www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CONVIVIÓ CON EL PINTOR DURANTE OCHO AÑOS

Rosario Weiss, ahijada de Goya, da el salto a la Biblioteca Nacional

EL IMPARCIAL
martes 30 de enero de 2018, 12:10h
Rosario Weiss, ahijada de Goya, da el salto a la Biblioteca Nacional
Ampliar
El Museo Lázaro Galdiano organizó una exposición hace tres años dedicada a su obra.

La Biblioteca Nacional reúne en una exposición un centenar de obras de Rosario Weiss, ahijada de Francisco de Goya y una de sus alumnas más aventajadas. Hija del ama de llaves del pintor, residió junto al artista en su domicilio entre 1821 y 1829, primero en Madrid y después en Burdeos cuando el autor de Las Majas hubo de exiliarse.

La muestra, organizada en colaboración con el Museo Lázaro Galdiano, permite contemplar algunas de sus obras - se cree que su producción alcanza las 58 piezas- sus mejores retratos al propio Goya, a Ramón Mesonero Romanos, a su hermano Guillermo Weiss, a los hermanos Velluti o a una dama de Burdeos. Además, Weiss dibujó paisajes y trabajó la técnica de la litografía como en Autorretrato y El Genio de la Libertad, Espronceda.

La joven Rosario Weiss, que tenía 14 años cuando Goya murió, gozó del privilegio de ser testigo de la cotidianidad del pintor, lo que le permitió compartir con él sus primeros pasos en el dibujo, técnica que aprendió gracias a las indicaciones de su maestro. Después de aquel primer contacto con el lápiz y el papel, y tras el fallecimiento de su mentor, Rosario ingresó en una escuela especializada en Burdeos y más tarde, tras el decreto de la amnistía fiscal, en el Museo del Prado y la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando como copista.

Esta desconocida artista, que se rumorea con la posibilidad de que fuera hija suya, gozó de la protección de Goya, quie la llamaba 'mi Rosario' en sus cartas: “Quisiera que usted la tuviera como si fuera hija mía ofreciéndole la recompensa ya con mis obras o con mis 'averes'”, le escribe el pintor a Joaquín María Ferrer.

"Weiss comenzó a dibujar gracias a los esbozos que el aragonés hacía para que ella los copiara o completara, y en 1825 entró en la escuela pública de dibujo que Pierre Lacour (1778-1859) dirigía en Burdeos, donde recibió instrucción académica", explica la BNE, que añade que su formación francesa atemperó la expresividad de sus primeros pasos junto a Goya, "dirigiéndolos hacia el trazo preciso, limpio y ordenado que entonces predominaba en Francia, a la manera de Ingres".

En Madrid, adaptó con éxito su estilo al Romanticismo hispano y desarrolló una breve pero intensa carrera profesional: "Compaginó la copia de pinturas de grandes maestros (Goya, Velázquez, Murillo, Tiziano, Rubens, Van Dyck), muy demandadas entonces, con la realización de retratos a lápiz de escritores y personajes de la burguesía liberal, en su mayoría socios como ella del Liceo Artístico y Literario (Espronceda, Zorrilla, Mesonero Romanos, Larra). También dibujó del natural apuntes de plantas y árboles, e hizo paisajes idealizados con castillos, lagos o ruinas. Además, fue una excelente litógrafa".

En 1840, Weiss tuvo el honor de ser una de las pocas mujeres en ingresar como académica de mérito por la Pintura de Historia en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Dos años después alcanzó su máximo reconocimiento cuando la nombraron maestra de dibujo de Isabel II y su hermana, la infanta Luisa Fernanda, cargo que desempeñó durante muy poco tiempo, pues murió de cólera el 31 de julio de 1843.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+
0 comentarios