www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JUICIO DEL PROCÉS

Trapero revela que tenía un plan secreto para detener a Puigdemont

Trapero revela que tenía un plan secreto para detener a Puigdemont
Ampliar
(Foto: EFE/Tribunal Supremo)
jueves 14 de marzo de 2019, 19:18h
El mayor se revuelve contra el separatismo: "Les advertimos de que habría conflictos graves de orden público y les emplazamos a cumplir la legalidad".

El exjefe de los Mossos d'Esquadra Josep Lluís Trapero se puso a disposición del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) y de la Fiscalía para detener al expresidente de la Generalidad Carles Puigdemont y a sus consellers, tras la declaración de independencia del 27O.

Así lo ha asegurado el mayor Trapero, destituido a raíz de la activación del artículo 155 de la Constitución, en su declaración como testigo ante el Tribunal Supremo por el juicio del "procés", a preguntas de Xavier Melero, abogado del exconseller de Interior Joaquim Forn.

El mayor de los Mossos d'Esquadra, pendiente de ser juzgado en la Audiencia Nacional por rebelión, ha admitido que la policía catalana desconocía la "trascendencia jurídica" de la declaración unilateral de independencia aprobada por el Parlament o en qué delitos se podría haber incurrido, pero lo veía como algo "aparentemente de una cierta gravedad".

Por ese motivo, ha explicado que comunicó a los órganos judiciales que se ponía a su disposición por si ordenaban "algún tipo de acción" relacionada con esos hechos, actuación que, ha precisado, "teníamos prevista desde hacía dos días".

Según ha detallado Trapero, entre las 13.30 y las 14 de la tarde en que el Parlament aprobó la "declaración esta" (sic) llamó por teléfono al presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), Jesús María Barrientos, y al entonces fiscal superior de Cataluña, el fallecido José María Romero de Tejada.

En esas conversaciones, ha agregado, les comunicó que "el cuerpo está a disposición de la Fiscalía y del órgano judicial", tras haber tenido conocimiento de que el Parlament había aprobado la declaración de independencia, una resolución que los miembros del Govern procesados han rebajado durante el juicio a mera resolución de carácter simbólico, sin efecto jurídico alguno.

En ese sentido, ha apuntado que los Mossos se ofrecieron a llevar a cabo las acciones que ordenaran los órganos judiciales, que el cuerpo tenía previstas desde hacía dos días y que, ante la insistencia de Melero, ha concretado que eran la detención de Puigdemont y sus consellers.

Advirtió al Govern de la violencia del 1-O

Trapero ha declarado que avisó al entonces presidente de la Generalidad Carles Puigdemont de que el 1-O "iba a provocar necesariamente" problemas de orden público y de seguridad ciudadana.

El ex jefe de los Mossos ha corroborado que la tarde del 28 de septiembre de 2017 transmitió a Puigdemont y a los exconsellers Oriol Junqueras y Joaquim Forn que si el 1-O tiraba para adelante se generarían problemas de orden público al coincidir dos millones de personas con intención "de hacer algo" y unos 15.000 policías que tenían la orden judicial de impedir el referéndum.

Por este motivo, la cúpula de los Mossos advirtió a Puigdemont, Junqueras y Forn de que la coincidencia de votantes y de fuerzas de seguridad para impedir el referéndum "iba a provocar necesariamente problemas de orden público y de seguridad ciudadana", según Trapero.

Trapero ha desvelado que la policía catalana encajaba "muy mal" los anuncios de los exconsejeros de Interior Joaquim Forn y Jordi Turull de que el cuerpo garantizaría que se podría votar el 1-O con normalidad, ya que había en ellas "un punto de irresponsabilidad".

En este sentido, al final de la sesión y a pregunta del presidente de la sala, Manuel Marchena, Trapero ha relatado como, tras pedir reunirse con la cúpula del Govern, emplazó a Puigdemont y Junqueras a "cumplir la legalidad y las órdenes judiciales": "Les dijmos que no se equivocasen con nosotros, que el cuerpo de Mossos no iba a quebrar la Constitución y que no acompañábamos el proyecto independentista", ha remarcado.

Trapero ha destacado que desde que Forn sustituyó en Interior a Jordi Jané, a mediados de julio de 2017, el nuevo conseller les dijo que su discurso iba a ir por los "derroteros" de defender el referéndum, si bien ha precisado que siempre actuó con "respeto" en su gestión de los Mossos d'Esquadra.

No obstante, Trapero ha reconocido que cuando Forn decía que los Mossos garantizarían que los ciudadanos pudiesen votar con normalidad el 1-O, como aseguró nada más tomar posesión del cargo, esas declaraciones "encajaban muy mal" en el seno de la policía autonómica, especialmente a medida que tenían órdenes judiciales para impedir el referéndum, que ha llegado a tildar de "ilegal".

"Pienso que había un punto de irresponsabilidad", ha sostenido Trapero, sobre las afirmaciones de Forn.

Defiende la labor de los Mossos

A preguntas del fiscal Javier Zaragoza, el mayor ha señalado que el dispositivo elaborado por mandos de la Policía catalana perseguía precisamente "cumplir el mandato judicial" del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

"¿Nos hubiese encantado que hubiese más resultados? Sí, hubo los que pudimos hacer entre todos", ha precisado.

Trapero ha insistido en que se trataba de "un único dispositivo" conjunto con la Policía y la Guardia Civil, y "no tres", y que entendieron que la parte de "seguridad ciudadana", es decir, el uso de la fuerza, descansaba en las fuerzas de seguridad del Estado.

Ha indicado que el 1 de octubre y en cumplimiento de la orden judicial, entendieron que los Mossos podrían dar una "primera respuesta" de orden público pero que "se sabía que la mayor parte" era de Policía y Guardia Civil por una razón de número efectivos: "Ellos tenían 6.000 y nosotros teníamos 800 o 1.000".

Trapero ha defendido la decisión de enviar a un binomio de agentes a cada colegio (criticada por altos mandos de la Policía y la Guardia Civil) dado que "no podía haber otra propuesta" si se quería saber qué pasaba en cada centro. "Hicieron su función y lo hicieron bien. Tuvo unos resultados", ha dicho.

Según Trapero, en las inspecciones que hicieron los mossos en los 2.300 puntos de votación los días previos al 1-O no vieron ni actos preparatorios para la votación, ni material como urnas, papeletas ni zonas señalizadas, ya que, de ser así, los habrían precintado e incautado.

Ha reconocido que la Policía autonómica sí que vio centros ocupados, siguiendo la campaña "Escoles Obertes", que llenó de gente los colegios como nunca lo habían visto nunca fuera del horario escolar.

No obstante, Trapero ha afirmado que una ocupación así de las escuelas no se había dado nunca antes. "Por cierto, la estábamos viendo todos los cuerpos policiales, eso fue público", ha apuntado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.