www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PUIGDEMONT PRESENTA A ESPAÑA COMO UN PAÍS FASCISTA

El expresident denuncia "vínculos entre el poder judicial y el Gobierno"

El expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont.
El expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont. (Foto: EFE)
EL IMPARCIAL
lunes 06 de noviembre de 2017, 19:48h
Asegura que los exconsejeros están sufriendo "una ofensiva judicial brutal".

Menos de 24 horas después de ser liberado con medidas cautelares por la justicia belga, ante la que volverá a comparecer el 17 de noviembre, el presidente depuesto de la Generalidad, Carlos Puigdemont, ha vuelto a levantar su dedo acusador contra las instituciones españolas, a quienes atribuye una actuación "arbitraria, antidemocrática e ilícita".

En un artículo publicado este lunes en el diario The Guardian, el expresidente catalán se ha mostrado especialmente crítico con la Justicia española, calificando el proceso abierto contra los exmiembros del Govern como una "ofensiva judicial brutal". Al mismo tiempo, denuncia la "criminalización de candidatos que hace apenas dos años, obtuvieron niveles históricamente altos de apoyo público".

Por enésima vez, Puigdemont explica el rumbo final que ha seguido el 'Procès', centrando su argumentación en la mayoría de votos que les permitió "comprometerse explícitamente a declarar la independencia y convocar elecciones constituyentes". "Los votantes que nos apoyaron sabían en todo momento cuál era nuestro propósito", afirma. Y añade: "Sin embargo, dos años después de esas elecciones, se nos acusa de sedición, conspiración y rebelión por cumplir con un programa electoral que nunca ocultábamos".

En opinión del líder independentista, "lo que debe prevalecer es la voluntad de la mayoría de los ciudadanos y el respeto a los derechos fundamentales", derechos, que —señala— se están menoscabando. Según Puigdemont, en España existen "dos niveles de democracia: puede ser un partido partidario de la independencia, pero sólo si no la lleva a cabo. Se le acusará de rebelión si cumple con su compromiso electoral. Y si está en contra de la independencia, pero le falta una fuerza parlamentaria para gobernar, el todopoderoso Estado vendrá en su defensa", sentencia, en clara alusión a Ciudadanos.

Según el expresidente de la Generalidad, "el sistema judicial español tiene sus propias deficiencias", que se manifiestan en "falta de independencia y neutralidad", además de en "los vínculos entre el poder judicial y el Gobierno".

Continuando con su sesgado relato victimista, Puigdemont presenta al Estado español como una suerte de país neofascista que "despoja a los funcionarios públicos de sus derechos", con una justicia "al servicio de la agenda política del Gobierno", "manifestaciones convocadas por el partido gobernante de España", a las que se sumarían "grupos radicales ultraderechistas" que ondean banderas preconstitucionales y hacen el saludo nazi, al grito de 'A por ellos'.

El líder catalán destaca, por último, su firme intención de seguir "buscando la independencia y defendiendo un modelo de sociedad en el que nadie tenga miedo del poder del Estado". En su opinión, la mejor forma de solucionar el conflicto es mediante una mediación internacional, gracias a la que pueda darse "una solución política al problema, en lugar de una solución judicial".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios