www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CASO GABRIEL CRUZ

La asesina de Gabriel iba insultándolo mientras trasladaba su cuerpo

Ana Julia Quezada, la asesina confesa de Gabriel Cruz.
Ana Julia Quezada, la asesina confesa de Gabriel Cruz. (Foto: EFE)
viernes 16 de marzo de 2018, 17:50h
Ana Julia Quezada actúo con "pura maldad" para llevar a cabo "su macabro plan criminal".

Ana Julia Quezada, la asesina confesa de Gabriel Cruz, actúo con una "malvada voluntad dirigida especialmente a asegurar su macabro plan criminal”, asegura el auto del juzgado de instrucción número 5 de Almería. Además, mientras trasladaba el cuerpo sin vida del pequeño, el día de su detención, Ana Julia no dejaba de insultarlo, con "expresiones vejatorias".

En este nuevo documento, que recoge la secuencia más completa de los hechos hasta ahora, se aportan nuevos y truculentos detalles sobre el horrible crimen cometido por Quezada, cuya actitud es descrita por el magistrado Rafael Soriano como de "pura maldad".

Todo comenzó cuando Ana Julia "aprovechó un momento temporal en el cual sabía que se iba a encontrar a solas con el niño, y que la abuela paterna no lo iba a controlar, para mediante engaño o promesa de devolverlo prontamente a jugar con sus primos, trasladarlo hasta la finca de Rodalquilar”. Fue allí donde pudo llevar a cabo "su macabro plan criminal, asfixiándolo con sus propias manos hasta provocar su muerte, desnudándolo parcialmente y trasladándolo hasta el jardín, lugar donde previamente ha hecho un hoyo con una pala, enterrándolo a continuación", continúa el auto.

La premeditación del asesinato fue total. Máxime si se tiene en cuenta que, como indica el juez, con posterioridad al crimen, Ana Julia "mantuvo el engaño a lo largo de los días, aumentándolo hasta el punto de colocar ella misma una camiseta del menor en el monte", algo que evidencia su deseo de "despistar a los agentes de la autoridad que practicaban la búsqueda" hasta encontrar el "momento" en que "hacer desaparecer el cuerpo".

Insultaba a Gabriel mientras trasladaba su cadáver


Quizás el detalle que más refleje la torcida y cruel personalidad de Quezada ha sido el descubierto por los agentes que la seguían el día en que decidió trasladar el cadáver del pequeño Gabriel de lugar. Gracias a los micrófonos instalados en su vehículo, se ha conocido que la asesina confesa no paraba de proferir insultos hacia al niño ya fallecido con "expresiones vejatorias".

Momentos después, al ser sorprendida por las autoridades transportando el cadáver, sin pestañear, Ana Julia profirió lánguidamente: "Yo no he sido; Gabriel, te quiero".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios