargas yacía fuera de la dinámica y Vidal, el Tucu Hernández y Valencia no refrescaban la lucidez sin los pulmones de los laterales. A 20 minutos para el final, los de Pizzi padecían un examen a su confianza y paciencia. Y sólo un balón largo de Vidal hacia Sánchez que el delantero del Arsenal usó para estrellar su remate en un zaguero despertó el peligro chileno. El esfuerzo pasaba factura y el motor del Bayern recobraba su papel como patrón cuando Vargas encontró las manos de Stegen tras una incorporación de Aranguiz -minuto 74-. Únicamente dos llegadas claras eran testimonio de lo comprimido del duelo.

Pero la gallardía de aquellos que negaron a Messi dos Copa América en los últimos tres años dispararían su empuje. Vidal remataría a las nubes un balón suelto en el área después de que Alexis reclamara penalti. Los alemanes nunca asumirían el control del cuero como herramienta y dieron una horquilla de crecimiento agónico a la selección en desventaja. Löw sentó en el 79 a Werner e introdujo a Emre Can: un pulmón para reforzar la medular en sustitución del único punta. Stegen enviaría a córner un chut cruzado de Aranguiz acto y seguido.

Pizzi incluyó en el renacer postrero a Sagal (delantero centro) y Puch (flecha que juega como extremo) por el vaciado Aranguiz y el tenebroso Vargas -muy acertado en América y errático en este campeonato-. Vidal abrió los diez minutos finales con un cañonazo desde media distancia que atajó el meta del barça en dos tiempos. La jerarquía chilena, que siempre levó el peso del fútbol, se extremó cuando las fuerzas flaqueaban. Alemania jugaba en su cancha, empujada a su frontal y afligida por una multitud de centros laterales. Y Sagal mandó al cielo un pase eléctrico de Puch que le dejó el arco sin portero.

No llegaría a la orilla el orgulloso despliegue de raza de Chile. El catenaccio le valió a Alemania para concatenar la Confederaciones y el Europeo Sub-21. La evolución desde el Mundial de Brasil, adaptado a los tiempos, se ha comprobado como idónea a un año de la cita rusa. Mereció más un sistema de Pizzi (tiró 20 veces a portería y cedió sólo 8 disparos) reconocible pero no sintonizado como en los mejores días. Y sin esa versión burbujeante los teutones sobrevivieron con un oficio impropio de la edad media de la plantilla congregada por el seleccionador pero muy esperanzador para su hinchada. Alexis tuvo la última con una falta -al borde del área- venenosa que Stegen -MVP de la final- sacó de la cepa del palo -minuto 95-.

Ficha técnica:

0 - Chile: Bravo; Isla, Medel, Jara, Beausejour; Hernández, Díaz (Valencia, min.52), Aránguiz (Sagal, min.81), Vidal; Vargas (Puch, min.81) y Alexis Sánchez.

1 - Alemania: Ter Stegen; Ginter, Ruediger, Mustafi; Kimmich, Rudy, Goretzka (Sule, min.92), Hector; Stindl, Draxler; Werner.(Emre Can, min.79)

Goles: 0-1, min.20: Stindl.

Árbitro: Milorad Mazic (SRB). Amonestó a Kimmich, Arturo Vidal, Emre Can, Bravo, Rudi y a Jara.

Incidencias: partido correspondiente a la final de la Copa Confederaciones disputado en el estadio San Petersburgo ante más de 57.000 espectadores (más de dos tercios del aforo). Entre otros invitados ilustres asistieron Maradona, Iván Zamorano, Ronaldo Nazario, Samuel Etoo y Yelena Isinbáyeva.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.