www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CATALUÑA

Los CDR se revelan contra PDeCat, Esquerra y la CUP

Un grupo del colectivo Alerta Solidaria, protestan frente a la comisaría de la Policía Nacional de la Verneda, en Barcelona.
Ampliar
Un grupo del colectivo Alerta Solidaria, protestan frente a la comisaría de la Policía Nacional de la Verneda, en Barcelona. (Foto: EFE)
EL IMPARCIAL/Efe
jueves 02 de agosto de 2018, 20:00h
Han ido de sede en sede con gritos como "la paciencia se nos ha acabado".

Las más de 200 personas de los Comités de Defensa de la República (CDR) que se han concentrado esta tarde ante la sede de la CUP han avanzado hasta las oficinas del PDeCAT, donde se han encontrado dos furgonetas de los Mossos d'Esquadra y donde han avisado: "PDeCAT, la paciencia se nos ha acabado".

Algunos manifestantes también han quemado diversas fotos del rey Felipe VI y del juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, que instruye la causa del "procés", y, entre otras proclamas, han gritado: "1 de octubre, ni olvido ni perdón"; "El pueblo manda, el gobierno obedece"; "Hemos votado, aplicad los resultados" o "Sin desobediencia no hay independencia".

La presencia de agentes y furgonetas de los Mossos d'Esquadra en las puertas de la sede han impedido que los concentrados pegaran carteles en la entrada del edificio, como sí habían hecho anteriormente en los locales de la CUP y, esta mañana, de ERC.

La manifestación ha concluido con la lectura de un manifiesto, con el que los
CDR han instado al Govern a "obedecer el mandato del 1 de octubre" y han indicado: "Toca responder: o desobedecéis o dimitís".

Antes, ante la CUP

Más de 200 personas se han concentrado esta tarde ante la sede de la CUP en Barcelona para pedir a la formación anticapitalista que muestre la "tarjeta roja al autonomismo" y que "tumbe" al gobierno de la Generalitat, ya que aseguran que "sin desobediencia no hay independencia".

Los manifestantes han colgado en la entrada del local de la CUP dos pancartas en las que puede leerse: "El pueblo manda: desobedeced o dimitid" y "No os durmáis. Toca tomar partido".

En un momento dado, mientras gritaban "tarjeta roja al autonomismo", los concentrados han mostrado diversas cartulinas de este color y, posteriormente, dos de las manifestantes han tomado la palabra y han leído un manifiesto.

El mismo afirmaba: "Exigimos al Govern que obedezca el mandato del 1 de octubre (...) No queremos autonomismo, exigimos la república que votamos" (...) En caso contrario, exigimos al gobierno que desobedezca o dimita".

La portavoz del secretariado nacional de la CUP, Laia Estrada, ha respondido a los CDR asegurando que su partido "ha recibido el mensaje" y que lo trasladará a sus bases para que decida en qué se traduce esa tarjeta roja que han pedido los manifestantes.

Ha asegurado que la formación anticapitalista "no solo entiende, sino que comparte" acciones como la de hoy, y ha aseverado: "De Madrid no debemos esperar absolutamente nada. Todo depende de nosotros: hoy, aquí y ahora".

También a ERC

Antes, los activistas han realizado diversas pintadas en la sede nacional de ERC con la inscripción "Desobedeced o dimitid", con el objetivo de reclamar al partido republicano que apueste por la desobediencia ante el Estado.

La acción de los CDR ha generado episodios de tensión con dirigentes y empleados de ERC que se encontraban dentro de la sede, pero también entre los propios activistas, algunos de los cuales no estaban de acuerdo con que se llevaran a cabo pintadas y sólo querían gritar consignas de protesta y entregar un comunicado.

En dicho comunicado se afirma que "la única voluntad a la cual tiene que responder el Parlament de Catalunya es la del propio pueblo catalán y debe desobedecer las imposiciones inquisitoriales que vengan del Estado español".

"En caso contrario -añade- exigimos la dimisión del Govern por incumplimiento de su compromiso y que deje paso a un gobierno desobediente con el cual podamos verdaderamente desplegar la República Catalana".

El "escrache" de los CDR ante la sede de ERC ha tenido como respuesta un comunicado de este partido en el que lamenta "los hechos ocurridos" que "rechaza de pleno, que no suman, y que hacen cada día más pequeño" el movimiento independentista.

"Respetamos todas las posiciones políticas, pero no compartimos según qué formas de manifestarlas y menos aún contra trabajadores", añade ERC en alusión a estos hechos registrados en su sede nacional.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(1)

+
0 comentarios