www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

NOVELA

Stanislaw Lem: La Voz del Amo

domingo 06 de agosto de 2017, 18:27h
Stanislaw Lem: La Voz del Amo

Traducción de Abel Murcia y Katarzyna Moloniewicz. Impedimenta. Madrid, 2017. 304 páginas. 22,50 €.


Por Marta Rózpide

El universo también habla, pero el ser humano no llega a comprenderlo. Durante muchos años los cuerpos de inteligencia de distintos países han intentado descifrar los mensajes del mundo exterior, pero el éxito ha sido siempre más bien escaso. Por ello, un científico involucrado en una de esas investigaciones, La voz del Amo (Master’s Voice), financiada por el Pentágono, explica el fracaso de esos intentos mientras sugiere la posibilidad de suscitar nuevas ideas a través de la lectura de historias populares de ciencia-ficción. El profesor Peter E. Hogarth es el encargado en esta novela de Lem de trasladar al lector a un mundo científico donde todo es cuestionado, donde las matemáticas, el universo y sus reglas, la filosofía y la condición humana convergen para obligar a pasar las páginas con el fin de hallar una infinidad de respuestas.

Ya al comienzo de la obra el autor advierte por medio de su narrador protagonista, Hogarth, que de ningún modo pretende “escribir una historia sensacionalista”, sino que quiere “contar más bien de qué manera nuestra cultura se encontró casi de repente ante una prueba de universalidad cósmica, o al menos, no sólo terrestre, y cuáles fueron las consecuencias de dicho encuentro”. Lejos de ser un libro sencillo, esta novela escrita en 1968 y traducida ahora al castellano gracias a Abel Murcia y Katarzyna Moloniewicz guarda entre sus páginas la capacidad de asombrar, fascinar y a veces frustrar un poco al lector. Sin duda es uno de los títulos de Lem donde la filosofía y el ensayo cobran un papel fundamental.

Al igual que en otros de sus muchos trabajos, como la colección de relatos Máscara, Solaris (escrita en 1961, y reeditada en 2011 por Impedimenta), Astronautas, o Ciberíada (escrita en 1967 y reeditada en 1988 por Alianza), Lem crea en esta novela de ciencia-ficción un cuerpo de escritura profundamente especulativa que, incluso una vez traducida, conserva un gran ingenio riguroso y un enorme juego intelectual. El escritor polaco, uno de los más prolíficos de su época, nació en pleno comienzo de los años veinte y se inició en la escritura tras su participación en la Segunda Guerra Mundial, mientras trabajó como ayudante de investigación en un estudio científico. En 1948 publicó su primera novela, El hospital de la transfiguración. A partir de entonces escribió alrededor de medio centenar de obras, convirtiéndose en uno de los autores más prolíficos y con más devotos en todo el mundo, uno de los pocos escritores de habla no inglesa considerado como exponente y maestro del género de la ciencia-ficción.

Si bien no se trata de un autor de ciencia-ficción al uso, sus novelas se distinguen por ese juego o engranaje que teje Lem para sumergir al lector en los universos fantásticos de sus páginas. La Voz del Amo no es una excepción, de hecho la lectura es compleja y puede volverse algo tediosa el primer tercio de la obra, si uno no está acostumbrado a la escritura del polaco. Uno se siente incómodo con el estilo distante de Hogarth, desconcertado por la mayoría de los debates y conjeturas entre los matemáticos, astrofísicos y lingüistas que conforman el proyecto del Pentágono y aburridos con el ritmo de la narración. No obstante, en los últimos capítulos, comienza el ansia por leer, como si de una adicción se tratase, buscando descifrar que resultó ser la investigación: una receta cósmica, un cebo para el suicidio planetario o simplemente el resultado de la mala interpretación de un mensaje destinado a un ser superior. También es necesario resaltar la voz narrativa de Lem, una voz cansada, seca (aunque lejos de ser árida), compasiva, sardónica, interminable, que de la mano de Peter Hogarth, hace escuchar y transmitir el sentimiento de humildad y decepción al que se enfrentan los que descubren que son sólo hormigas para el resto del universo. La necesidad Stanislaw Lem de contar esta historia lo llevó a correr grandes riesgos con la nueva forma. Pero lo maravilloso de una novela es que sea embriagadora más allá de la suma de sus trampas y juegos mentales. La Voz del Amo, lejos de ser una novela iniciática al resto de la obra de Lem, encierra una historia necesaria para los amantes de la ciencia-ficción que todavía se preguntan y reflexionan sobre la nobleza humana.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(0)

+
0 comentarios