www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google
El otro gran festival de música clásica en verano, los Proms de Londres

El otro gran festival de música clásica en verano, los Proms de Londres

martes 01 de agosto de 2017, 11:26h

Los conocidos BBC Proms del Albert Hall vuelven un verano más a poner la banda sonora del impredecible clima londinense, en su 123 edición, enfocada en los 100 años desde la Revolución Rusa y 500 años desde la Reforma Protestante.

En total, la presente temporada ha programado más de 90 conciertos, recitales y conferencias que tienen lugar en el Royal Albert Hall, Cardogan Hall y otras emblemáticas localizaciones del 14 de julio al 9 de septiembre. “The Henry Wood Promenade Concerts presented by the BBC”, su nombre completo, son ya una de las tradiciones más arraigadas del verano londinense y fueron fundados por el empresario Robert Newman y el director de orquesta Henry J. Wood, quien dirigió el primer concierto el 10 de agosto de 1895 en el Queen's Hall. La destrucción de este auditorio durante un bombardeo de la Segunda Guerra Mundial obligó a los Proms a buscar otra sala de conciertos que, a partir de entonces, ha sido el Royal Albert Hall de Londres. Proms es el diminutivo de Promenade concerts (paseos musicales), y el término se debe a la práctica inicial de los espectadores de pasear en algunas áreas del auditorio durante el concierto. Hoy en día, el término se refiere al uso de zonas donde los espectadores permanecen de pie, tanto en las galerías como en el centro del auditorio, para quienes las entradas son mucho más baratas que en los asientos reservados. Los espectadores de los Proms, particularmente los que se quedan de pie, son normalmente conocidos como “prommers” o “promenaders” y pagan 6£ por la entrada.

Este año, la temporada abrió el pasado 14 de julio con un programa que incluía “La Danza de San Juan”, de Tom Coult, el Concierto para piano en do menor de Ludwig van Beethoven, con el pianista Igor Levit de solista, y Harmonium, la obra maestra de John Adams, que celebraba su 70 cumpleaños. Hasta el 9 de septiembre, los Proms “hablarán” también del impacto de las revoluciones rusas del siglo XX y la francesa de 1789 a través de una serie de conciertos con obras de los maestros de la época y genios contemporáneos, desde Stravinsky a Shostakovich o Beethoven. Será la oportunidad de explorar la “reacción” de genios compositores a los eventos históricos, políticos y culturales. El director ruso Vasily Petrenko dirigirá a la Filarmónica de Oslo por la Sinfonía nº 12, que Shostakóvich compuso en 1961, con el nombre de “El año 1917” y que dedicó a Lenin. En el mismo Prom 60, el 29 de agosto, se escuchará “Pajaro de Fuego”, de Stravinsky, y Piano Concierto 4 de Rachmanivov. Por su parte, el Prom 71 recordará la Revolución de Octubre con el Concierto de Violín Nº 1 que Prokofiev compuso en 1917 y también se rememorará esa noche la revuelta de 1905 con extractos de la Sinfonía Nº 11 de Shostakovich.

Juanjo Mena, titular de la Orquesta Filarmónica de la BBC, fue el encargado, por otra parte, de dirigir la Sinfonía Nº 6 de Tchaikovsky, 'Patética', el 27 de julio, así como “Fidelio”, la única opera de Beethoven, inspirada en la Revolución francesa y que fue estrenada en Viena en 1806 al calor de las Guerras Napoleónicas. Esta edición también celebrará los aniversarios de varios compositores, incluyendo a Monteverdi en su 450 aniversario, a Handel en sus 300 años y a John Williams, con sus correspondientes 85. Además, el Mariinsky vuelve a Londres y lo hará con un programa con sabor a su país, Prokoviev, Tchaikovsky y Shostakovich el 3 de septiembre, y el 6 de agosto Bychkov dirige a la BBC Symphony Orchestra la Khovanshchina de Mussorgsky con Christopher Ventris, Ante Jerkunica, Elena Maximova y Vsevolod Grivnov encabezando el reparto. El mismo director, con la misma orquesta, volverá el 31 de agosto con un programa dedicado al repertorio ruso, mientras que Charles Dutoit hará una primera parte muy española el día 17 de agosto, con El amor brujo de Falla y la Sinfonía española de Lalo junto a la Royal Philharmonic. El director de orquesta Pablo Heras-Casado, con la Freiburg Baroque Orchestra, estará el día 3 con un programa dedicado a Mendelssohn y Gatti dirigirá a la Royal Concertgebouw Orchestra el 1 de septiembre. Harding y la Vienna Philharmonic estarán con la Sexta de Mahler el 7 de septiembre y al día siguiente, la misma orquesta contará con Michael Tilson Thomas y el pianista Emanuel Ax para la Séptima de Beethoven, mientras que Manfred Honeck y la Pittsburgh Symphony Orchestra tendrán a la carismática Anne-Sophie Mutter en el concierto para violín de Dvořák el 4 de septiembre.

Entre los pianistas, están programados András Schiff, Emanuel Ax con la Filarmónica de Viena y el español Javier Perianes, quien en su debut interpretará el Concierto para piano y orquesta no. 2 de Camille Saint-Säens. Como solistas de violín, destacan Lisa Batiashvili en el Concierto de Sibelius dirigida por Daniel Barenboim, Joshua Bell en Sinfonía española de Lalo dirigido por Charles Dutoit, Nicola Benedetti en el Primer concierto de Shostakovich bajo la batuta de Thomas Søndergård, Isabelle Faust en el Concierto para violín de Mendelssohn dirigida por el español Pablo Heras-Casado, y la citada Anne-Sophie Mutter. Por lo que se refiere al capítulo de charlas y conferencias, este año Thomas Dixon, Director del Centro para la Historia de las Emociones, y el musicólogo Wiebke Thormählen se encargaron el pasado 15 de julio de escrutar el estado de ánimo de los compositores frente a los temas de sentimentalismo, felicidad y tristeza en su trabajo y cómo los escritores han explorado estas emociones en novelas y poesía. Para este martes 1 de agosto, está previsto que los musicólogos Suzanne Aspden y Richard Wigmore presenten el Israel de Handel en Egipto, antes de que el prestigioso William Christie empuñe la batuta para dirigir al conjunto de la Orquesta del Siglo de las Luces acompañado por el propio coro del grupo, para interpretar la citada obra de Handel y el lanzamiento de una serie de oratorios del mismo compositor que se interpretarán durante las próximas temporadas en los Proms.

Además, BBC Proms Sessions, organiza en colaboración con Royal Albert Hall Education & Outreach, una serie de talleres gratuitos y clases magistrales que ofrecen a los jóvenes la oportunidad de trabajar con algunos de los artistas que intervienen en los Proms. Las sesiones tienen como objetivo desarrollar las habilidades y la confianza de los jóvenes músicos aspirantes, dándoles una oportunidad de trabajar en estrecha colaboración con solistas y directores en el ambiente de la habitación Elgar o en el escenario del Royal Albert Hall. En la sesión prevista para el próximo jueves 3 de agosto, se ofrecerá a jóvenes músicos de jazz la oportunidad de trabajar con el trompetista James Morrison y su banda. Más jazz para rendir homenaje a “la diva del jazz” Ella Fitzgerald: a Dianne Reeves se le unirá el trompetista James Morrison para rendir tributo a Ella Fitzgerald y a Dizzy Gillespie en el centenario de su nacimiento, el viernes 4 de agosto.

Y por fin, Bryan Terfel protagonizará en el Hyde Park un recital con orquesta el 9 de septiembre bajo la batuta de Richard Balcombe. La “Última noche de los Proms” es, en sí misma, todo un símbolo del festival. De hecho, el concierto que anualmente cierra el ciclo del festival es para muchos la velada que uno no se puede perder, aunque se trate en realidad de un concierto muy diferente a todos los que conforman la programación. Su fama y el hecho de que millones de personas lo puedan ver por televisión desde todo el mundo, lo han convertido en una noche especial, sobre todo, para permitirse sacar el patriotismo – que no es poco - que caracteriza a los británicos en general. Así, los hay que acuden ataviados con trajes “inusuales”, ondeando orgullosos banderas del Reino Unido, y la segunda parte del concierto está reservada a piezas patrióticas, que comienzan con la Marcha de Pompa y Circunstancia nº 1 de Edward Elgar - Land of Hope and Glory -, continúa con la Fantasía sobre temas británicos marinos de Sir Henry J. Wood y culmina con Rule Britannia de Thomas Arne. El concierto concluye con Jerusalem, de Hubert Parry y, por supuesto, con el imprescindible y bello himno nacional, God Save the Queen. Sin olvidar que los prommers han incluido la tradición de cantar como broche final el tema tradicional escocés Auld Lang Syne, aunque no figure en el programa.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(0)

+
0 comentarios