www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

A LOS 96 AÑOS

Muere el fotógrafo Joan Colom, el ilustre retratista de la Barcelona marginal
Ampliar

Muere el fotógrafo Joan Colom, el ilustre retratista de la Barcelona marginal

Fue Premio Nacional de Artes Visuales y recibió la Cruz de Sant Jordi.

Este domingo se ha apagado la luz de un fotógrafo colosal, dedicado a desnudar la cara menos pomposa de la que fue capital olímpica en 1992. Falleció a los 96 años un retratista de la Barcelona marginal, que recorrió para dejar como eterna su visión de zonas como Somorrostro, el Barrio Chino o el Born. Su destagada obra gráfica queda como legado de un artista excepcional, ampliamente reconocido y premiado a lo largo de su carrera.

No obstante, Colom cuenta entre sus medallas con el Premio Nacional de Fotografía (2002), Medalla de Oro al Mérito Cultural del Ayuntamiento de Barcelona (2003), Premio Nacional de Artes Visuales (2004) o la Cruz de Sant Jordi (2006).

Nacido en la Ciudad Condal en 1921, estudió contabilidad y trabajó como contable hasta destacar en la fotografía, disciplina de la que fue autodidacta. Así, en 1957 ingresó en la Agrupación Fotográfica de Cataluña y en 1960 participó en la creación del grupo artístico El Mussol. Ya inmerso en su aventura fotográfica, Colom inició su actividad a partir del 58, influenciado por la concepción renovadora de nombres como Oriol Maspons, Miserachs o Masats.

El aire de reporterismo que dichos profesionales había introducido en la ortodoxia fotográfica fue recogida por Colom, que se estrenó con su serie de instaáneas en el barrio chino barcelonés y con su primera exposición en la Sala Aixelá, en 1961, titulada de manera explícita "El Carrer" (La Calle). Con esos trabajos llegó a atraer la atención de los sectores políticos y sociales, adquiriendo una dimensión destacada dentro de su generación.

De este modo llamó la atención del escritor Camilo José Cela para el libro "Izas, rabizas y colipoterras", que editorial Lumen publicó en 1964. Su dedicación a las prostitutas del Raval, entre otros factores, convirtieron al libro en un éxito y un escándalo: fueron demandados por una de las mujeres fotografiadas. Este hecho provocó que Colom se retirara hasta después de su jubilación.

El Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) organizó en diciembre de 2013 una gran retrospectiva de su obra. "Yo hago la calle", se tituló la exposición que reunió más de 500 fotografías y en la que Jorge Ribalta, uno de los comisarios, destacó la gran "espontaneidad de sus retratos", que realizaba de manera clandestina, con la cámara medio escondida en la mano. Además, el dirigente hizo hincapié, entonces, en la capacidad del fotógrafo para llevar al extremo la representación de ese "hombre y mujer de la calle", algo que él llevaba "al extremo".

Por último, el objetivo de su obra se podría dividir en dos etapas: la primera, correspondiente al intervalo entre 1957 y 1964, en la que retrató lo más marginal, con prostitutas, marineros y otros protagonistas; y la segunda, de 1977 a 2010, cuando se centró en la cara oscura de los Juegos Olímpicos y la incorporación del color a una obra que seguiría alternando el uso del blanco y negro.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.