www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ENTREVISTA

Richard Vaughan: “Busco la fórmula mágica para que la gente pueda hacerse con el inglés sin dolor”

miércoles 23 de julio de 2008, 22:02h
A más de la mitad de los españoles les cuesta hablar en otro idioma y eso que el inglés se aprende desde el colegio... ¿Por qué cree que nos cuesta tanto?
Yo diría que a más del 95%... A cualquier adulto le cuesta hablar un idioma. Realmente, el ser humano aprende su lengua materna entre los 0 y los 5 años. A los 5 años ya la sabe casi perfectamente bien. Aprender un idioma entre esas edades es natural. Después de la pubertad, a los 12 ó 13 años es menos natural y después de los 23 es tremendamente difícil. Prácticamente nadie en el mundo aprende un segundo idioma antes de los 5 años.

A pesar de ello, los españoles tenemos fama de ser algo más torpes con los idiomas...
Es completamente falso. Es una fama infundada. Cuesta igual o más a los japoneses o chinos aprender inglés. A todos los adultos les cuesta aprender una segunda lengua.

¿Cree que ayuda irse al extranjero para aprender inglés?
Más que aprender, sirve para hacerse con el idioma. Irse fuera está bien, siempre que se plantee correctamente, aunque a veces es poco rentable. Hay personas que están 2 ó 3 años en el extranjero y vuelven con un inglés macarrónico; sí vienen con buen oído pero con poco más. En España hay extranjeros que vinieron hace 5 años y aún no se expresan bien en castellano, y eso pasa. Ir a Philadelphia o Birminghan no es una garantía de que se va a volver con un buen nivel. Lo único que se gana es oído y confianza, que son fundamentales. Si alguien va fuera no debe irse para estudiar inglés, sino para estudiar en inglés o para trabajar y codearse así con gente local. En España sí se puede conseguir un buen nivel de inglés sin salir fuera, aunque hay que organizarlo correctamente.

Vaughan Systems está centrado en enseñar inglés a directivos y profesionales, ¿por qué a este segmento?
Desde 1977 decidí centrarme en eso porque siempre hay presupuesto de formación en cada empresa y hay necesidad de mejorar el nivel de inglés de directivos y técnicos. Es un blanco más fácil de divisar y de buscar. Pero desde hace 5 ó 6 años en Vaughan hemos abierto el abanico a todos los segmentos. Tras los escándalos de Opening y Wall Street fue cuando decidí intentar dar calidad a niños y particulares. Cubrimos el segmento de 3 a 18 años con campus de verano (Vaughan Camps) y también tenemos una academia para particulares donde la gente paga de su bolsillo. Estamos también vendiendo mucho material didáctico a todas las edades.

¿Qué distingue su método de otros para aprender inglés? ¿En qué se basa su éxito?
En el profesor. Buscamos personas con un perfil de energía y pasión, y les formamos para enseñar. No buscamos profesores, buscamos gente con el perfil correcto. De hecho, solemos evitar gente con experiencia en la docencia porque traen vicios que no podemos cambiar. Nosotros formamos a lo que yo llamo “geos de la enseñanza”, gente que entra con energía y va a la yugular. Y el método Vaughan está pensado para suscitar el tipo de profesor que nosotros queremos.

¿Qué ha conseguido en estos más de 30 años enseñando inglés?
Ser el número uno del país y hacer proyectos que no se han hecho nunca. Nadie nos ha podido copiar, como es el caso de Vaughan Town.



Vaughan Town es un enclave de habla inglesa en el que conviven durante una semana visitantes angloparlantes y españoles que buscan perfeccionar el idioma. ¿Cómo se le ocurrió esta idea?
Decidí atraer voluntarios a España para estancias de una o dos semanas. Buscaba gente parlanchina, muy habladora. Les ofrecía estancias en España con calidad de 4 estrellas, con la manutención pagada. A cambio, ellos tenían que hablar todo el día en inglés con un español a su lado. En los últimos 7 años han venido unas 8.000 personas, desde bomberos jubilados a banqueros o amas de casa. Hay gente muy variopinta pero con un denominador común: son gente habladora que quiere conocer España a través de españoles, y éstos quieren mejorar su nivel de inglés. Es una simbiosis. Hacemos proyectos muy novedosos que nadie ha hecho.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, pasó por su programa de televisión “Vaughan en vivo”. ¿Le gustaría contar con otros rostros conocidos?
No, prefiero a “víctimas” normales, a gente con las que el público pueda identificarse. En el programa de radio tengo a una farmacéutica, a una maestra, una informática, un psiquiatra… pero no quiero famosos. Esperanza Aguirre habla bien y está empeñada en ayudar a los madrileños a que hablen inglés a través de los colegios bilingües. Ya veremos si funciona o no, pero la iniciativa es positiva.

¿Le gusta más la radio o la televisión?
Me gustan los dos pero prefiero la radio. En la televisión hay tiempos muertos y a veces te duelen las cervicales debido a la postura rígida; mientras que en radio puedes ir hasta en pijama si quieres. La radio es más íntima, cuando hablas por el micrófono sientes una conexión más íntima con el oyente.



