www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FINAL

Mundial sub'17. La calidad de España no gana al físico de una Inglaterra campeona | 5-2
Ampliar
(Foto: Twitter)

Mundial sub'17. La calidad de España no gana al físico de una Inglaterra campeona | 5-2

sábado 28 de octubre de 2017, 18:20h
Aún así, el horizonte del balompié nacional se abre con la zurda decisiva de Sergio Gómez y el talento de Ruiz, Torres, Gelabert y Miranda, autores, todos ellos, de una gesta que rozó el hito histórico. Por M. Jones

España e Inglaterra se medían en Calcuta en busca del único título que les falta en sus vitrinas, el del Mundial sub'17. Ambos equipos, que reflejan dos degenaciones sensacionales, volvía a verse en la lucha por un oro meses después de que los pupilos de Santi Denia ganaran la Eurocopa de la categoría a los británicos en una final continental plena de igualadad y decidida en los penaltis. Se enfrentaban dos escuadrones salpicados de calidad, con los dos pichichis factibles (Ruiz y Brewster), las ofensivas que lideran la relaciones goleadores del torneo y un manto de 30 grados y un 70% de humedad.

Por este último parámetro, el ambiental, los españoles trataron de imponer la calidad y el toque, el monopolio de la posesión, con tal de que el envite no discurriera por el ritmo disparatado y físico pretendido por los ingleses, mejores preparados en ese sentido. Pero los nacionales no pudieron dictar el tempo desde el arranque, pues fue Inglaterra el que salió con toda la intensidad imaginable. Los de Steve Cooper evidenciaron su verticalidad y avisaron con sierdad en el segundo minuto. Combinaron el goleador del Liverpool Brewster (siete dianas) y el protegido de Guardiola en el City, Foden, para el remate claro del llegador Guehi. El portero del Málaga Álvaro Fernández salvó el precoz susto con una reacción de reflejos.

Y los españoles parecieron adaptarse al modelo de robo y salida al que le contreñían los ilseños. Así, los extremos Ferrán Torres y Sergio Gómez empezaron a soltar transiciones peligrosas que amenazaron a la propuesta ofensiva inglesa. Y una manobra sensacional de Ruiz (seis goles), que salió del sitio de delantero centro para combinar con el lateral Miranda, concluyó en centro al área, remate de Gelabert y desvío a gol de Gómez, el canterano culé -minuto 10-. Una combinación acelerada y técnica del sistema de Santi bastó para mostrar pegada y adelantar a una España que se limitaría a achicar y e intentar pescar, de nuevo, a la contra.

Antes de completarse la primera hora se desplegaría un control absoluto de Inglaterra. Los británicos presionaban arriba y avanzaban con potencia y frenesí por las bandas. Así, una lluvia de centros perenne cayó sobre el área de Álvaro Ferández, aunque sólo un remate tímido de Panzo llegó a traducirse en llegadas a gol. Gozaban de casi el 65% de posesión los futbolistas en ventaja, con Foden y el balón parado como principales elementos de desequilibrio del asedio inglés. Sólo una salida de Moha, desde la medular y que finalizó en mano a mano marrado contra el meta Anderson, supuso el bagaje creativo nacional antes del cooling brake.

El parón para refrescarse le valdría a España como fuelle automático, ya que acto y seguido Abel Ruiz disparó una transición, cedió para que Gelabert, en el área y rodeado, imaginara un pase hacia el segundo poste que cazó, con un zurdazo formidable cruzado, Sergio Gómez. El barcelonista abrió la brecha y colocó el 0-2 de ajustado lanzamiento, con el meta inglés hierático. La técnica nacional mataba el escenario previsto por los contrincantes a base de pegada -minuto 32-. El golazo respaldaba la estrategia de sufrimiento defensivo y contraataque con abrasivo fruto.

Arribó el descanso en el abarrotado Yuba Bharati Krirangan arreciendo la tormenta de centros inglesa. Foden cabeceó fuera de tino un envío de Hudson-Odoi en el minuto 40 y los dirigidos por Cooper, que habían dominado casi cada parcela, evidenciaban una impotencia resolutiva que les empujó a probarlo desde media y larga distancia. Sin éxito. Odoi se estrellaría en el palo y Foden se toparía con Álvaro Ferández en el respingo final. Pero Brewster lograría reflotar a sus compañeros al acortar distancias antes del camino a vestuarios: cabeceó picado y a la red un centro de Sessegnon -minuto 45-. El máximo goleador del campeonato salió al rescate para afianzar el acelerón de su equipo. Incluso firmaría la última acción del primer acto con una falta desde la frontal que el portero malagueño neutralizó con una valiosa estirada.

Inglaterra fue mejor en cuanto a posesión (59%) y tiros (15 a 4). Y logró arrancar un resultado esperanzador para el ardor de sus futbolistas de cara a los últimos 45 minutos. Santi debía gestionar la euforía rival y el golpe psicológico propio para asegurar el ansiado oro. Todavía no había aparecido el cansancio, aunque se asomó en los cinco minutos finales de ataque sublimado isleño. La táctica de resistencia intensiva padeció fisuras ante el prolongado y exigente esfuerzo anatómico y de concentración, por lo que al seleccionador español le urgía decidir si seguir con la hoja de ruta y ir a la batalla por el control de la pelota.

Ninguno de los equipos modificaron sus planteamientos. España sufría para mantener el juego de toque con la presión británica y los ingleses abrieron fuego con una asociación vertiginosa culminada por el chut desviado de Gibbs-White -minuto 52-. A continuación, Guillamón salvó el zurdazo de Foden. Y el valiente trabajo del sistema de Cooper cosechó el empate con una combinación sublime: pase filtrado de oden hacia Sessegnon, que llega a línea de fondo y centra para el remate, solitario, de Gibbs-White -minuto 59-. La resistencia y cesión de la inicativa perpetua ya no bastaba. Y los españoles quisieron, en este punto, adelantar líneas. Miranda cabeceó un córner a las manos de Anderson y Foden probó a Fernández en la apertura del postrero tú a tú.

Odoi volvió a lanzar una diagonal con derechazo en el 65. Después de remontar un 0-2, los británicos, más enteros físicamente, se tomaron un respiro para dañar a los nacionales en vuelo. Cederían metros, con el centro del campo tiñéndose, al fin, de rojo. Y a falta de 20 minutos para conclusión, una pérdida de Mateu en la salida de pelota lanzó a Odoi por el perfil izquierdo y éste puso un centro puntiagudo hacia el segundo palo para que Foden firmara el 2-3.

Denia sentó a un Gelabert apagado -lo notó el juego español- y dio entrada a Lara, con el fin de aportar oxígeno a la creatividad y, en el minuto 73, Chus remató un centro de Ruiz que sacó bajo palos Sessegnon. Ocurrió a través de un saque de esquina. Pero los isleños trompicaron el arreón buscado por los nacionales en base a su veneno a la contra. Con Odoi como puñal, Faden lanzó un nuevo tiro sobre Álvaro Ferández. Sólo una jugada personal de Ruiz con zurdazo desviado salió de la densidad sobrevenida. Por ello, el seleccionador metió en el verde a Beitia por Blanco. Faltaba claridad en el último tercio.

El desenlace de la final que dejaría a esta buena hornada sin el premio que también se le esquivó al balompié patrio en Italia'91, Finlandia 2003 y Corea del Sur 2007 se zanjó en el minuto 85. Lo hizo por medio de un córner lanzado hacia el segundo poste, que fue devuelto al centro del área, con el meta fuera de sitio y que Guehi convirtió en el cuarto gol inglés. Inglaterra exhibió su potencia y puede presumir del cuidado de su cantera, pues a este oro en el Mundial sub'17 se une el cosechado en el Mundial Sub'20 en el mismo año. Fueron los mejores del torneo, el único bloque invicto y el más goleador (23 tantos), contando con el 5-2 anotado por Foden en el minuto 88 ante una España ultraofensiva. Sólo la Brasil de 2003 ha podido igualar la hazaña alcanzada por los británicos en este 2017.

Ficha técnica:

2 - España: Álvaro Fernández; Mateu Morey, Hugo Guillamón, Víctor Chust, Juan Miranda; Antonio Blanco (Carlos Beitía, m.81), Ferrán Torres, Moha Moukhliss (Nacho Díaz m.85), Sergio Gómez, Cesar Gelabert (José Lara, m.72); Abel Ruiz.

5 - Inglaterra: Curtis Anderson; Steven Sessegnon, Joel Latibeaudiere, Marc Guehi, Jonathan Panzo; Callum Hudson-Odoi, George McEachran (Conor Gallagher, m.87), Philip Foden, Tashan Oakley-Boothe (Angel Gomes, m.91), Morgan Gibbs White (Nya Kirby m.81); Rhian Brewster.

Goles: 1-0: m.10 Sergio Gómez. 2-0: m.31 Sergio Gómez. 2-1: m.44 Rhian Brewster; 2-2: m.58 Morgan Gibbs White; 2-3: m.69 Philip Foden; 2-4: m.84 Marc Guehi; 2-5: m.88 Philip Foden.

Árbitro: Enrique Cáceres, de Paraguay, amonestó a Juan Miranda (m.63) y Mateu Morey (m.83), de España, y a Rhian Brewster (m.91), de Inglaterra.

Incidentes: Final del Mundial Sub'17 de la India disputado en el Estadio Vivekananda Yuba Bharati Krirangan de Calcuta ante 66.684 espectadores.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.