www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El partido de las FARC, los mismos perros…

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) sembraron su país de muerte y destrucción, en un conflicto que duró más de cincuenta años y que produjo centenares de miles de víctimas mortales, heridos, secuestros, desapariciones y extorsiones, y todo ello financiado con el narco-tráfico. Muchos de sus dirigentes tienen a sus espaldas crímenes de lesa humanidad, de los que no han mostrado el menor arrepentimiento y está por ver, dado el acuerdo final tras las negociaciones, si van a pagar por ellos. Más que arrepentirse parece que incluso se sienten orgullosos de sus crímenes y de toda su cruenta belicosidad durante décadas. A esa impresión apuntan numerosos elementos de su conversión a partido político, que acaban de presentar con gran parafernalia en Bogotá.

Empezando por el nombre elegido, Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) que ha buscado de manera intencionada mantener las siglas de la guerrilla, FARC, de sangrienta e infausta memoria. Conservar las siglas parece decir que sus crímenes estaban justificados y no deja de implicar un inaceptable escarnio a las víctimas y sus familias, y un siniestro y amenazador guiño de la posibilidad de volver a la actividad terrorista. Mantener las siglas es una significativa y muy inquietante decisión que no va precisamente por el camino de empezar una nueva etapa. Y ello pese a que en las negociaciones con el Gobierno colombiano, obtuvieron no pocas ventajas como el tener garantizados cinco representantes tanto en el Congreso como en el Senado, los obtengan o no en las urnas, en las próximas elecciones.

En la presentación del partido político de la antigua guerrilla, se hizo hincapié en su carácter revolucionario, en el convencimiento de las bondades de la ideología marxista-leninista que profesan, en su cercanía al proyecto bolivariano de Hugo Chávez y en su admiración por el chavismo. Como se sabe, todo ello impregnado de acendrada democracia y que ha llevado a los países donde se ha instalado a altas cotas de bienestar y progreso. Como la actual Venezuela de Nicolás Maduro. Parece que el partido FARC no deja de tener a los mismos perros con distintos collares de la guerrilla FARC, un guiño a un pasado al que no se quiere renunciar y que resulta particularmente alarmante en un contexto en que la dictadura chavista parece irse afianzando.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (10)    No(1)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.