www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PREMIER LEAGUE

El derbi de Manchester acabó con una trifulca a botellazos con Mourinho de por medio

El derbi de Manchester acabó con una trifulca a botellazos con Mourinho de por medio

EL IMPARCIAL
lunes 11 de diciembre de 2017, 19:57h
Lukaku fue el gran protagonista de la batalla campal que se armó al término del duelo.

El Manchester City ganó este domingo en Old Trafford (1-2) y, con ello, asestó golpe de autoridad a la Premier, ya que con ese triunfo deja a sus vecinos del United, los principales persguidores, a once punto de distancia. En diciembre parecería que el título ya tiene dueño, y es que los pupilos de Pep Guardiola siguen sumando récords y con los tres puntos arrancados a su enemigo íntimo encadenan una racha de imabtibilidad que ls lleva a cosehar 46 puntos de los 48 posibles.

Su superioridad se basa en el juego de toque y también en la competitividad patrocinada por una ganancia de consisencia defensiva que les lleva a sacar puntos cuando no juean tan fluido con la pelota. Esa faceta es la que les sacó del empae que había arrancado el sistema de Mouriho. El portero Ederson taparía varias opciones a Lukaku, el centro de las críticas en la trinchera de los red devils por su mal partido de cara a la portería rival y su fallo en el decisivo gol de Otamendi.

Pero no concluyó ahí el mal día del delantero belga, que ha jugado todos los minutos de todas las competiciones -Premier League, Champions League y Supercopa de Europa- salvo los últimos 16 del partido inbtrascendente que jugaron ante el CSKA la pasada semana. La frustración por haber marrado las mejores opciones de su equipo en un partido muy relevante de cara a la conclusión de la Premier y el pobre bagaje goleador -12 dianas en todas las competiciones- parecería haberse conducido a perder los nervios cuando el colagiado pitó el final del derbi.

El nueve elegido por Mou para su pretendido segundo año triunfal en el Teatro de los Sueños desencajó su compostura en el túnel de vestuarios. Aunque sería Mourinho el primero en encender la mecha de la tensión latente. El técnico luso se acercó al vestuario de sus contrincantes para recriminarles que celebraran con la música tan alta su victoria. Esa parada, de camino a la conferencia de prensa post-partido, no sentó nada bien a Ederson, el guardameta brasileño que salvó los tres puntos de su equipo y negó el empate a los locales.

El ex entrenador del Real Madrid y el meta visitante se enfrascaron en una dura discusión en portugués que terminó por contaminar toda la escena. Hasa tal punto que jugadores de ambos equipos y miembros del cuerpo técnico de las dos delegaciones concurrieron a los pasillos para participar de un intercambio encendido de palabras que pasó a las manos por obra de Lukaku. El delantero lanzó un botellazo que impacto en un fisioterapeuta del City y en la mano derecha de Guardiola, Mikel Arteta.

El lanzamiento provocó una brecha en el estratega vasco, que este lunes entró a la práctica del City en su ciudad deportivo tapándose la deja que habría sido herida por la agresión del belga. Sea como fuere, la narración explica que Mourinho abandonó la escena con al ropa ensangrentada y que la policía disolvería la escaramuza cuando ya involucraba a 20 personas y la amenza de un intercambio más abrupto de golpes era explícita. Ni Mou ni Pep hicieron referencia alguna al incidente aunque los medios británicos ya han calificado lo acontecido en las tripas de Old Trafford como unod e los episodios más vergonzosos desde que se creara la Premier League a comienzos de los 90.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios