www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

DÍA MUNDIAL

¿Se puede detectar el alzhéimer con un simple análisis de sangre?

¿Se puede detectar el alzhéimer con un simple análisis de sangre?
Ampliar
viernes 21 de septiembre de 2018, 18:35h

La investigadora cerebral Maite Mendioroz, especialista en enfermedades neurodegenerativas, cree que la nueva técnica de detección precoz del alzhéimer con un análisis de sangre podría aplicarse en cinco años, con lo que se sabrá si un paciente tendrá la enfermedad décadas antes de que aparezcan los síntomas.

La directora del laboratorio de epigenética-alzhéimer de Navarrabiomed (Pamplona), que ha ofrecido este viernes una conferencia en el marco del Foro Nueva Murcia coincidiendo con la celebración del Día Mundial del Alzheimer, se ha mostrado "optimista" por el gran número de investigaciones en torno a las enfermedades neurodegenerativas que aún no tienen tratamientos curativos. De ahí la importancia de la detección temprana, ha dicho, que "abrirá una ventana terapéutica, verdaderamente eficaz", aplicando tratamientos antes de que se produzca el daño en el cerebro.

Las investigaciones de su equipo, que se encuentran en una fase intermedia, avanzan en la detección precoz, y consisten en analizar y detectar "fragmentos de ADN cerebral que liberan las neuronas cuando mueren". Esos fragmentos se trasladan a la sangre y permiten a los investigadores identificar en ellos "marcas características" del alzheimer a través de una prueba sencilla y no invasiva como es un simple análisis de sangre.

Aunque es difícil predecir cuándo se cerrará la investigación y "hay que ser prudentes", según ha dicho, ha confiado en que los resultados podrán aplicarse a la práctica clínica en hospitales y centros sanitarios en unos cinco años.

Mendioroz ha recordado que los síntomas del alzheimer comienzan a aparecer entre los 60 y los 80 años, pero "las características de la enfermedad en el cerebro empiezan tiempo antes, incluso décadas antes de que aparezcan los síntomas". "Por eso decimos que es una enfermedad silenciosa y lenta. Los cambios del cerebro ocurren muy despacio y cuando llegan a un determinado nivel aparecen los síntomas en los pacientes", ha subrayado, al tiempo que ha reiterado que su investigación trata de descubrir esos síntomas antes de que sean visibles.

Ese diagnóstico temprano es importante porque las nuevas terapias que se están investigando solo son eficaces si se aplican en una etapa muy precoz del alzheimer, ha explicado. "Ahora los tratamientos que aplicamos, los aplicamos cuando el daño ya está hecho y es muy difícil recuperar el cerebro que ya está dañado", según ha indicado, ya que, a su juicio, a día de hoy las enfermedades neurodegenerativas no tienen tratamientos curativos, sino solo terapias que inciden en el ritmo de desarrollo de las mismas en cada paciente.

En el campo de los tratamientos, la científica ha destacado las investigaciones que se están llevando a cabo en el desarrollo de fármacos que puedan prevenir el depósito de las proteínas anormales en el cerebro y otros que puedan limpiar esas proteínas, así como las terapias con células madre, cuyo alcance real aún se desconoce.

En cuanto a la prevención de esta dolencia, Mendioroz ha recordado que la enfermedad tiene un claro componente vascular, por lo que la hipertensión, diabetes, hipercolesterolemia, sedentarismo y tabaco son factores que incrementan el riesgo de desarrollarla al afectar a los vasos sanguíneos. Por eso, la mejor manera de prevenir el alzheimer es "llevar una vida saludable" y "estar activo física y mentalmente", así como tener relaciones sociales, puesto que se ha demostrado que una buena sociabilidad ayuda a reducir el riesgo de esta patología, ha comentado.

Por último, ha considerado que "cada vez se hace un esfuerzo mayor" en la inversión en investigación y tratamientos de esta enfermedad, pero ha apuntado que "es evidente" que aún no es suficiente.

Terapias no farmacológicas

Por otra parte, la aplicación de terapias no farmacológicas (música, danza o perros) en pacientes de alzheimer retrasa el ingreso en centros al menos un año, según ha constatado el Centro de Referencia Estatal de esta patología, cuando se cumplen 10 años de su apertura y está a un 50 % de su capacidad por falta de recursos. Ubicado en Salamanca, este centro (CRE) se ha convertido en una especie de "laboratorio" del alzheimer -enfermedad degenerativa cerebral de la que hoy se celebra el Día Mundial-, generando conocimiento a través de investigaciones con terapias sin fármacos, tanto en pacientes como en familiares.

Gracias a ellas, en estos diez años se ha logrado la ralentización de los síntomas en los pacientes "y retrasar al menos un año su institucionalización, en el cien por cien de los casos", asegura la directora María Isabel González Ingelmo, durante una visita de periodistas al centro, dependiente del Imserso. Inaugurado en octubre de 2008, dispone de 112 plazas residenciales y 24 de día por las que ya han pasado alrededor de 800 personas con alzheimer. En estos momentos su capacidad está al 50 por ciento por falta de recursos.

Aproximadamente 1,2 millones de personas tienen alzheimer en España, aunque las asociaciones hablan de casi 5.000.000 de afectados contando a las familias. Unos familiares-cuidadores en los que también el CRE ha centrado su atención durante esta década, para reconocerles como afectados por la enfermedad. Prueba de ese interés es el estudio que se ha realizado con cuidadores mayores de 65 años para determinar su déficit cognitivo, influenciado por la depresión, la ansiedad, la falta de motivación y el sentimiento de culpa.

Tanto los usuarios (así se les denomina en el centro), como sus familiares participan de forma voluntaria en las terapias no farmacológicas, también conocidas como intervenciones psicosociales, cuyo uso se ha extendido ante la ausencia de medicamentos eficaces.

En general, los terapeutas trabajan con la reminiscencia, es decir, con los recuerdos e imágenes del pasado con el objetivo de mejorar la calidad de vida. Dentro del programa que se desarrolla en este centro se encuentra la danza creativa terapéutica, una actividad que puede realizar cualquier usuario y que persigue la integración cuerpo-mente del individuo. Los pacientes se activan, la depresión y la tensión se rebajan y se produce una comunicación con el terapeuta.

En 2012 se comenzó a desarrollar una línea de investigación sobre la intervención asistida con perros, que puede ser individual o en grupo, y en la que se trabajan el plano físico, social, emocional y cognitivo. Salir a pasear con el animal o darle de comer son algunas de las actividades que ayudan a mejorar la motivación y atención, ejercitar la psicomotricidad o disminuir la ansiedad. La utilización de la música como vehículo para lograr la comunicación y para conectar con los recuerdos o sensaciones es otra de las líneas de trabajo.

Una sala sensorial de material fluorescente como masillas de diferentes densidades, columnas de burbujas que pueden cambiar de color, una cama de agua, la foca-robot PARO o el robot-gato, con el que se trabaja desde principios de verano, también se utiliza para estimular a los usuarios. En este sentido, la Comunidad de Madrid ha estrenado una sala de estimulación multisensorial para el tratamiento del Alzheimer. Se trata de una terapia que ofrece múltiples beneficios al enfermo y potencia su autocontrol y capacidades cognitivas. Esta sala está situada en el Centro Alzheimer de la Fundación Reina Sofía en Madrid, un centro de referencia nacional con cerca de 200 plazas destinadas a la atención integral de personas afectadas por la enfermedad.

El centro acoge a personas de toda España, aunque las plazas de día, reservadas a las que se encuentran en un estadio leve-moderado, las ocupan vecinos de Salamanca o alrededores.

Las plazas residenciales son para los afectados en fase moderada, que se incluyen en un programa de retraso de la institucionalización, y para los que tienen demencias avanzadas, con los que se trabaja a nivel funcional.

Antes de ingresar, todos los pacientes son sometidos a una evaluación para comprobar su estado y el primer paso es ajustarles la medicación. "En general, están muy mal medicados y solo ajustando la medicación ya se nota una mejoría", apunta Elena González, responsable del área de formación, documentación e investigación.

Desde el centro se trabaja también en lograr un diagnóstico temprano y, para ello, se está elaborando una guía dirigida a los médicos de atención primaria.

Una detección precoz permite informar bien al paciente sobre las fases de la enfermedad y de la posibilidad de que haga testamento vital para manifestar su voluntad de no ser sometido a determinadas prácticas cuando ya no esté en condiciones de decidir por sí mismo.

Según la directora del CRE, muchas personas pueden no querer ser alimentadas artificialmente por una sonda endoscópica si sufren afagia (incapacidad de deglutir) o no recibir medicación en el momento en que tengan alucinaciones o delirios.

El objetivo es "dejar que el paciente se vaya apagando tranquilamente. Eso es una muerte digna", concluye.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.