www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

VENEZUELA

Los trabajadores de la salud, Trump, México y Colombia declaran batalla contra Maduro

Los trabajadores de la salud, Trump, México y Colombia declaran batalla contra Maduro
Ampliar
viernes 13 de julio de 2018, 01:39h
El chavismo, cada vez más arrinconado dentro y fuera de sus fronteras.

El conflicto entre el Estado bolivariano y los trabajadores de la salud que reclaman "salarios dignos" sigue sin solución a la vista tras cumplirse este jueves 18 días de protestas de médicos, enfermeros y obreros. En plena y severa crisis económica. Así, los trabajadores celebraron en Caracas una asamblea gremial en la que acordaron arreciar sus protestas, al tiempo que propusieron una tabla de ingresos que varía entre los 200 (8.660 o 416 dólares según la tasa de cambio que se use) y los 420 salarios mínimos (18.186 o 873 dólares).

Este jueves volvieron a las calles en varias ciudades de Venezuela, porque el salario mínimo del país se ubica en 5.196.000 de bolívares (entre 43 y 2,07 dólares) al mes, que no alcanzan para comprar un kilo de detergente. "Estamos exigiéndole al Gobierno que inicie la tabla con 200 salarios mínimos y cerramos con 420 salarios mínimos", proclamó Douglas León Natera, el presidente de la Federación Médica de Venezuela (FMV).

El hecho es que esta escala salarial había sido propuesta por la FMV hace días sólo para médicos que ejercen en establecimientos públicos, pero en esta fecha los trabajadores de la salud acordaron que el ingreso mensual más bajo del sector inicie en los 200 salarios mínimos. Y esta petición aún no ha sido presentada de manera formal al Gobierno del presidente Nicolás Maduro, que respondió a las manifestaciones de las últimas tres semanas pagando bonificaciones de entre 9 (75 o 3,6 dólares) y 28 millones de bolívares (233 o 11 dólares) a los empleados del sector.

"No vamos a estar aceptando dádivas, sino un salario (justo)", puntualizó León Natera. Y a su testimonio siguió el de la enfermera Sandy Pérez. Con 49 años, relató que "tengo dos trabajos y no me alcanza para nada (...), a ningún profesional de enfermería, tenga dos o tres trabajos, nos alcanza para nada". La escasez de alimentos y medicamentos y la hiperinflación se han aliado para provocar una situación límite también en el sector sanitario.

"La protesta comienza por el hambre", declaró Moraima Hernández, médico de la Maternidad Concepción Palacios. Esta doctora afirmó que "tratan de manipular a los trabajadores a través del hambre". Lamentó, asimismo, que el chavismo "dividió" a los trabajadores del sector y acordó incrementos de salarios con representantes sindicales "que nadie reconoce". "(Las maprotestas nifestaciones) serán los días que sean necesarios, nosotros seguiremos protestando", prometió.

"Esta es una protesta por la vida", sintetizaría el presidente de la Federación Médica de Venezuela, quien expuso que los principales hospitales del país apenas tienen una dotación de jeringas que no supera el 10%. La exigencia de abastecimiento de herramientas en los sanatorios es capital en sus reivindicaciones gremiales. La situación es tal que los trabajadores de la salud salieron a la calle en 19 de las 24 entidades federales del país, alcanzando al estado Bolívar (sur), Cojedes (centro) y en Aragua (centro-norte).

Colombia, México, Panamá y Estados Unidos acuerdan luchar contra la corrupción bolivariana


Por si fuera poca la presión para Maduro, Colombia, México, Panamá y EE.UU. acordaron este jueves en Cartagena de Indias ampliar la cooperación internacional y el intercambio de información sobre funcionarios venezolanos corruptos y sus redes de apoyo para combatir ese delito en el país caribeño. Altos funcionarios de las carteras económicas de estas cuatro naciones "reconocieron la importancia de la cooperación internacional para combatir las redes de financiación ilícitas que respaldan el régimen represivo" del sistema chavista.

En su comunicado conjunto expusieron que "el régimen" de Venezuela "usa alimentos y ayuda humanitaria como un arma para el control social". Y condenaron "el robo de fondos" de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), encargados de la distribución de alimentos a las familias venezolanas inscritas en ese sistema. La idea de estos países es "compartir información financiera sobre redes de corrupción que se están beneficiando a costa del sufrimiento del pueblo".

Tomó la palabra en el acto de presentación de este pacto el ministro de Hacienda de Colombia, Mauricio Cárdenas. "La conclusión de la reunión es que la población venezolana está pasando hambre a expensas de la corrupción del régimen", avanzó, antes de subrayar que "el hambre en Venezuela es producto del robo de recursos por parte de organizaciones criminales que están perjudicando a la población venezolana". Y desde Estados Unidos participó el subsecretario del Tesoro de Estados Unidos, Marshall Billingslea.

Este representante relató que el comportamiento del Gobierno de Maduro es de "los más horrendos" y aseguró que se trata de un "crimen contra la humanidad". "Hemos visto funcionarios del régimen que están reemplazando productos populares como la leche en polvo en el programa CLAP con ítems que no tienen ningún valor nutritivo", describió para añadir que rompe "el corazón ver que un país que tiene tantos recursos naturales y humanos sea lanzado al abismo por esta cleptocracia".

"Ellos roban del programa CLAP en 4 o 5 etapas. Mueven el dinero a una entidad gubernamental venezolana y luego le dan un contrato a una persona que está dentro del régimen, por lo que no hay ningún tipo de transparencia comercial. Esa persona que hace parte del régimen, después vende el contrato a unas cuantas empresas y obtiene un beneficio y estas empresas más adelante subcontratan para producir las cajas de alimentos, pero estos subcontratos tienen un sobreprecio. Una vez que las cajas están producidas se las dan a compañías transportadoras, que tienen que pagar sobornos para poder llevar la comida a los puertos. A partir de allí empeora, porque cuando llega la comida a los puertos (venezolanos) las fuerzas militares cogen las cajas con los alimentos, sacan lo que quieren y lo venden en el mercado negro y solamente una fracción de la comida es lo que llega a los venezolanos que se están muriendo de hambre", desglosó.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.