www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

OCTAVOS DE FINAL (IDA): MARSELLA 3 ATHLETIC 1

Europa League. Theuvin y Payet lanzan al Marsella y hunden al Athletic | 3-1

Europa League. Theuvin y Payet lanzan al Marsella y hunden al Athletic | 3-1

jueves 08 de marzo de 2018, 23:01h
El primer cuarto de hora sentenció el primer capítulo del cruce. Herrerín fue el mejor y Aduriz rescató un gol que da esperanzas.

El Athletic de Bilbao viajó a Marsella anhelando que la Europa League siguiera suponiendo un oasis de autoestima dentro de esta temporada tenebrosa que atraviesan. La obra de Ziganda se ha tambaleado a lo largo del curso, y el torneo continental ha sido su ancla. Eliminados en Copa por el Formentera (en treintaidosavos), en LaLiga viajan a nueve puntos de la sexta plaza y, sobre todo, con sólo 12 unidades sobre los puestos de descenso. Su desempeño dibuja un vaivén continuado en el que la falta de consistencia defensiva se ha agudizado como elemento definitvo en la sangría sufrida. Por ello, el aterrizaje en el Velodrome parecería constituir un soplo de aire fresco.

Pero tardó 44 segundos el Olympique en asestar un golpe de realidad a los rojiblancos. Rudi García, el técnico que reconstruyó la competitividad de la Roma, mandó a su ofensiva apuesta (4-2-3-1, con Luiz Gustavo como única pieza defensiva del centro del campo) que saliera al verde con la intención de generar un incendio de ritmo, agresividad y verticalidad. Y lo consiguieron. En la primera acción brotó la clase del mediapunta talentoso Thauvin (único jugador de la Ligue 1, junto a Neymar, con al menos 10 goles y 10 asistencias). Hilvanó una combinación delicada, en la frontal, que concluyó con asistencia de seda para que Ocampos abriera el marcador desde el segundo poste.

Respondería minutos después Aduriz -recuperado para la causa-, con un lanzamiento que Mandanda atajó sin problemas, pero esa tratativa sólo representaría una anécdota dentro del guión global. Los franceses presionaban muy arriba, ahogando la salida de pelota vasca, y, además, neutralizaban los pelotazos hacia el goleador visitante y hacia Raúl García, quedando Iñaki Williams y Susaeta desconextualizados. Y la tormenta energética erosionaría aún más a la maltrecha mentalidad de los de Lezama.

Herrerín sería el mejor de su vestuario, ejerciendo como último filtró del naufragio de la retaguardia vizcaína, deshilachada por la velocidad de pase y de la transición local. El meta acumularía centros atrapados pero nada podría hacer ante el error grosero cometido por Etxeita. El central emitiría un despeje muy pobre, regalando la pelota a Payet. El internacional galo, sensación de la última Eurocopa, no perdonó y puso el 2-0 en el minuto 14. Los pupilos del 'Cuco' ni siquiera llegaban a achicar agua. Se esforzaban, impedidos para tomar respiro por la vía del juego de toque o el lanzamiento de contras, pero no remitiría la lluvia de llegadas de un coloso marsellés que tardaría en dejar de rondar la frontal del área ajena.

Thauvin y Payet gobernaron la orquesta francesa. El juego entre líneas agujereaba sin parar la espalda de Beñat y San José. En consecuencia, Herrerín tuvo que emplearse a fondo para taponar dos manos a mano con el propio Thauvin y el punta Germain (este último, promocionado por otro fallo de Etxeita). Y sólo habían corrido 20 minutos. En el 24, el virtuoso extremo diestro que inauguró el arranque fulguroso de su club con una asistencia chutaría buscando la escuadra vasca -sin éxito- y de inmediato Germain no remató, por poco, un pase maravilloso de Luiz Gustavo. El dominio anatómico y de juego del Olympiquie fue autoritario.

Iría flojando el ratio de revoluciones un sistema de Rudi García que, por el contrario, inquietaría a Herrerín hasta el entretiempo. Pero ese desamarre del hiperactivo sistema de ayudas permitiría tomar algo de oxígeno a la medular rojiblanca. No había tenido oportunidad de probar la fragilidad defensiva del tercer clasificado de la liga francesa. Y hasta el 37 no lo lograría. Fue Aduriz, pieza clave -con gripe-, el que ejecutó el segundo y el tercer disparo de su colectivo con envíos que engatilló de los primeros centros peligrosos de Williams. El cuero se iría a las nubes. Aún así, asomaba un nuevo paisaje, con el Marsella dispuesto a gestionar la cosecha desde el repliegue y contragolpe. Y cuando la deriva, más pausada, susurraba un camino hacia el entretiempo plácido, el colegiado regaló un penalti por mano de Rami a los de Ziganda. Aduriz recortaría distancias con un lanzamiento a lo Panenka -minuto 45-.

Quedaba por comprobar si el cataclismo sufrido y protestado por los franceses sobre la bocina condicionaría el planteamiento en la reanudación. El gol a domicilio vasco cambiaría la relación de fuerzas y de ambición. Los dos equipos no expondrían y virarían hacia una idea menos arriesgada, más táctica. El resultado fue la reducción del fluir de llegadas a la portería contrincante. Sólo lanzamientos de falta inocuos (centrados por Payet) amenazaron a un Athetic que subió las líneas. Y hasta el minuto 58 no se registraría ningún chut a puerta. Eso sí, el problema para los vizcaínos es que acabó en el fondo de su arco.

Payet combinó con Thauvin y Maxime Lopez en la veta defendida por Balenziaga, la preferida por los franceses. Llegaría hasta línea de fondo el mediapunta y desde allí propulsaría un centro raso y espinoso que Ocampos tradujo en el 3-1. El argentino firmaría su doblete al anticiparse a De Marcos y rematar, de primeras, un balón que golpearía en el poste antes de llegar a su encuentro con las redes. Herrerín pudo desviar esu trayectoria pero no despejarla. Y el portero a punto estaría de volver a csacar un esférico de su meta segundos más tarde, cuando Germain cabeceó un centro de Payer lamiendo el poste.

El Athletic sufriría un nuevo shock en su confianza y abriría otra ventana para el crecimiento ofensivo del Marsella, abandonando el paso adelante pretendido para el segundo tiempo. El Olympique continuaría enfriando el tempo, con y sin pelota, al tiempo que los cambios se sucedían. Entraron Córdoba, Lekue, Njie y Zambo Anguissa por Susaeta, Balenziaga, Thauvin (lesionado después de que Aduriz le pisara el talón) y Germain. Y sobrevino el cuarto de hora postrero con Luiz Gustavo constatando su categoría como patrón de la medular. El brasileño lució en el corte y como distribuidor, sin parangón dentro de la delegación visitante. Y García apostó por gozar de más equilibrio (quitó a un delantero y metióa un interior), esto es, cerrar la irrebatible victoria con el monopolio de la pelota.

Mikel Vesga participaría de los 15 minutos finales -por un Raúl García transparente-, con Njie examinando si Herrerín iba a permitir una goleada. La flecha de Camerún se desnudó como el suplente más incisivo, el que con más hambre quiso sentenciar la eliminatoria, aunque sus escapadas contravinieran la trama ideada por su entrenador. Y, aunque Rudi García conocía el peso del cansancio en su propuesta -por eso pidió anestesia por el cauce de la posesión, Payet todavía tuvo fuelle para acelerar en contragolpe y dejar a Ocampos en mano a manos con el portero vasco. Le superaría, pero Etxeita negó el hat-trick del argentino con un escorzo sobresaliente -minuto 84-.

Se mostró impotente el sistema vizcaíno ante la superioridad marsellesa en los parámetros de calidad, morfología física y rigor táctico. Sólo algún chispazo de Iñaki Williams fue reconocible. Beñat fue neutralizado y toda la línea defensiva, sonrojada. Pero Herrerín y Aduriz rescataron un marcador que lleva estos octavos a San Mamés con la posibilidad de remontar si anota dos goles -a una zaga nada consistente- y no recibe ninguna diana. Su falta de argumentos en esta fecha es reversible si se afina el equilibrio, al precisión y, por encima de todo, la cohesión colectiva. Necesitarán los leones jugar el mejor partido de su curso.

- Ficha técnica:

3 - Olympique Marsella: Mandanda; Sakai, Rami, Rolando, Amavi; Luiz Gustavo, López (Sarr, m.86); Thauvin (Njie,m.62), Payet, Ocampos; y Germain (Anguissa, m.71).

1 - Athletic: Iago Herrerín; De Marcos, Yeray, Etxeita, Balenziaga (Lekue, m.69); Williams, San José, Beñat, Susaeta (Córdoba, m.62); Raúl García (Vesga, m.78) y Aduriz.

Goles: 1-0, m.1: Ocampos. 2-0, m.14: Payet. 2-1, m.48+: Aduriz, de penalti. 3-1, m.57: Ocampos.

Árbitro: Manuel Jorge de Sousa (Portugal). Mostró tarjeta amarilla a los locales Germain (m.38), Rami (m.46+) y Payet (49+), y los visitantes San José (m.55), Susaeta (m.59) y Beñat (m.82).

Incidencias: Partido de ida de octavos de final de la Liga Europa disputado en el Estadio Velodrome, de Marsella, ante unos 30.000 espectadores. Entre ellos unos 200 seguidores rojiblancos. Se guardó un minuto de silencio en memoria del jugador italiano Davide Astori, el capitán del Fiorentina recientemente fallecido.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios