www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ENTREVISTA

José Luis Cordeiro: "Llegamos de los simios por azar pero ahora podemos dirigir la evolución"

José Luis Cordeiro.
Ampliar
José Luis Cordeiro. (Foto: EFE)
jueves 03 de mayo de 2018, 18:41h
Hablamos con el popular tecnólogo que afirma que "la muerte es una enfermedad que curaremos en décadas".

"La muerte será opcional en décadas". En torno a esta revolucionaria premisa se articula "La muerte de la muerte" (Deusto, 2018), el nuevo libro de José Luis Cordeiro, probablemente el divulgador científico del mundo hispanohablante más en liza últimamente.

Cordeiro, ingeniero por el MIT, doctorado por la Simón Bolivar y vice director de Humanity+ ha dicho en numerosas ocasiones que él "no piensa morir", porque está convencido de que, en pocas décadas, encontraremos la cura para todas las enfermedades, incluida la muerte. Según el escritor, el desarrollo exponencial en campos como la genética, la medicina, la nanotecnología, la IA, la biotecnología o la robótica, serán claves para que el ser humano se erija por encima de su aura mortal, convirtiéndose en algo más.

Las tesis de este tecnólogo, como él mismo se define, se incardinan dentro del movimiento transhumanista, una corriente filosófica que "busca una continuación y aceleración de la evolución de la vida inteligente más allá de su forma y limitaciones actuales, valiéndose de la ciencia y la tecnología".

Estas rotundas afirmaciones han suscitado no pocos recelos entre algunos integrantes de la comunidad científica, que critican no sólo las ideas de Cordeiro, sino del movimiento transhumanista (que comparte con otros pensadores y futurólogos, como Ray Kurzweil, Nick Bostrom o el propio David Wood, con quien ha coescrito esta última obra), tachándolos de "pseudocientíficos" o "charlatanes". Críticas, que, no obstante, no parecen importarles demasiado, puesto que "son inherentes a toda idea revolucionaria".

La apuesta del transhumanismo es que el próximo salto evolutivo no llegará por medio de la biología, sino de la tecnología, lo que nos convertirá primero en transhumanos y finalmente en posthumanos, seres inmortales, millones de veces más fuertes e inteligentes de lo que somos ahora.

No obstante, en este último trabajo, Cordeiro se centra sólo en las próximas décadas, tomando dos fechas como indicadores: 2029, el año a partir del que nuestra esperanza de vida comenzará a doblarse; y 2045, la fecha en que, según su opinión, el ser humano dejará atrás a la muerte.


El mantra que preside esta obra es que seremos inmortales en el año 2045. Para realizar esta contundente afirmación se basa, más allá de todos los avances tecnológicos actuales, en la velocidad cada vez mayor, a la que estos se producen, es decir, ese ritmo exponencial. ¿Piensa que podemos encontrar cuellos de botella que ralenticen estos avances?

El año 2045 es una fecha que expone mi amigo Ray Kurzweil, pero antes de eso ocurrirán muchas otras cosas. Por ejemplo, en el año 2029 esperamos llegar a la velocidad de escape de la longevidad, lo que quiere decir que por cada año que vivamos, viviremos otro año más. Es decir, viviremos lo suficiente para vivir para siempre. Siempre puede haber factores externos como guerras, el estrellamiento de un cometa o un cambio climático acelerado, pero las tendencias son claras y puede que incluso esto llegue a pasar antes. Lo importante no es si va a pasar, sino cuándo va a pasar.

El envejecimiento es una enfermedad curable

Se ha hecho conocido por afirmar cosas como que “no piensa morir”, o que “todos seremos cuasi dioses en decenas de años”, algo por lo que se le suele tachar de “sensacionalista” o “charlatán”. ¿Cree realmente en estas afirmaciones o son una forma “exótica” de dar difusión a su mensaje?

Claro que lo creo, sino no lo diría. Que no piense morir no significa que no vaya a morir. Yo viajo cada semana en un avión, por ejemplo. La inmortalidad no es alcanzable, por eso la palabra correcta para hablar de este asunto sería ‘amortalidad’, es decir que la muerte sea opcional. Por eso también suelo decir que en 30 años pienso ser más joven que ahora, pues existirán tratamientos para el rejuvenecimiento. El envejecimiento es una enfermedad curable.

El propio Kurzweil recibe muchas críticas. Lo llaman “charlatán” e incluso “anticristo”. De hecho, tanto él como Aubrie de Grey han realizado apuestas de 20.000 dólares para que la gente demuestre que lo que dicen es falso. Hasta ahora las apuestas han quedado desiertas.

Por lo tanto, no es algo exclusivo de la comunidad hispana…

Quizá en este mundo hay más envidias, pero esto ha ocurrido siempre cuando tienes una idea revolucionaria. Le sucedió a Galileo por decir que la Tierra no era el centro del universo y también a Charles Darwin, a quien los británicos le decían que él, por ser un charlatán, provendría del mono, pero que ellos venían de Dios. Hablar de la muerte de la muerte es aun mucho más revolucionario.

Da la sensación de que la cura del cáncer siempre está al alcance de nuestra mano, pero nunca llegamos a ella ¿Por qué cree que sucede esto? ¿ve luz al final de túnel?

Porque cuantas más cosas descubrimos, hallamos otras que ni siquiera sabíamos que podían suponer un problema y el océano se hace interminable. Sin embargo, yo sí veo la luz al final del túnel. Además gracias a los desarrollos de la IA, tenemos superordenadores como Watson de IBM, que es el mejor médico del mundo. Este computador contiene toda la información médica que existe en todos los idiomas, y encima dispondrá de la secuencia de nuestro genoma, por lo que sabrá más que cualquier doctor. Estamos en un momento cercano a curar todas las enfermedades. Sin embargo, la idea del rejuvenecimiento es más radical porque aspira a eliminar la muerte de la ecuación. A ello ayudó en 2006 el científico japonés Shin'ya Yamanaka, quien cambiando 4 genes logró rejuvenecer una célula vieja. Esto es mágico. Tan mágico que cinco años después le dieron el premio nobel.

¿Por qué es tan importante el genoma humano?

En la próxima década todo el mundo lo tendrá a su alcance y será en ese momento cuando podamos prevenir y curar todas las enfermedades, incluido el cáncer, encontrando las mutaciones génicas que lo generan. La secuenciación del genoma es tan radical que vamos a pasar de curar a prevenir. Algo fundamental para la fase biológica de los próximos años.

¿Cuándo cree que curaremos el cáncer?

Calculo que en 10 años, tal y como ha dicho Microsoft. Hoy en día, la cura del cáncer no es un problema médico, sino informático. Al secuenciar el genoma vamos a ubicar las mutaciones genéticas que hacen que el cáncer se vuelva inmortal. La idea de mi libro es que la gente sepa que esto no es charlatanería ni ciencia-ficción, sino ciencia y tecnología y que todo lo que escribo es posible.

¿Cómo sería una sociedad inmortal o con una esperanza de vida muy superior a la actual, de digamos, 300 años? ¿Hasta qué punto cambiaría eso nuestra forma de asumir la vida y ver el mundo?

Todo va cambiar radicalmente. Va a ser muy distinto porque no seremos viejos. El objetivo es la longevidad indefinida joven, no vieja, de forma que controlaremos nuestra edad biológica, no dependeremos de la pensiones, ni sufriremos dolores en todo el cuerpo. Alcanzaremos una capacidad de producción nunca vista. La colonización de Marte cambiará nuestra visión completa del mundo, la humanidad, la vida y el universo. La IA a nivel humano, la colonización de otros planetas o la inmortalidad harán que ese sea un mundo muy distinto al actual.

¿Por qué destaca tanto la colonización de Marte? No parece el mejor destino para el ser humano…

No tanto por la colonización biológica, no recomendable pues nuestras características no son compatibles con las condiciones de ese planeta, pero sí porque cambiará la visión de la humanidad de la misma forma que cuando nuestros ancestros salieron de África o Colón llegó a América. Cuando estemos en Marte nos daremos cuenta de lo pequeña que es la Tierra, lo que tendrá trascendencia en todo, incluso en las religiones. Veremos el universo y la vida, con una nueva cara.

Decir que la muerte da sentido a la vida es como decir que el divorcio da sentido al matrimonio

Sus críticos suelen decir que la inmortalidad es antinatural, que al no tener un horizonte vital podríamos padecer una especie de síndrome élfico. Nos aburriríamos tanto que la vida se convertiría en insoportable. ¿Coincide con esta visión?

Me parece un argumento ridículo. Primero, esto no es una obligación, es una opción. El que se quiera morir que se muera. De hecho probablemente existan suicidios igual que ahora. Segundo, la vida apareció para vivir. La primeras bacterias que se conocen, las que poblaron la Tierra, tampoco envejecen, igual que las células germinales, las importantes para la supervivencia de la especie. Morir es lo antinatural, no vivir, pero como era lo normal hasta ahora, inventamos muchísimas justificaciones, como que la muerte da sentido a la vida... eso es como decir que el divorcio le da sentido al matrimonio.

¿Supondría la inmortalidad humana el fin de las religiones clásicas?

La religión de los egipcios, quienes creían en la vida tras la muerte, duró 3.000 años. Hoy lo llamamos mitología. Mi opinión es que en cientos o miles de años llamaremos mitología a las religiones actuales. La muerte de la muerte implica hasta cierto punto la muerte de las religiones tradicionales, porque éstas viven y necesitan de la muerte para explicar lo que pasa después. Si no hay muerte ¿qué van a explicar?

¿Serán tecnológicos nuestros próximos dioses? ¿En qué se diferencia una inteligencia inmortal de un dios?

La tecnología no es una religión. Hace experimentos y construye teorías verificables. En una religión nada lo es. No hay un modelo experimental de principios religiosos. Lo que sí creo es que cada vez seamos más científicos. Antes no sabíamos por qué salía el Sol o si descendíamos de animales. Hoy podemos comprobar esto y sabemos que la tierra gira alrededor de nuestra estrella y que compartimos un 99 por ciento del genoma con el chimpancé.

Me refería a que existe una creciente fascinación e incluso dependencia hacia los gadgets y dispositivos tecnológicos…

Sí, pero está bien. La tecnología nos hace diferentes de los animales y por eso hoy vivimos mejor, aunque habrá grupos que se opongan, como sucedió en Gran Bretaña con los luditas que rechazaban la implantación de las máquinas en su trabajo, o los amish, que rechazan la tecnología posterior al siglo XVIII. Siempre habrá grupos que, por convicciones morales, religiosas o sociales, rechacen los avances.

Siempre habrá grupos que, por convicciones morales, religiosas o sociales, rechacen los avances tecnológicos

Las cifras de contaminación no son halagüeñas. La influencia humana en el cambio climático parece una realidad incontestable. Algunos como Hawking aseguraban que mejor que nos fuésemos buscando otra Tierra para vivir, porque a este ritmo nuestro planeta se quedaría yermo y sin recursos en pocos siglos. ¿Es el éxodo planetario la única salida que nos queda?

No. Para nada. La Tierra es un hermoso planeta y haremos muchas más cosas aquí. Hace dos siglos Malthus auguraba el fin porque la población de Inglaterra había alcanzado los 10 millones. Lo mismo sucederá ahora. El planeta puede tener mucha más gente, aunque lamentablemente eso ya no ocurrirá pues la población total se está estabilizando, como sucede en España, donde, si no fuera por la inmigración, disminuiría.

En el libro presenta la criopreservacion o criónica como una alternativa. Esta ha suscitado un interesante debate teológico-filosófico en las últimas décadas que gira en torno al concepto de ‘muerte’, ya que algunos crionicistas como Max More o James Hughes diferencian la muerte “irreversible” de la muerte “circunstancial” y reversible. Por otra parte, los sectores religiosos rechazan tajantemente estas valoraciones pues omiten el clásico concepto de alma, que queda relegado a una suerte de limbo. ¿Cuál es su posición?

La criopreservacion es el plan b, una ambulancia en el tiempo. El plan a sigue siendo la inmortalidad, pero claro, habrá personas que mueran dentro de 10 o 20 años y para ellas tenemos esta técnica. Yo mismo me encargué de criopreservar al primer español peninsular, el pasado 10 de febrero de 2016. Fue un amigo mío de Cataluña, J.R.A., que falleció ese mismo día. Me encargué de criopreservarlo y mandarlo fuera de España, pues todavía es ilegal aquí. Hace medio siglo parecería una locura pero hoy es un procedimiento estándar. Más de seis millones de niños han nacido gracias a esta técnica, después de haber sido criopreservados antes de nacer. Un científico sevillano logró demostrar en gusanos, que la memoria se conserva incluso después de pasar por un proceso como este.

Actualmente es vicepresidente de Humanity+, la asociación transhumanista mundial. ¿Cómo llegó a esta institución? ¿Qué intereses persigue ésta ahora mismo?

Es una organización que habla de las grandes capacidades que tendremos los actuales humanos. Mejoras de todo tipo tanto para la vida, como en la inteligencia… Antes se llamaba Asociación transhumanista mundial, y le cambiamos el nombre a Humanity+, en referencia a esa trascendencia de nuestras limitaciones humanas para mejorar, aumentar y complementarnos.

Caminamos hacia un futuro de posthumanos, de humanos aumentados, de superhumanos

Dentro de la teoría transhumanista quizás la posición más extrema sea la de los extropianos como Max More, Marvin Minsky o Hans Moravec ven el cuerpo humano como una limitación, a la vez que consideran una obligación moral la utilización de la tecnología para buscar fórmulas que nos permitan abandonarlo y alcanzar el poshumanismo. ¿Comparte este punto de vista?

Creemos en la continua mejora y superación de los humanos. El ser humano proviene del simio, pero nuestro cerebro es tres veces mayor que el de un chimpancé. Sin embargo, ya se está trabajando para que nuestro cerebro, gracias a la tecnología, pueda ser millones de veces más rápido y tenga millones de veces más memoria. La colonización del sistema solar se producirá probablemente con humanos no biológicos, puesto que los cuerpos biológicos no funcionan bien para viajes espaciales. Tanto Wood como yo pensamos que hemos llegado hasta aquí pero bien, pero tenemos ante nosotros un futuro mucho más impresionante. Es como si a un chimpancé de hace seis millones de años le decimos: ¿qué pasaría si nuestro cerebro fuese tres veces más grande? La respuesta probable sería: comeremos bananas tres veces más grandes. Pero no. Caminamos hacia un futuro de posthumanos, de humanos aumentados, de superhumanos.

¿El cuerpo será una limitación para el avance de la especie?

Existe la posibilidad de que haya personas o conciencias que no quieran cuerpos biológicos, porque además vamos a entrar en un mundo virtual y de realidad aumentada, que a veces pueden llegar a ser más interesantes que la propia realidad física. Habrá múltiples posibilidades, pero como tendremos mucho tiempo la gente podrá experimentar y quedarse con lo que más le satisfaga.

¿Es el ser humano tan único como pensamos o no hay nada especial en nosotros, como afirmaba Minsky?

No creo que tengamos nada de especial. Charles Darwin demostró que descendemos de otros animales y Galileo probó que ni siquiera estamos en el centro del Universo. Somos una forma de vida que ha evolucionado en un pequeño planeta, de un pequeño sistema solar, de una pequeña galaxia, en un universo gigante y desconocido. Me gusta decir que estamos pasando de la evolución biológica a la tecnológica. Y el ser humano no es el fin, es apenas el inicio de la evolución consciente. Llegamos de los simios por azar, pero ahora estamos en posición de dirigir la evolución.

Llegamos de los simios por azar, pero ahora estamos en posición de dirigir la evolución

El transhumanismo ve en la tecnología el único camino posible para que el ser humano de un nuevo salto evolutivo. La deriva sociotecnológica actual parece dibujar un futuro en el que máquina y hombre se fusionen cada vez más. Proyectos como bodyNET apuntan en la dirección de los ciberhumanos. En una entrevista en este mismo diario, el doctor Francesc Torralba postulaba una futura división de la sociedad en castas, en función de las posibilidades económicas de cada individuo. Es decir que el poder adquisitivo determinaría la esperanza y calidad de vida de otras personas, no solo haciendo que vivan más tiempo, sino también volviéndolos más fuertes físicamente o más inteligente. ¿Cuál es su valoración al respecto?

Es absolutamente falso. Cuando la tecnología se democratiza está al alcance de todos. Hoy todo el mundo tiene un teléfono móvil, incluso los africanos o indios más pobres. El primer genoma humano se secuenció en 3.000 millones de dólares. Ahora cuesta 800 y en poco tiempo costará apenas 10. Cuando algo se masifica se reducen los costes. Todas las tecnologías comienzan caras y acaban baratas, pero cuando se democratizan se vuelven baratas y buenas. Lo mismo pasará con estos tratamientos para el rejuvenecimiento. Es más, el primer inmortal será un millonario y quizás muera porque la tecnología no esté bien desarrollada. Pero al poco tiempo, esto se democratizará y estará al alcance de todas las personas. El coste de un tratamiento rejuvenecedor será irrisorio.

Actualmente vivimos una carrera por dotar a los ordenadores de súper inteligencia. Personalidades como Elon Musk o Michiu Kaku han expresado sus dudas al respecto. No en el sentido actual, (Musk habla de “estupidez artificial” para referirse a las IA contemporáneas) sino en el estadio último, el de súper inteligencia, cuando ésta supere al ser humano. ¿Qué cree que pasará entonces?

Yo lo llamo estupidez humana, no artificial. Nuestra estupidez es natural no artificial (risas). Será un salto evolutivo muy grande, equiparable a cuando pasamos de simios a humanos o de la nada a bacterias, porque pasaremos de tener una limitada mente individual a una gigantesca a la que todos estaremos conectados. El propio Musk, tiene un proyecto denominado Neuralink, cuyo objetivo es conectar nuestro cerebro a internet. Tendremos memoria ilimitada, conocimiento ilimitado y procesamiento millones de veces superior al actual. El cerebro funciona como a 40 Hz y nosotros funcionaremos a GHz, cuando nos conectemos.

Parecería lógico pensar, desde un punto de vista evolucionista, que una entidad superior no debería sentir más compasión por nosotros que un humano por una cucaracha, como dice Kaku… Algo de lo que curiosamente suele hablarse también cuando se aplica al posible contacto con civilizaciones extraterrestres de tipo 2 o 3. ¿Qué lleva a pensar a algunos científicos que, tras la singularidad, la máquina adoptará una posición solidaria y abnegada hacia su creador?

Primero, esto lo estamos creando nosotros por y para nosotros. No se trata de una invasión marciana. El objetivo es aumentarnos, mejorarnos y complementarnos. No es algo externo. De ahí la idea de conectarnos a internet.

En cualquier caso, esto es inevitable y lo que viene va a ser más inteligente que nosotros. Pero esto es positivo, porque nos permitirá aumentar nuestra inteligencia. Suelo preguntarle a la gente que por qué tiene miedo a la inteligencia, si a lo que en realidad debería temer es a ser más brutos. Esto es una fusión humano-máquina. Seguiremos evolucionando y nuestros cerebros estarán conectados a internet. No obstante, la parte biológica del cerebro va a ser un error estadístico, cuando tengamos velocidad de procesamiento y memoria ilimitados. ¿Qué es un cerebro humano comparado con eso? Nuestra teoría es que la IA será descentralizada y cualquiera podrá conectarse voluntariamente a ella, como sucede con internet. Los simios no eligieron evolucionar en humanos, pero nosotros sí podemos elegir evolucionar en posthumanos.

Algunos creen que la tecnología, lejos de hacernos más inteligentes, nos está volviendo más estúpidos, pues cada vez relegamos más actividades a las máquinas y ello hace que nuestra mente se atrofie…

Simplemente utilizamos la inteligencia para otras cosas. Sócrates dijo que escribir nos iba a hacer olvidar las cosas en vez de memorizar al caletre. Justamente, gracias a la tecnología hemos avanzado. Cuando tengamos comunicación telepática seremos mucho más comunicativos y productivos. Lo que nos hace distintos de los animales es la tecnología, por eso estoy a favor de más tecnología, porque nos volverá más humanos y éticos.

Pasaremos de extender nuestra vida a expandirla. No viviremos sólo más, sino también mejor y haciendo más cosas.

¿A qué se dedicará cuando las máquinas hagan todo por usted?

Eso es maravilloso. Ayer celebramos el 1 de mayo. Sería fantástico que celebrásemos el día del robot el dos de mayo (risas). Cuando estábamos en África, trabajábamos 24 horas al día para sobrevivir, y si no pescábamos o cazábamos, nos moríamos de hambre o nos comía un león. Posteriormente, se establecería el domingo como primer día de descanso. Hace dos siglos, con la Revolución Industrial se crearía el segundo, el sábado. Muy pronto tendremos un tercero o un cuarto y haremos muchísimas cosas adicionales para las que hasta ahora no hemos tenido tiempo. ¿Sabes cuántos libros me gustaría leer, cuántas películas me gustaría ver, cuántas canciones me gustaría escuchar, cuántos idiomas me gustaría aprender…? Pasaremos de extender nuestra vida a expandirla. No viviremos sólo más, sino también mejor y haciendo más cosas.

Citando al escritor ciberpunk Bruce Sterling ¿"Dentro de 1.000 años seremos dioses o robots" ?

Quizás sea lo mismo, y los dioses robóticos constituyan el futuro. Hacia allá vamos, y esto acaba de empezar, pero no en 1.000 años. Si en 20 logramos aumentar nuestra inteligencia y longevidad, conseguiremos eso rápido. Nos fusionaremos con estos robots. El primer cybahtlon se celebró en Suiza en 2016. Esta es una competición en la que humanos discapacitados con implantes biónicos se convierten en súper capacitados. Humanos sin piernas con piernas biónicas, humanos sin brazos con brazos biónicos. En 2020 probablemente tengamos los primeros ojos biónicos. Actualmente tenemos visión 20/20. Imagina que conseguimos visión 40/40 u 80/80, si podemos ver más lejos que un águila, o de noche… Todas estas tecnologías se implantarán gracias a los discapacitados, que pasarán a ser súper capacitados. ¿Quién le dirá a un ciego que no puede ver, a un cojo que no puede tener piernas o a un manco que no puede tener brazos…?

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (72)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.