www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

MOTOCICLISMO

MotoGP. La depresión de Valentino Rossi contada por Valentino Rossi
Ampliar

MotoGP. La depresión de Valentino Rossi contada por Valentino Rossi

jueves 22 de febrero de 2018, 01:19h
El genial piloto no ha superado la muerte de Marco Simoncelli.

La faceta sensible de Valentino Rossi ha quedado demostrada de forma consistente a lo largo de los años. Discurre en pararlelo a su perfil competitivo, ese que llevó a jurar en hebrero y hasta a tirar de la moto a Marc Márquez cuando comprendió que se le escapaba el Mundial de MotoGP. Il Dottore es un gigante del motociclismo pero un ser humano no tan épico en cuanto a su manejo de las emociones, sobre todo si se trata de amigos o familiares.

Esto es algo que se sabía, pero aún así no ha dejado de sorprender las declaraciones ofrecidas a Riders. En la charla Rossi describe el 23 de octubre de 2011 como uno de los peores días de su existencia. Uno de esos que marcan una vida. En la mañana de aquella jornada compartía pista con Marco Simoncelli cuando el italiano se fue al asfalto para acabar perdiendo la vida. El mito no ha superado aquella vivencia traumática. Sic, así llamaba a Simoncelli, era uno de sus protegidos.

"Éramos muy amigos, estábamos juntos casi todos los días. Íbamos a cenar y Sic, que solía traer sushi, comía el doble que nosotros", avanza Valentino, tierno, antes de desnudar las consecuencias de verle fallecer. “Estar involucrado en el accidente fue devastador para mí y muy difícil de superar. Lamenté estar ahí, si hubiera ido dos motos por detrás o por delante hubiera sido un poco más fácil, pero ahora cuando pienso en el Sic sólo tengo recuerdos positivos", confiesa.

"He seguido adelante por amor a la moto, de lo contrario ya lo hubiera dejado. Una situación como aquella no se supera", reconoce un piloto que se sabe marcado por ese lance trágico, un evento que le afectó y que le llevó a crear una academia de pilotos, la VR46 Riders Academy.

"La Academy nació de Marco. En 2006 atravesó una crisis, no era rápido y me pidió acompañarme para ver cómo me entrenaba. Yo era su amigo, pero tuve dudas ya que guardaba con celo mi forma de entrenar. Finalmente pensé que si había alguien que me hiciera compañía cuando estaba haciendo cross sería bonito". "Y de ahí nació la Academy. Entonces llegó Franco (Morbidelli) y cuando pasó el accidente de Sic decidimos seguir adelante con el proyecto para recordarle", expone.

El nueve veces campeón del Mundial, finalmente, sostene que lo único nuclear en su vida tras la muerte de Simoncelli fue su pasión por el motocicismo. Ese fue su asiento en la tierra. "Había tenido una larga carrera profesional y ya había ganado muchos títulos, podía decir basta. Traté de separar las dos cosas, el dolor y lo que había que hacer para superarlo. Luego pensé en mi carrera y decidí que quería seguir, regresar a Yamaha y volver a ganar", rubricó.

Y, por cierto, deja este elogio a Marc Márquez: "Es impresionante lo que hace. También que no se caiga más. El año pasado se salvó tantas veces que no puede ser por casualidad. Para mí, él se ha empleado para mejorar esa técnica. Su estilo de pilotaje le ayuda. No sé si es natural o si lo ha trabajado. Él mete su cuerpo entre la moto y el asfalto, usándolo para no caerse. Antes de él, nunca había pasado".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.