www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

"PRONTO SERÁ DEMASIADO TARDE PARA CAMBIAR EL RUMBO"

Más de 15.000 científicos de todo el mundo alertan del peligro que corre la Tierra

Más de 15.000 científicos de todo el mundo alertan del peligro que corre la Tierra
Ampliar
EL IMPARCIAL/Agencias
martes 14 de noviembre de 2017, 11:22h
Hace 25 años tuvo lugar la primera advertencia y desde entonces casi todos los problemas han empeorado.

El suelo, el agua, los océanos, los bosques, la atmósfera y las especies están amenazados por la actividad humana y con ellos el bienestar de las personas. Conscientes de que el planeta pudiera quedar "irremediablemente mutilado", la Unión de Científicos Preocupados lanzó en noviembre de 1992 una advertencia a la humanidad. Firmada por 1.700 científicos, los expertos intentaron revertir los efectos antropogénicos en nueve aspectos del medio ambiente. Sin embargo, 25 años más tarde, el cambio climático, la deforestación, la pérdida de acceso al agua dulce, la extinción de especies y el crecimiento de la población humana no han hecho más que agravar la situación. Así lo manifiestan ahora más de 15.000 científicos de 184 países en una nueva declaración publicada en la revista BioScience.

Gracias a los datos recopilados, el artículo, liderado por el equipo de William Ripple, de la Universidad del Estado de Oregón (EEUU), advierte del "daño sustancial e irreversible" que está sufriendo el planeta. "Algunos podrían pensar que estamos siendo alarmistas, pero los firmantes de esta segunda advertencia no solo no están lanzando una falsa alarma, sino que están reconociendo que existen señales obvias de que estamos yendo por un camino insostenible", indica Ripple.

Sin embargo, "la Humanidad no está tomando las medidas urgentes necesarias para proteger nuestra biosfera en peligro", según los firmantes del artículo, pues "la abrumadora mayoría" de las amenazas que ya se habían descrito persisten y, "de manera alarmante, la mayoría están empeorando".

El manifiesto recoge algunas de esas señales, entre las que destacan una reducción del 26% en la cantidad de agua dulce disponible por habitante; una reducción en la captura de peces salvajes, a pesar de los esfuerzos; un aumento del 75% en el número de zonas muertas en los océanos; una pérdida de más de 121 millones de hectáreas de bosque; continuos aumentos en las emisiones globales de carbono y en las temperaturas promedio; un aumento del 35% de la población humana; y una reducción del 29% en el número de mamíferos, reptiles, anfibios, aves y peces.

Por ello los científicos sugieren trece áreas en las que actuar para revertir esas tendencias negativas y sugieren que puede ser necesaria una corriente de presión pública para convencer a los líderes políticos para que adopten las medidas correctivas apropiadas.

El primer documento lanzado hace 25 años permitió generar ciertas presiones para que los políticos tomasen decisiones como el establecimiento de más reservas marinas, fortalecer las leyes contra la caza furtiva y restringir el comercio de la vida silvestre, la mejora de la planificación familiar, y la adopción de energías renovables, entre otros.

Aunque el panorama parece sombrío, los científicos señalan que se han hecho progresos en algunas áreas como la reducción de los productos químicos que dañan la capa de ozono y el aumento de la energía generada con fuentes renovables. Además, en algunas regiones se ha producido un "rápido descenso en las tasas de natalidad, lo que puede atribuirse a inversiones para la educación de las mujeres" y también se ha registrado una ralentización de las tasa de deforestación en algunos lugares.

"Pronto será demasiado tarde para cambiar el rumbo de nuestra trayectoria fallida", recalcan los autores, que terminan su documento con un mensaje optimista si afrontan juntos los desafíos ambientales. "Podemos hacer un gran progreso por el bien de la humanidad y del planeta del que dependemos", concluyen.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios