www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Barack Obama, el éxito de una nueva clase política

viernes 18 de julio de 2008, 21:43h
“I’m asking you to believe. Not just in my ability to bring about real change in Washington... I’m asking you to believe in yours.”

Change, we can believe in. Así te recibe Barack Obama en su página. Con mensajes como este, ¿cómo nos puede resultar extraño que su campaña sea conocida y apoyada por millares de seguidores en cualquier rincón del mundo? Barack Obama es el primero de una nueva clase política a la que otros habrán de seguir si de verdad esperan que los ciudadanos confíen en ellos y vuelvan a confiar en la política.

Vivimos en un escenario político desmitificado, con ausencia de auténticos líderes y carente de atractivo, imbricado en un marco global constantemente torturado con noticias que dan muestra de un planeta que camina vencido hacia su destrucción y que acepta sin remedio la pérdida de valores. Los ciudadanos del mundo necesitan un líder que les devuelva la confianza y con ella, la ilusión de un futuro mejor. Barack Obama se ha revelado como el político que, desde su posición aventajada como posible mandatario del país más poderoso e influyente en el orden mundial, es capaz de provocar esa transformación tan esperada por todos, despertando interés y consiguiendo apoyo más allá de sus fronteras políticas: Y Barack Obama representa un cambio. No sólo para Estados Unidos, sino un cambio para el mundo. (Entrevista a Joseph E. Stiglitz, El País Semanal, 22/07/08)

Joven, principiante y negro, venció la experiencia de Hillary y puede superar al patriótico McCain. Hagan apuestas.

Porque “él lo vale”. Porque se trata de emoción, de sentimiento, de pasión. Porque, sencillamente, es diferente: en mensajes, en discursos, en gestos, en imagen, en movilización, en presencia Web... El rey Midas de la política, capaz de convertir en “votos” todo lo que toca. La personalidad y los métodos de de Barack Obama marcarán un antes y un después en la historia de las campañas políticas.

¿Qué herramientas le ha convertido en un líder con el que nadie se quisiera batir en un duelo electoral? Sin menoscabo de su preparación política y sin obviar el extremado coste de su campaña -más de 1.000.000 de dólares empleados en presencia Web-, dos mensajes esperados y bien elegidos: ostentar el cambio -change- y promover la esperanza -hope-. Porque con ellos nos ha convencido -conmovido- y nos ha hecho creer que “tú y yo, podemos conseguirlo”.

En la campaña de Barack Obama, desde la elección del color, las figuras, los motivos, hasta la primera y última palabra, están medidas, pensadas, calibradas, elegidas... con extrema minuciosidad. Una campaña de, para y por los ciudadanos. En su página web y en sus correos siempre aparecen dibujados sobre el color azul de fondo, siluetas humanas que brillan y se destacan. Y la frase del momento encerrando el referente social-emocional “you”.

Cuida el diseño y borda la oratoria. Murmura palabras que te llenan cuerpo y alma, de tal forma, que aún lejos de allí, quieres nacionalizarte y participar: "Unite for change" es un microlema perfectamente calculado dentro del espíritu y leifmotiv de su campaña. Y es sólo el principio... Lean a continuación, derramen lágrimas y apoyen su causa: "Now it's time to bring all of that energy together for our common cause of change". Y lo siguiente: "All across the country, Democrats, Independents, and even Republicans are tired of the politics of the past and are looking for new solutions to the challenges we're facing. "
Sí, de nuevo, reiteramos el gancho: “Tu y yo, podemos conseguirlo”.

Sus mensajes, los propios y los de terceros, se construyen al estilo de un Luther King añorado y venerado. Barack Obama es un predicador político en un país -en un mundo- que pedía escuchar mensajes de alivio y, al mismo tiempo, de grandeza: Su mejor arma, hasta ahora, ha sido un clásico micro de bola en la mano. Ese fascinante instrumento que le acompaña mientras se pasea, casi siempre al margen del atril, por el mínimo escenario de su campaña, rodeado de seguidores. Allí, casi absortos, los elegidos creen que escuchan la voz del futuro Presidente de los Estados Unidos. La voz de la esperanza y del cambio. (Antoni Gutiérrez-Rubi)

Mandan las palabras y el fino estilo, pero Barack Obama nos llena con algo mucho más valioso al devolvernos la confianza en nosotros mismos, en nuestra capacidad para producir nuevas situaciones, en el logro del eterno “si quiero, puedo”. Y esta invitación, siempre plena de camaradería y acto compartido, se respira en cada una de sus numerosas intervenciones:

- You and me. This is our moment and our country is depending us.
- Change does not come from the top down -- it comes from the bottom up.
- This Campaign relies on you.
- Powered by hope and supporters like you.
- Ordinary people can do extraordinary things; because we are not a collection of Red States and Blue States, we are the United States of America; and at this moment, in this election, we are ready to believe again.


Con la parición de Barack Obama recordamos aquella emotiva película musical titulada “A star is born”. Porque por encima de toda su estrategia, Barack Obama canta cuando te habla.

PD. Los pueblos, los hombres, se enfrían por ausencia de espíritu. Pero estamos nosotros, con pedernal y yesca, con melodías y cantares, poemas y reflexiones, alto desvelo y sueños de todo tipo, para entibiar las horas de aquellos que no quieren congelarse todavía. (Atahualpa Yupanqui)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.