www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

INVESTIDURA CATALANA

Torra tendrá que esperar al lunes para construir la república

Torra tendrá que esperar al lunes para construir la república
Ampliar
sábado 12 de mayo de 2018, 19:16h
La abstención de la CUP evita que el bloque secesionista logre la mayoría absoluta.

La investidura de Quim Torra como president de la Generalidad habrá de posponerse. La votación celebrada este sábado en el Parlament ha deparado 66 votos favorables al candidato del bloque secesionista (JxCat y ERC), 65 votos desfavorables del bloque constitucionalista (Ciudadanos, PSC, Cataluña en Común-Podemos y PPC) y la abstención de CUP. Este último punto es el que ha generado que el final de los meses de bloqueo institucional en Cataluña no hayan encontrado final en esta jornada.

Ese día podría ser el próximo lunes, en el siguiente pleno del Parlament. Entonces, a la candidatura impuesta por Carles Puigdemont le bastaría con una mayoría simple. El partido anticapitalista, que se ha mostrado muy crítico con JxCat y ERC por haber olvidado la senda de la "desobediencia", decidirá en la asamblea de sus bases que tendrá lugar este domingo su posición en torno a la trascendental votación del comienzo de la próxima semana. Aunque todo apunte a que no boicotearán los anhelos republicanos.

Torra ha abierto el pleno sabatino con un discurso en el que ha reivindicado la legitimidad del fugado Puigdemont y la intención de su partido de impulsar una "propuesta de constitución de la república de Cataluña", posterior a un proceso constituyente. El enésimo candidato independentista a la investidura ha subrayado que "en esta legislatura queremos ir de la restitución de nuestras instituciones a la recuperación de la democracia en su máxima expresión".

Una vez se forme el Govern "se levantará formalmente el 155", por lo que entonces no "habrá ninguna excusa para trabajar sin descanso por la república", ha argumentado. Y ha recordado en su discurso a los "presos políticos y exiliados", antes de incidir en el carácter provisional del hipotético Govern. "Debería ser Puigdemont quien hiciera este discurso y deberá ser él quien lo antes posible lo haga", aclaró. "Persistiremos, insistiremos e investirermos" a Puigdemont más adelante, en esta legislatura, a pesar de que el Estado, ha augurado, "movilizará todos sus tentáculos para evitarlo en una frenética carrera hacia el abismo de la represión".

El cuarto candidato en este lapso de seis meses ha hecho hincapié en que es necesario formar un Govern, porque es la manera de "aprovechar el hilo republicano que arranca el 1 de octubre", que se manifiesta "en la declaración de independencia del 27 de octubre y se revalida en les elecciones del 21-D". Torra tienen en mente que estos días son la apertura de na "etapa de transición" en la que ha prometido impulsar "un proceso constituyente participado por la ciudadanía". Todo ello para "diseñar desde cero" la Cataluña del futuro, con una visión "disruptiva con el régimen autonómico".

Contra ese relato ciertamente radical ha destacado Inés Arrimadas. La presidenta de Ciudadanos en Cataluña se ha mostrado rotunda al leer tuits y artículos escritos por Torra en los que emana un talante anti español. Ha prometido la dirigente que "traduciré los textos y se los llevaré a Juncker para que entiendan los que usted piensa". "Usted no ha venido aquí a dirigir un Gobierno: ha venido a hacer un CDR", le ha reprochado.

"Una persona que haya dicho esas cosas contra un colectivo o nación no puede ser investido en cualquier país civilizado", le ha afeado la mandataria de la formación naranja, la más votada en las pasadas elecciones. Avanzó su discurso esclareciendo que "humillar a los catalanes que se sienten españoles aquí sale gratis". Ha finalizado su intervención denunciando que "ha dejado claro que ha venido para recuperar las leyes de independencia. Pero si dicen querer diálogo, ¿por qué no dejan de dividirnos a los catalanes?". Y ha evidenciado su indignación ante el tono burlesco con el que Torra se ha referido a los artículos y textos leídos.

Por el camino, en pleno debate, el periódico italiano La Stampa ha publicado una entrevista en la que Puigdemont ha avisado que su elegido para pilotar esta etapa del proceso soberanista convocará elecciones en octubre si el Estado reacciona con la aplicación de la ley si el nuevo Ejecutivo retoma la senda independentista fuera de la legalidad. El fugado ha declarado lo siguiente: "A partir del 27 de octubre (Torra) podrá convocar nuevas elecciones, si el gobierno español continúa con la persecución se podrán disolver las cámaras". Y ha reconocido que su mayor error fue no declarar la independencia tras el 1-O.

Miquel Iceta, Xavier Domènech y Xavier García Albiol tomaron el relevo de Arrimadas en la crítica al discurso de Torra. El socialista catalán arguyó que "los catalanes no podemos aceptar un presidente disminuido". "Usted ha aceptado un cargo temporal y bajo la tutela de Puigdemont", le recriminó, mientras que el delegado de Podemos instó al bloque soberanista a superar el relato de la resistencia para mirar la futuro. "¿Será president de ese gobierno o president de Puigdemont?", preguntó al candidato.

El líder del PPC atacó al sujeto elegido por el expresident fugado de este modo: "¿cómo pretende recibir ese respeto institucional si usted mismo explica que el president es otra persona? ¿Cómo se ve a usted mismo? ¿Qué significa que es un president provisional? ¿Qué broma es esa?". "Hemos pasado de un president secesionista a uno anti español", apuntó, en conexión con la acusación supremacista que hizo la candidata más votada en las últimas elecciones autonímicas catalanas.

En ese mismo carril crítico, aunque menos vehemente, se ha pronunciado Carles Riera, portavoz de la CUP. Tras recalcar que sus bases decidirán si apoyan o no la candidatura de Torra este domingo, el representante anticapitalista ha deseado que "JxCat y ERC rectifiquen" y abracen la desobediencia. "El independentismo no ha sido capaz de aplicar la república y hacerla efectiva" ha expuesto para despedirse apuntando que la "unilateralidad y desobediencia civil como la metodología fundamental".

Por último, los partidos secesionistas han arropado a su figura referencial sobrevenida. El portavoz de ERC Sergi Sabrià, que ha tendido la mano a los 'comunes' a tratado de convencer a la CUP de que se sume a este proyecto de Torra, ha narrado que "al Estado no le gusta la democracia". "Lo que ocurrió el 1-O les perseguirá siempre", ha rubricado. Y desde Juntos por Cataluña han dedicado sus intervenciones a golpear el relato constitucionalista. Eduard Pujol ha dicho que "no vamos a dar un paso atrás en la defensa de los derechos de este país. Ni un paso atrás". "El Estado español vive inmerso en la prohibición, ¿qué más quieren?", ha zanjado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(1)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.