www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EXPOSICIÓN

Velázquez, Goya, El Greco o Ingres: los ídolos que inspiraron a Picasso

Elena Viñas
x
elenavinaselimparciales/11/5/11/23
jueves 15 de febrero de 2018, 09:47h
El Círculo de Bellas Artes repasa sus influencias y obsesiones.

Velázquez era el "auténtico pintor de la realidad" para Picasso, y sus obras una fuente de inspiración como también las de Goya, El Greco, Rembrandt o Ingres, a quienes se refería como sus "ídolos". Una exposición de su obra gráfica organizada por el Círculo de Bellas Artes en colaboración con la Fundación Banacaja – principal prestamista - permite saber más sobre quiénes fueron sus referentes y qué obras despertaron en él ciertas obsesiones.

Concebida como una muestra que reivindica el papel del museo como "fuente de inspiración", según Juan Barja, director del CBA, su recorrido ha sido dividido en ocho espacios que, aunque no del todo bien delimitados, dan a conocer cuál fue el acercamiento que hizo Picasso a museos como el Prado, el Louvre o el extinto Trocadero.

Es bien conocido el vínculo que tuvo el artista con el Prado, de quien fue su director. Lo visitó por primera vez cuando tenía 13 años, momento en el que dejó constancia de la impresión que le habían despertado los personajes marginales de Velázquez como El niño de Vallecas. Sin embargo, no se aproximó a Las Meninas hasta los 75 años, cuando versionó el cuadro hasta en 44 ocasiones. Una de esas versiones al óleo fechada en 1957 del Museo Picasso de Barcelona, que rara vez abandona su colección, ha sido incluida en el montaje.

En el Prado también estudió la obra de Goya y El Greco, a quien reivindicó desde fechas tempranas. Tanta admiración despertó en él el artista griego, por entonces denostado, que con solo 18 años pintó un Hombre al estilo del Greco; un óleo sobre tela que también ha sido incluido en la exposición.

El tema del pintor y la modelo, muy abordado por Picasso en su obra, es uno de los más representados en la exposición al igual que las citas en su trayectoria al arte íbero y primitivo, que conoció, respectivamente, en el Louvre y el extinto Museo de Etnografía del Trocadero. De esa influencia da cuenta la obra reunida en torno a Las señoritas de Aviñón, obra capital en la Historia del Arte por dar comienzo al cubismo, en la que los rostros de las representadas remiten a las máscaras africanas que contempló el artista.

Si bien, de la colección del Louvre tiene la misma importancia la influencia que ejerció en su trayectoria el orientalismo de Las mujeres de Argel, de Delacroix; mujeres entre las que el artista decía poder ver el rostro de su musa Jacqueline, según ha relatado el comisario de la muestra, Javier Molins.

A juicio de Molins, de entre los maestros franceses quien gozó de gran admiración en la vida y obra de Picasso fue Ingres. “Le fascinaba sobre todo El baño turco. Estaba obsesionado con la figura de la mujer recostada”, que también estudió en La Odalisca, de Ingres; Las Majas, de Goya, y La Olimpia, de Manet.

Una selección de los 35 grabados dedicados a Degas, otra de sus influencias, completan el recorrido, en el que también hay espacio para otros dos grandes maestros de la escuela italiana, Rafael, y del norte, Rembrandt, una de sus mayores obsesiones en la última etapa de su vida.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios