www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

102 MINUTOS

Luna de sangre: así ha sido el eclipse lunar más largo del siglo

Eduardo Villamil
x
eduardovillamilelimparciales/16/7/16/28
viernes 27 de julio de 2018, 20:45h
Esta noche nuestro satélite se tiñe de rojo durante una hora y 42 minutos: desde las 21:30 hasta las 23:12 horas.

Tras dos años sin presenciar un eclipse lunar total desde España, este viernes la "luna de sangre" (como también se conoce este fenómeno) ha vuelto a ser visible desde cualquier punto del territorio nacional. ¡Y durante nada más y nada menos que 1 hora y 42 minutos! No en vano se trata del eclipse lunar más largo del siglo XXI.

La Luna comenzó a eclipsarse (entrada en la sombra terrestre) a las 19:30 horas. Desde África oriental, Oriente Medio y el oeste de Asia ha podido observarse el eclipse en su totalidad. Desde Europa Occidental (España, Portugal, Reino Unido, Francia o Italia) sólo ha podido observarse la segunda parte del eclipse con la Luna amaneciendo en el horizonte este.

La totalidad del eclipse, momento en que el disco lunar se ha ocultado por completo, ha ocurrido entre las 21:30 y las 23:12 horas peninsulares, aunque en España no se ha visto a las 22:22 horas, cuando el satélite "ha salido por el horizonte completamente ensombrecido, para poco a poco revelar su superficie y completar la Luna llena", ha indicado a Efe Telmo Fernández, del Planetario de Madrid.

¿Qué es un eclipse lunar?

Un eclipse se produce cuando la Tierra o la Luna se interponen en el camino de la luz del Sol y, durante un eclipse lunar, nuestro planeta impide que la luz de Sol llegue hasta la Luna, lo que provoca que por la noche la Luna llena desaparezca por completo, a medida que la sombra de la Tierra la cubre, señala la NASA en su web.

Como cualquier otro objeto que recibe luz, el planeta Tierra proyecta una sombra. Esta sombra se divide en tres partes: penumbra, umbra y anteumbra.

Diagrama de las diferentes partes de la sombra terrestre: la umbra, la penumbra y la anteumbra. (Fuente: Qarnos/Commons)

La umbra es la parte más oscura y recóndita de la sombra, donde la fuente de luz es bloqueada totalmente por un cuerpo opaco, la Tierra, en este caso.

La penumbra es la región más externa de la sombra, en la cual sólo una porción de la fuente de luz es ocultada, lo que sucede en la fase inicial y final del eclipse.

Por último, la anteumbra, es el área más alejada de la sombra. En la anteumbra, el cuerpo opaco (la Tierra, en este caso) no tapa completamente la fuente de luz, sino que ésta desborda su parte exterior, formando un anillo luminoso. Es lo que se conoce como "eclipse anular".

Un fenómeno que no ocurre todos los días

Sin embargo, los eclipses de Luna no suceden todos los días, ¿por qué?

La órbita de la Tierra alrededor del Sol define el plano que contiene a la eclíptica y, por tanto, el del movimiento aparente del Sol visto desde la Tierra. (Fuente: Sabbut/Commons)Aunque sea la Tierra la que gira alrededor del Sol, cuando hablamos de eclipses lunares resulta más visual imaginar que es al revés, que es el Sol el que gira alrededor de nuestro planeta. Es lo que se denomina eclíptica: la línea curva por donde "transcurre" el Sol alrededor de la Tierra, en su "movimiento aparente" visto desde nuestro planeta, a lo largo de un año.

La Luna no encaja a la perfección en esta línea imaginaria, sino que se inclina unos cinco grados con respecto al plano de la eclíptica (la sección transversal de la órbita de la Tierra alrededor del Sol). Ello supone que en muchas ocasiones, nuestro satélite se encuentre fuera del plano de la eclíptica y no toque la sombra terrestre. En otras, la Luna sólo atravesara la penumbra, sin llegar a la umbra.

Esta vez la Luna entrará de lleno en la umbra terrestre, llegando a quedar "tapada" por nuestro planeta. ¿Por qué, entonces, sigue siendo observable la Luna?

Luna de sangre

Nuestro planeta no es un cuerpo completamente opaco. La atmósfera es una capa de gases (como el nitrógeno, el oxígeno o el ozono) que se extiende 80 kilómetros más allá del diámetro terrestre.

Cuando se produce un eclipse lunar, como el de esta noche, la luz del Sol atraviesa la atmósfera y ésta actúa como una lente que la desvía, filtrando los rayos azules y dejando pasar los rojos.

Esto provoca que, a nuestros ojos, la Luna adquiera una tonalidad rojiza: la luna de sangre.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (39)    No(0)

+
0 comentarios