¿Cómo es un día normal en la vida de Richard Vaughan?
De 7.30 a 10.30 hago tres horas en la radio. Luego vengo a la oficina y me paso una hora o más con correos electrónicos. También estoy escribiendo un libro que tengo que entregar antes de de septiembre y me quedan 150 ó 200 páginas más… Me gusta comer con personas de aquí, sobre todo con mi hija, que trabaja en la empresa. Y por las tardes hago de todo, a veces hay reuniones (3 ó 4 por semana) y de vez en cuando viajo a lugares de encuentro para futuros programas, ya que me da ideas. Trabajo mucho también en la confección de materiales. Más que dirigir una empresa estoy detrás, con una bata blanca de laboratorio mezclando líquidos y buscando la fórmula mágica para que la gente pueda hacerse con el inglés sin dolor. Solamente estoy en el kilómetro 15, nadie más ha pasado del 5, en mi opinión. Me quedarán mil más pero es un camino bonito.

Como buen tejano, ¿echa de menos Estados Unidos?
Ciertas cosas, como la comida. La vida es materialmente más fácil y cómoda allí. También es más sedentaria. Echaba de menos Estados Unidos cuando estaba criando y educando a mis hijos, ahora ya están crecidos. Todo eran obstáculos y cuesta arriba. Cuando quería que los niños jugaran tenía que ir con ellos al parque, también que llevarles al colegio. En Estados Unidos van andando a la escuela porque la tienen cerca, y hay jardines en todas las casas. Aunque no se puede comparar Estados Unidos con Madrid, hay que comparar Nueva York o San Francisco con Madrid. La vida americana es en ciudades pequeñas. También echo de menos la comida americana, más allá de los tópicos de las hamburguesas o el pollo de Kentucky. Hay mil cosas además de eso. A mí me da igual vivir donde sea mientras tu vida profesional y personal esté bien.

¿Se imaginó cuando vino a España y empezó a dar sus primeras clases de inglés que iba a llegar hasta donde ha llegado?
Sí. Habría dado igual a lo que me hubiera dedicado. Yo no tenía un plan de crear un pequeño imperio de inglés en España, pero no tenía intención de hacer alguna otra cosa tampoco. Yo soy un poco orteguiano, yo soy yo y mis circunstancias. Simplemente la oportunidad surgió. Hubo una demanda en mis servicios hasta el punto de que yo solo no podía dar abasto y pasé de un profesor a 360 y de impartir 100 horas de inglés al mes a 40.000. Esto es simplemente una evolución normal. Estoy donde estoy por mi sentido de la responsabilidad ante clientes y profesores, nada más. A mí no me interesa que los españoles se doten de inglés o no, en el fondo me da igual, pero voy a intentar que sí se doten de inglés porque es divertido. Y cualquier trabajo que es divertido ennoblece y enaltece. Si yo no estuviera aquí probablemente estaría en la cresta de la ola en otra actividad, simplemente por mi forma de ser. Es una actitud ante la vida y el espíritu de esta empresa.



Después de las clases, fascículos, material didáctico, radio, televisión, máster... ¿Le queda algo por abarcar? ¿Tiene algún proyecto en mente?
Por supuesto, me queda muchísimo más. Es posible que penetremos en otras regiones de España a través de acciones televisivas y radiofónicas, más que por instalaciones físicas. También me interesa mucho el segmento de guarderías de 0 a 3 años, de preescolar de 3 a 6 años y de dotar a las aulas de voluntarios de habla inglesa, porque no se está haciendo bien ahí. Todos los chavales salen de la facultad siendo carne de cañón para las academias de inglés como la mía. Pero para la inmensa mayoría no hay nada que hacer. Me necesitan y, por un lado está bien, porque hay demanda para mis servicios o para los de los competidores, pero por otro lado, es un poco triste que un sistema escolar desde los 3 hasta los 23 años no resuelva las carencias en el idioma, y no es tan difícil. Con tantas horas de inglés que dan los chavales tendrían que salir bilingües y salen con un nivel menos uno. Desde hace un par de años el Gobierno está tomando algunas acciones que me gustan para ayudar en la enseñanza del inglés.

Para terminar, ¿nos podría dar algún consejo para quien quiera realmente aprender inglés?
Se necesitan 2.000 horas de dedicación en el menor plazo de tiempo posible, para que no se difumine ni haya pérdida de energía. Dos mil horas divididas en 400 horas de clase individual, 800 horas de estudio personal sin profesor (no sólo libros, también viendo documentales, informativos, anuncios, páginas de internet en inglés) y 800 horas de apuros en la vida real. Si alguien no quiere aprender inglés es porque no está entre sus prioridades, prefiere lo fácil y se conforma con las gambas a la plancha. La gente que sabe inglés es porque sabe afrontar los retos en la vida y resolverlos. La mayoría de nuestros alumnos no ayudan al profesor, lo quieren todo hecho y aquí el único beneficiario soy yo, porque pagan y no aprenden. La gente se piensa que con pagar una matrícula en una academia ya va a hablar inglés, sin esfuerzo, y no es así. Sólo los niños de 1, 2 años pueden absorber un idioma sin esfuerzo. Un idioma es agilidad lingüística verbal. Aprender bien un segundo idioma pasa por oído, confianza y gramática, en ese orden.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.