www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

NOVELA

John Grisham: El caso Fitzgerald

domingo 26 de agosto de 2018, 18:27h
John Grisham: El caso Fitzgerald

Traducción de María del Puerto Barruetabeña Diez. Plaza & Janés. Barcelona, 2018. 336 páginas. 22,90 €. Libro electrónico: 12,99 €.

Por Adrián Sanmartín

Además de maravilloso cuentista, a Francis Scott Fitzgerald (Saint Paul, Minnesota, 1896-Hollywood, 1940) su producción como novelista, escasa pero imprescindible -A este lado del paraíso, Hermosos y malditos, El gran Gatsby, Suave es la noche y El último magnate, en la que estaba trabajando cuando su corazón se paró a los cuarenta y cuatro años-, le ha granjeado ser uno de los grandes, de los más grandes, y no solo de la literatura norteamericana. Y también es un mito con su vida empapada en alcohol y un trágico glamour , sus complicadas relaciones con las mujeres, sobre todo su tormentoso matrimonio con Zelda Sayre, aquejada de esquizofrenia -excelente el ensayo La muerte de la mariposa, de Pietro Citati, (Gatopardo) sobre la pareja-, los problemas económicos que siempre le acosaron.

Nada de esto, sin embargo, les importa a Denny, Mark, Trey, Jerry y Ahmed, personajes de El caso Fitzgerald. Para ellos el escritor norteamericano únicamente es una posibilidad de hacerse millonarios. Con ese propósito, planean el robo de los manuscritos de sus novelas, a buen recaudo en la Universidad de Princeton, donde el propio Fitzgerald se matriculó en 1913. En 1950, su única hija, Scottie, los donó a la biblioteca Firestone de dicho centro universitario. A su sanctasanctórum, lugar en el que se guardan los manuscritos de Fitzgerald y de otros autores, consiguen acceder los ladrones tras orquestar una estratagema y desmontar todos los controles de seguridad.

El robo no resulta perfecto- El FBI entra en acción, y también Bruce Cable, propietario de una librería en Santa Rosa, Camino Island -así Camino Island se titula en inglés la novela-, quien se dedica a algo más que la mera venta de libros. Y, asimismo, nos encontraremos con Mercer Mann, una joven escritora endeudada que se mete a detective con el encargo de descubrir qué ha pasado con los manuscritos. Igualmente con una curiosa comunidad de escritores en Santa Rosa, alrededor del singular librero.

Sabido es que John Grisham (Jonesboro, Arkansas, 1955) -abogado y político antes de volcarse en la escritura- es el indiscutible rey del thriller judicial. Ahí están obras como, entre muchas otras, La firma, El cliente, El último jurado, La trampa, La hermandad, que le han supuesto millones de lectores en todo el mundo. De vez en cuando, sin embargo, abandona momentáneamente los juzgados, pero no las tramas que garantizan seguro entretenimiento. La de El caso Fitzgerald nos lo proporciona a raudales.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios