www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

MOTOCICLISMO

MotoGP. Marc Márquez explicá cómo se mejora con siete Mundiales en la mochila

martes 05 de marzo de 2019, 20:22h
El piloto español está empeñado en repetir título en 2019, pese a empezar con lesión.

Marc Márquez compareció ante los medios a finales de febrero, justo después de haber completado los entrenamientos de Malasia y Catar. Expuso que "he vivido la recuperación del hombro como un subidón con el que hemos conseguido que prácticamente esté olvidada la lesión. En Sepang no era capaz de dar más de cinco vueltas seguidas". Y proclamó que no necesita un psicólogo para completar la rehabilitación. "No sé si en el futuro lo necesitaré, pero por ahora lo mejor que me puede suceder es tener a mi alrededor a un equipo y a unas personas con las que vivo día a día, me siento a gusto y cómodo y por eso no se puede pedir más. Ellos son mis mejores sicólogos, con un ambiente muy familiar, con una estabilidad tanto en lo personal como en lo deportivo", esclareció.

En lo deportivo, apuntó que "como hicimos en 2017 y 2018, pues en Catar se cierran motores, se precintan para toda la temporada y hemos mejorado bastante, hemos trabajado sobre todo en la velocidad punta, aunque en los papeles no estamos muy cerca de las Ducati. Pero tenemos que seguir mejorando, tenemos que seguir mejorando cositas para seguir desarrollando durante la temporada". Y reseñó que "normalmente, con la moto que empiezas la temporada no se parece demasiado a la moto con la que la acabas, pero empezamos con un compromiso bastante bueno para luchar desde la primera carrera por la victoria".

Este lunes, el piloto español volvió a aparecer ante los micrófonos para ampliar sus pensamientos en torno a cómo afronta esta temporada. en la que tratará de revalidar el título de MotoGP. Y lo ha hecho sorprendiendo, pues dentro de su sinceridad ha compartido con el personal uno de los momentos que más le han hecho sufrir encima de la moto. Se trata del campeonato de 2015, ganado por Jorge Lorenzo. Venía de ganar dos títulos seguidos en la élite y no pensaba que podía ser derrotado.

"Llegue tras ganar en 125 centímetros cúbicos (actual Moto3), Moto2, el primer y segundo año en MotoGP. Llegó 2015 y me sentía invencible. Sentí que no me podían ganar ni una carrera y al final me ganaron más de una carrera y me caí muchas veces. Ahí maduré y aprendí que no se puede ganar cada carrera, que lo importante es ganar el campeonato. Y 2017 también me dio una lección en cuanto a que estamos en MotoGP y que todos van muy rápido. Nadie contaba con Dovizioso y al final me puso las cosas muy difíciles hasta la ultima carrera", subrayó.

El cinco veces campeón de MotoGP, a sus 26 años, ha argumentado que "mi ADN es el de arriesgar, el de dar el cien por cien y el de si puedo ganar. Por la mínima opción que haya, lo voy a intentar". "Lo que pasa es que en 2015 intentaba ganar cuando no había opción. Ahí maduré y asumí que es un campeonato, que es muy largo, que no es cada carrera a vida o muerte, todo o nada. Aún así, el ADN mío tira hacia un lado, pero lo intento autocontrolar, sobre todo escuchando a mi entorno, que es una pare muy importante", hizo hincapié.

Y lamenta, pasado el tiempo y el furor de la competición que le ha visto besar el asfalto con asiduidad, tanta caída. Eso sí, lo hace desde su mentalización ganadora. "Son malos recuerdos, pero de todas estas caídas o lesiones, por ejemplo la última del hombro, sales más reforzado, sobre todo mentalmente. Te hace valorar más lo que estás haciendo, disfrutarlo más, porque ves que estás en una moto a 350 kilómetros por hora y puede pasar de todo", manifestó.

Tras aclarar que no contempla colocarse el número uno en la espalda ("Llevar el '1' es mucha responsabilidad, mucha presión, y el '93' lo llevo desde los 11 años y me ha dado mucha suerte"), este astro del motociclismo internacional ha confesado que "he aprendido que a todo el mundo no le vas a gustar, y esto ha hecho que me olvide de la opinión de la gente, que está claro que es importante, pero hay que ser uno mismo. Si tienes que decir algo, lo dices, y si tienes que callarte algo, te lo callas. En lo personal soy así y difícilmente me van a cambiar. Y en lo deportivo no se me puede tachar de nada, porque siempre he dado el cien por cien; mi vida es la moto".

Por último, ha dejado claro que no se sabe favorito. Tiene todo el respeto posible por los que considera sus rivales más potentes, a los que estudiará a lo laargo del curso que está a punto de abrir. "Habrá que estar atentos a todos, pero durante la pretemporada hay que preguntarse quién ha estado fuerte. Está claro que Rins ha sido constante, como también Maverick, quien siempre está fuerte y rápido en pretemporada. Nosotros hemos trabajado para llegar lo mejor preparado posibles al inicio del campeonato y Dovizioso, que ha escondido un poco las cosas, llegará a la primera carrera para estar delante", vaticinó.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.