www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

47 ANIVERSARIO

Las heridas de Frida Kahlo

Las heridas de Frida Kahlo
Ampliar
(Foto: Efe)
lunes 16 de julio de 2018, 11:55h
El pasado 13 de julio se celebró el 47 aniversario de la muerte de la artista.

Hace 47 años y 3 días fallecía en su casa de Coyoacán, hoy convertida en el museo de Frida Kahlo, la pintora mexicana tras una dura vida luchando contra su delicado estado de salud y sufriendo dolorosos golpes amorosos. Oficialmente se comunicó a la prensa que la artista había fallecido a causa de una embolia pulmonar aunque se rumoreó que en realidad se había suicidado. Esta teoría nunca llegó a confirmarse. Frida murió con 47 años dejando tras de sí una intensa vida y una icónica obra famosa a nivel mundial. Los detalles de su dura vida marcaron su obra ya que encontró en la pintura una vía de escape para poder desahogarse y liberar todo el sufrimiento acumulado.

Frida Kahlo, en realidad Magdalena Carmen Frida Kahlo, nació en la Ciudad de México el 6 de julio de 1907. Hija de padre de ascendencia judía y madre mexicana vivió en un entorno de mujeres ya que eran cuatro hermanas. Cuando sólo tenía 6 años, Frida sufrió la poliomielitis que la dejó importantes secuelas y tal vez por ello se decantó por estudiar medicina.

Su vida estuvo siempre marcada por el dolor. No tuvo bastante con sobrevivir a la polio y cuando tenía 18 años sufrió un terrible accidente de autobús que la marcó de por vida. Un tranvía arrolló el autobús escolar en el que viajaba Frida ocasionándole la fractura de la columna vertebral en varias partes, daños en hombros, costillas y pelvis. Como consecuencia de ello tuvo que ser sometida a múltiples operaciones, al parecer unas 30, y no puedo tener hijos. Frida no llegó a quedarse paralítica de milagro pero tuvo que guardar reposo durante largas temporadas y en estos períodos fue cuando se inició en la pintura.

Su carrera como pintora la llevó a frecuentar círculos intelectuales dónde conoció al muralista Diego Rivera, 20 años mayor que ella, con el que se casaría en 1929, un año después de su primer encuentro. Rivera fue otra espina más en la vida de Frida. Sus constantes devaneos amorosos, especialmente su amorío con Sandra, una de las hermana de Frida contribuyeron a aumentar el dolor que la artista plasmaba en sus cuadros. Su relación fue tortuosa. Se divorciaron y se volvieron a casar, pero las infidelidades por ambas partes fueron una constante en la pareja.

La vida de Frida estuvo muy marcada por épocas de ingreso hospitalario y un intenso cuidado, sin embargo, los médicos no lograron salvarle la pierna que acabó con gangrena por una infección y le tuvo que ser amputada. No es de extrañar que Frida viviese sumida en una perpetua depresión con ideas suicidas. La pintora intentó suicidarse en un par de ocasiones y por este motivo cuando falleció se comentó que tal vez al final había logrado su propósito. Pero fueron sólo habladurías y el comunicado oficial de su muerte nunca lo confirmó.

Frida dejó unas 200 pinturas, dibujos y esbozos relacionados con sus vivencias, su dolor, tanto físico como emocional y el mal de amores sufrido por culpa de Rivera. Sus autorretratos son tal vez la parte más conocida de su obra y es que se pintaba a sí misma ya que como declaró en una entrevista “soy la persona que mejor conozco”.

Las cenizas de Frida descansan en una urna pre-colombina en la Casa Azul dónde vivió con Rivera y que es en la actualidad el museo oficial de Frida Kahlo. Su obra única y característica plasma las heridas de toda una vida. La vida de Frida.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (7)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.