www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

MOVILIDAD

Guía para moverse por Madrid según la nueva normativa

Guía para moverse por Madrid según la nueva normativa
Ampliar
miércoles 24 de octubre de 2018, 10:58h
Los cambios más significativos llegan con el límite de velocidad a 30 km/h en calles de un solo carril por sentido o carril único.

Este miércoles 24 de octubre entre en vigor la nueva ordenanza de movilidad sostenible del Ayuntamiento de Madrid. Las nuevas normas de circulación implicarán que la velocidad máxima sea de 30 kilómetros por hora en el 85 por ciento de sus calles e impedirá circular por las aceras a los patinetes y bicicletas que quieran ir más rápido.

La reducción de la velocidad en las calles se advertirá mediante una campaña informativa global, no con señales en puntos concretos. La Policía Municipal multará a quienes se excedan, aunque si se instalan radares habrá un periodo de dos meses para informar sin formular denuncias.

Límite de velocidad en 30 km/h

La nueva ordenanza establece el límite de velocidad en 30 km/h de forma general, salvo que las calles tengan varios carriles por sentido -como ocurre en grandes avenidas- o múltiples carriles aunque sean en una sola dirección.

Para apaciguar el tráfico y hacer la ciudad más segura para los peatones, también se reduce a 20 kilómetros por hora las zonas de plataforma única -donde acera y calzada están al mismo nivel-.

Monopatines, a velocidad del peatón por la acera

Los patinetes circularán prácticamente por todas las calles de Madrid, las que sean a 30 y a 20 y también por los carriles bici. Sin embargo, por las aceras solo podrán circular aquellas que no tengan motor y no superen los 5 kilómetros por hora.

La edad mínima para ir en patinete eléctrico por las calles de Madrid será de 15 años. El Consistorio recomienda pero no establece como obligatorio el uso del casco, excepto para los menores de 16 años.

A diferencia de los que no llevan motor, los patinetes eléctricos no podrán circular en ningún caso por la acera, y por las calzadas los patinetes deberán circular por la parte central del carril.

Dentro de un año se analizará si se permite su circulación también por las "ciclocalles", es decir, los carriles de grandes avenidas donde conviven a 30 kilómetros por hora bicis y coches, una limitación que se revisará en el plazo de un año.

Moverse en bicicleta

Se incluye la posibilidad de giro a la derecha con semáforo en rojo siempre que esté señalizada y también se permitirá la circulación en ambos sentidos en "calles 20" y aquellas eñalizadas a tal efecto.

Como norma general, las bicicletas deberán circular por la calzada -ocupando la parte central del carril y permitiéndo la circulación de dos ciclistas en paralelo cuando no suponga riesgo-.

Exclusivamente los menores de 12 años podrán circular en bicicleta por las aceras y zonas peatonales, pudiendo ir acompañados por una persona adulta a pie. En ningún caso las personas mayores de 12 años podrán circular por las aceras y zonas peatonales, salvo en aceras bici por la zona señalizada a tal efecto.

Las motos dejarán de aparcar en las aceras

Todos los vehículos de dos ruedas tendrán que estacionar en las reservas destinadas a estos automóviles. Si no las hubiera, podrán estacionar en las aceras siempre que dejen más de 3 metros de ancho libre.

Una medida que se aplicará con carácter inmediato en Madrid Central y que se irá extendiendo progresivamente al resto de distritos.

El peatón, el principal protagonista

La ordenanza tiene como prioridad "proteger al más débil", los peatones y entre ellos los que más dificultades tienen: mayores, niños y personas con movilidad reducida.

Se garantiza que motos y bicicletas aparcadas no interrumpan el paso a los peatones pues deberán dejar un ancho libre de al menos 3 metros.

Los viandantes no tendrán prioridad para cruzar salvo en zonas muy reducidas, denominadas "zonas 30", que no corresponden a cualquier calle con velocidad limitada, sino a áreas muy concretas señalizadas verticalmente.

Acceso a Madrid según los distintivos ambientales de la DGT

A partir de abril, todos los coches y motos que quieran acceder a la capital deberán portar la etiqueta ambiental de la Dirección General de Tráfico (DGT), incluso los procedentes de otros municipios y regiones.

Hay cuatro etiquetas según la clasificación de la DGT. Así, en función de lo contaminante que sea el automóvil tendra el distintivo B, C, ECO o CERO emisiones. El distintivo deja fuera a los más contaminantes, los matriculados antes del año 2000 o los diésel de antes de 2006.

El Ayuntamiento usará la etiqueta para restringir el paso a ciertos vehículos siguiendo su nuevo protocolo contra la contaminación, diferenciado en cinco escenarios según los niveles de contaminación de dióxido de nitrógeno.

En el escenario 2 se impedirá circular a los que no tengan clasificación ambiental en el centro, en el 3 estos vehículos no podrán circular en toda la ciudad y en el 4 sumará a los de etiqueta B a la restricción, mientras que en el 5 solo se permitirá circular a los no contaminantes (CERO y ECO).

Nuevo modelo de regulación de estacionamiento

Las zonas de aparcamiento vecinal (ZAV) se configurarían como un modelo de estacionamiento totalmente nuevo y distinto del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER). Serán espacios donde se podrá poner aparcamiento de pago fuera de la M-30 para los no residentes, ya que los vecinos quedarían exentos de pagar por aparcar y no tendrían límite de tiempo.

A partir del año 2020 los vehículos sin distintivo ambiental de la DGT no podrán hacer uso de las plazas del ámbito de las Zonas de Aparcamiento Vecinal, excepto los residentes en su propio barrio.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(1)

+
0 comentarios