www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

SERIE A

Donnarumma, de 18 años y heredero de Buffon, se rompe, presa de su agente

jueves 14 de diciembre de 2017, 20:34h
El portero rompió a llorar por los cánticos ofensivos que la grada ultra de San Siro le dedicó en un partido de Copa.

Mino Raiola, es ampliamente conocido en el ámbito futbolístico por ser uno de los agentes de futbolistas que peor trato de a los clubes. No conoce los filtros a la hora de atacar o crear inestabilidad en las entidades balompédicas si contrmpla una ventana, por mínima que sea, para hacer negocio y, con ello, las maletas. Por sus manos ha pasado Ibrahimovic, el jugador que más millones de euros ha generado en conceptos de traspados en toda la historia del fútbol. Ese récord es culpa suya en gran parte.

Pues bien, este polémico agente, de agresivo carácter negociador, ha cazado a Gianluigi Donnarumma, portero italiano de 18 años, canterano del Milan y proclamado en el Bel Paese com el único nombre con opciones de llegar a ser el heredero de Gianluigi Buffon. Esta destinado a ser la cara que guía a la resurrección de Italia, de la Nazionale, después de la jubilación de la camada que no pudo llevar al seleccionado al Mundial de Rusia.

En julio, cuando la figura del guardamenta precoz pero experimentado ya en la Serie A era relacionado con multitud de clubes aristocráticos del Viejo Continente, entre ellos el Real Madrid, Raiola intentó frenar su renovación con el Milan para hacer caja con la comisión que percibiría si su cliente firmaba uno de los gruesos estipendios que le ofrecían. Entonces, el jugador ya sufrió una irresistible ráfaga de críticas de la hinchada rossonera.

Finalmente, el agente accedió a renovar el contrato con un club que este verano ha cambiado de dueño y que está en pleno proceso de relanzamiento, con fichajes millonarios como el de Bonucci. Donnarumma amplió el acuerdo que expiraba en junio de 2018 hasta 2021, con un salario muy bien incrementado. Pero nunca estuvo de acuerdo con la renovación mencionada. Y es que tiene entre manos a un casi adolescente que apunta a estrella mundial. Y sabe que antes de que se desinfle la pompa -que puede hacerlo- debe explotar el jugo económico al jugador al que presuntamente asesora.

El caso es que han avanzado los meses y los malos resultados del club, el cambio de entrenador y otros menesteres extradeportivos han deslizado los focos de la rebeldía veraniega del joven portero. Sin embargo, Raiola se encargó de volver a situar los focos de la atención y la tensión sobre Donnarumma el pasado martes. Declaró el representante que los directivos del Milan ejercieron "presiones psicológicas" a su cliente y que firmaron el nuevo contrato sin la presencia del representante ni la de su abogado, Vittorio Rigo.

Según el Corriere della Sera, dichas presiones llevaron al jugador a enviar una carta a la cúpula del Milan en la que lamentaba la actitud de los directivos y en la que apelaba al artículo 1435 del Código Civil italiano, que prevé la anulación del contrato en estos casos. Es decir, Raiola estaba empeñado en anular el contrato para poder salirse con la suya y sacar tajada de otras latitudes.

El resultado de esa maniobra ha sido que el jugador ha regresado al sufrimiento de los insultos y los menosprecios emitidos desde su propia tribuna. El episodio consiguiente a la perversión de Raiola aconteció en en mero partido de Copa de Italia, con el Milan compitiendo frente al Verona. Un día después de la entrevista concedida por el agente en uno de los medios deportivos más importantes del país, el sector radical de la fanarticada milanista se reprochaba al futbolista de 18 años lo siguiente: "¿Seis millones al año y el sueldo de un hermano parásito es violencia moral? ¡Vete ya, la paciencia se ha terminado!".

Los gritos de "Dollarumma trozo de mierda" conmocionaron al jugador de 18 años y sus emociones se desbordaron. Al acabar el partido se filtraron unas imágenes en las que Donnarumma rompe a llorar y ni Bonucci puede consolar el dolor de un futbolista al que ha rebasado la presión generada por su representante. La impactante escena revela la tensión latente en la que convive el arquero desde verano. Y, para más inri, el Milan ha respondido porque ya consideran que la situación se ha convertido en un problema.

Massimiliano Mirabelli, director deportivo del club, ha declarado este jueves que "Gigio (Donnarumma) jamás ha expresado su deseo de dejar el Milán. Sin duda, hay alguien que quiere inventarse cosas a propósito, pero protegeremos el club". "No hay ninguna reunión prevista con Raiola. Donnarumma tiene contrato hasta 2021 y no hay más que hablar", prosigue el directivo antes de confesar que “al principio me hizo gracia, pero la situación ya es seria”.

Por último, Mirabelli ha sentenciado que sólo dejarán salir a Donnarumma si el propio jugador se arrastra hacia las dependencias del club y lo suplica. "Tendrá que venir suplicándolo y entonces la venta se haría bajo nuestras condiciones. Hay una persona que está perjudicando nuestra imagen y la de nuestro club”, zanjó. El agente que es imagen de las críticas que muchos analistas y ex futbolistas arguyen contra el poder de los representantes en el fútbol actual ha desnudado al realidad de muchas situaciones, para desgracia de su joven cliente.

"¿Donnarumma? Además de sus cualidades, hablamos de un niño que quería ir a Rijeka a toda costa, incluso si no era convocado. No se pierde un entrenamiento y en Benevento lloró al final del partido. Él siempre tendrá el apoyo, es el mejor portero del mundo y un gran hombre", ha diagnosticado su nuevo entrenador, Gennaro Gatusso.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios