www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

Es posible la gobernabilidad

lunes 11 de diciembre de 2017, 20:16h

¿Qué pasará el 21-D? No lo sé, pero no creo que sea peor que lo sucedido durante el mes de septiembre y octubre. De momento, el golpe de Estado de carácter civil se ha detenido. Seguramente, los independentistas pierdan la mayoría absoluta. Quizá los de Podemos salgan muy tocados… Pero todo eso son especulaciones. Aquí lo único real son los sondeos que, naturalmente, todo el mundo interpreta en función de sus intereses de partido. Las encuestas se hacen para influir en los electorados. El problema catalán ha quedado reducido a la cuestión electoral o, peor aún, a las encuestas y sondeos sobre intención de voto para el 21-D. ¡Todos quieren ganar las elecciones! ¡Ganar las elecciones siempre! ¡Ganar las elecciones como sea! A eso ha quedado reducida la cuestión catalana.

Todos los partidos políticos catalanes y sus líderes son una reminiscencia curiosa de la mentalidad de los siglos pasados. Se salen del guión de la corrección política los de C´s, un poco el PSC y, a veces, los del PP, pero el resto de líderes políticos han adoptado sucesivamente un tono maximalista, terco y dogmático. Todos buscan el voto intentando demostrar, como dice el dicho popular, “que son seres humanos que los tienen bien puestos”. La tozudez agrada a quienes se mueven por los instintos más elementales y bajos. “Voto a estos”, dicen los separatistas, “porque sí y punto”. Esa fue la clave de la política de finales del XIX y el comienzo del siglo XX y siguen dominando toda la política catalana de nuestra época, especialmente la de los separatistas… No hay un solo argumento nuevo ni tampoco una propuesta política que no sea saltarse la ley y agredir a quienes les dan la posibilidad de participar en un sistema democrático. Les da igual todo, salvo seguir matando lo que les da vida: España.

El salvajismo de los partidos separatistas catalanes no tiene parangón con otros partidos secesionistas europeos. Los líderes de los separatistas no se mueven de su sitio desde hace más de un siglo y medio. Han demostrado sobradamente que es imposible pactar nada con ellos. Son desleales, cínicos y traidores. No se merecen la Constitución del 78. Les dio la Autonomía y ellos la han matado. Sí, el fanatismo, propio de sociedades cerradas, es la principal directriz de la política separatista; de hecho, entre los partidos políticos secesionistas, apenas hay diferencias. Los seguidores de Junqueras no se distinguen ideológica y políticamente de los seguidores de Puigdemont. Todos son independentistas, pero, además, son incapaces de elaborar una argumentación política para mostrar cuáles son los criterios para diferenciarse de los otros independentistas. ¿Qué diferencia políticamente a Puigdemont de Junqueras? Nadie lo sabe, porque ellos mismos lo desconocen. Los contrastes son solo de orden personal. Ellos han privatizado, o mejor dicho, particularizado lo que es común. Son tipos de carácter totalitario. Si no hay matices de diferenciación entre unos partidos y otros, entonces desaparece la política.

No existe, pues, una matriz intelectual o política que diferencie al encarcelado Junqueras del fugado Puigdemont. Esa tragedia también persigue a los posibles aliados de los independentistas, pero, sobre todo, podría dejar fuera de juego político a los de Catalunya en Comú, primero, y más tarde a Podemos en toda España. ¿Cuál es el argumento que le ofrecería Junqueras a Doménech, el líder de los Comunes-Podemos, para que éste pudiera darle su apoyo? Ninguno que sea distinto del que pudiera ofrecerle Puigdemont. Dicen lo mismo y son lo mismo. Su separatismo es idéntico. No han conseguido elaborar un solo argumento que los diferencie. O sea el señor Domènech no tiene otra base para apoyar a los independentistas que su propia arbitrariedad. Si los de Comú-Podemos no quieren ser tildados de “independentistas” montaraces y bestias, me parece que solo tienen una salida votar con la posible coalición de C´s, PSC y PP… No es una utopía. Cosas más raras se han visto. O eso o quedarán reducido en las elecciones generales a lo que fue el PCE en sus peores épocas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (10)    No(0)

+
1 comentarios