www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ATLETISMO

Sir Mo Farah, campeón olímpico y mundial de fondo, acusa de racismo a la Policía alemana

domingo 11 de marzo de 2018, 00:32h
La estrella del deporte sufrió un incidente con los agentes en un aeropuerto germano.

Mo Farah, nacido en Mogadiscio (Somalia) y nacionalizado británico, es el atleta dedicado al fondo con más entorchados en sus piernas de la actualidad. Doble ganador olímpico del 5.000 (Londres 2012 y Río 2016) y del 10.000 (Londres 2012 y Río 2016), en su palmarés también figuran seis oros en Mundiales (tres en 5.000 y tres en 10.000, el último en la cita de Londres de 2017) y otros cinco oros en Europeos (tres en 5.000 y dos en 10.000). Toda esa mochila de medallas y su dominio en los últimos Juegos Olímpicos británicos le valieron el distintivo de Sir.

Pues bien, convertido en una personalidad respetada y considerado como el deportista de 2017 por la BBC, ha saltado a los focos de los medios de Reino Unido después de que el pasado martes denunciara haber recibido un trato racista por parte de la Policía de Munich. Según su relato, al que adjunta un vídeo publicado en las redes sociales, los agentes se dirigieron a él en términos de discriminación racial cuando se disponía a subirse a un avión para dirigrse hacia Etiopía, lugar en el que tiene pensado entrenar -en altitud- para prepararse para la venidera Maratón de Londres. "Estoy triste porque he recibido acoso racial... en 2018!!!", publicó.

El día del brete que asegura haber padecido exigió una disculpa formal de la Policía Federal de Alemania y del aeropuerto de la capital bávara. Además, su agente ha explicado que Farah fue expulsado de la puerta de entrada de acceso al avión por un agente. "Mo sufrió un incidente de motivación racial y siente que fue tratado de manera injusta por el personal de seguridad del aeropuerto", señaló este portavoz del atleta para, después, manifestar que su cliente "se mantiene en su denuncia pública".

La Policía alemana también ha ofrecido su versión. "No hubo ningún acoso racial", proclama un portavoz policial. Y prosigue aclarando que el atleta discrepó sobre las normas de seguridad del recinto y "bloqueó las zonas de acceso y comenzó a gritar que todo era un tema racial". Según el argumento de los agentes, fue instado a abandonar esa postura de bloqueo de la zona de acceso y al no responder recibió un "leve toque" para que se introdujera y aliviara el tapón.

El parecer del corredor, de 34 años y que se impuso en la Media Maratón de Londres el pasado fin de semana, dista mucho de la Policía Federal de Alemania. El portavoz policial afirma que "la seguridad del aeropuerto de Munich corresponde a una empresa privada de seguridad relacionada con el estado de Bavaria", por lo que se desliga de la escaramuza con el atleta. Y hace hincapié en que Farah "fue registrado y culpó de ese registro a un tema racial". "Obviamente, él estaba muy enfadado, pero un oficial trató de explicarle que se trataba de una medida rutinaria, pero desafortunadamente no funcionó".

"Entonces, un agente le pidió que abandonara la punto de seguridad que estaba bloqueando y (Farah) empezó a enfadarse cada vez más. Siguió discutiendo y acusando al personal de seguridad y a la Policía de ser racistas. En ese punto Sir Mo Farah empezó a filar una zona sensible de seguridad, algo que no está permitido. El agente le ordenó que dejara de filmar inmediatamente y como lo ignoró el policía le pidió que se fuera hacia dentro de la puerta de embarque. El señor Farah ignoró la segunda orden, por lo que un agente le tocó levemente para sacarle del punto de seguridad", relata el informe policial.

Lo cierto es que este es el segundo incidente polémico que protagoniza el fenomenal corredor en los últimos tres meses. Y es que el pasado 25 de diciembre decidió felicitar la Navidad a sus seguidores de Instagram. Lo hizo publicando una imagen en la que aparecía con un gorro de Santa Claus y escribiendo "¡Feliz Navidad!". El problema es que Farah es un musulmán practicante declarado y muchos de sus seguidores parecieron encontrar alguna contradicción en término religiosos.

"Has sido bendecido con el nombre del amado profeta Mahoma (Mo) y es mejor que protejas ese hombre honorable y el de tu religión, el islam", le respondió un seguidor. Otro fue más tajante: "El respeto que tenía por tí se ha esfumado. Vergüenza". "¿Estás bromeando? Eres musulmán, no puedes hacer eso. Das lástima", le dijo otro seguidor. Pero además de esa corriente crítica también encontró muestras de apoyo que relativizados el hecho religioso.

"¿Qué hay de malo en decir 'Feliz Navidad'? No se trata de que él lo esté celebrando. Tenemos gente que no celebra el Ramadán y son bien conocidos por felicitar el Ramadán pero en este caso no es problema, así que, ¿por qué va a serlo en el otro caso (el de Farah)?", arguyó un seguidor. Precería que el fondista excepcional está acaparando más focos fuera de las pistas en este tramo final de su exitosa carrera deportiva. Quiera o no quiera.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.