www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

NOVELA

Jorge Zepeda Patterson: Muerte contrarreloj

domingo 29 de julio de 2018, 18:15h
Jorge Zepeda Patterson: Muerte contrarreloj

Destino. Barcelona, 2018. 312 páginas. 18,50 €.

Por Cora Cuenca Navarrete

Una tarde de verano en mi Córdoba natal no ofrece precisamente un gran abanico de divertimentos. Además, es preciso limitar el número de movimientos, no dilapidar las energías y dedicarse a menesteres sedentarios como son la lectura, el cine o el dormitar. Mi padre lo sabía bien, y por ello cuando llegaba la hora del amodorramiento, sintonizaba la primera cadena y atendía entre las brumas del sueño a aquel pelotón multicolor que, dependiendo del día, se deslizaba por montañas de curvas sinuosas o por carreteras rectas plagadas de fanáticos envueltos en banderas. Por tanto, hasta donde alcanza mi memoria, el Tour de Francia ha ido de la mano de las siestas estivales. ¡Ingenua de mí! Después de haber concluido la lectura de Muerte contrarreloj, el último trabajo del periodista y novelista mexicano Jorge Zepeda Patterson, puedo afirmar sin miedo a equivocarme que mi relación antaño soporífera con el ciclismo ha dado un giro de 180 grados.

Lo original del planteamiento y de la fragmentación de la trama en capítulos-etapas del Tour, la ambivalencia tanto del protagonista, el ciclista franco-colombiano Marc Moreau como de su mejor amigo y antagonista, el yanqui Steve Panata, la calidad de los personajes secundarios, con sus luces y sombras… Zepeda Patterson se sirve del género negro para abrir la puerta a un mundo ajeno a muchos lectores, deteniéndose en todo aquello que hace del ciclismo la razón de existir para aquellos que entregan su cuerpo y su alma a esta disciplina.

Los pensamientos y las vivencias que el mexicano introduce en su protagonista recuerdan al tesón enfermizo de la bailarina Nina Sayers (Natalie Portman) del Cisne Negro (Aronofsky, 2011) o al del músico Andrew Neiman (Miles Teller) en Whiplash (Chazelle, 2014). Como en las anteriores referencias cinematográficas, el dolor, físico y psicológico, se presenta como un eterno compañero, como el medio inevitable para conseguir un fin. A esto se suma el retrato de la esfera jerárquica, endogámica y prácticamente inaccesible en la que se mueven los ciclistas, estrellas de un circo formado por un sinfín de profesionales que viven por y para ellos.

En un recurso propio del relato negro, el autor reúne a investigador, criminal y sospechosos en un entorno hermético en espacio y en tiempo. Confiando en sus antiguos conocimientos como investigador, el ciclista Moreau trabajará desde dentro para descubrir al responsable de los crímenes diluidos a lo largo de los más de 3000 kilómetros que conforman el recorrido por excelencia del ciclismo mundial. Y, tanto en su faceta de competidor como en la de detective, el protagonista se verá sacudido por fuertes emociones y revelaciones que dificultarán compatibilizar sus dos hercúleas tareas: descubrir al asesino y ascender en la clasificación.

El lector será partícipe del frenesí de la carrera, de la estrategia y del esfuerzo sobrehumano que conlleva, además de asistir con desesperación a la puesta en escena que en muchas ocasiones resultan ser las competiciones de alto nivel, donde el ganador está pactado desde el inicio. Zepeda Patterson nos conduce con maestría por la travesía, maneja y dirige nuestros odios y simpatías contra o a favor de los distintos personajes para finalmente recordarnos que, en cualquier ámbito, todos necesitamos de una pequeña comunidad para resistir los embistes de la realidad, sea esta de la índole que sea.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios