www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Novela

Pierre Lemaitre: Los colores del incendio

domingo 14 de abril de 2019, 18:57h
Pierre Lemaitre: Los colores del incendio

Traducción de José Antonio Soriano Marco. Salamandra. Barcelona, 2019. 432 páginas. 20 €. Libro electrónico: 13, 99 €.

Por Federico Aguilar

Pierre Lemaitre (París, 1951) es el padre de Camille Verhoeven, comandante de la Brigada Criminal de la Policía de París, un singular investigador de corta estatura -apenas mide un metro cuarenta y cinco centímetros, pues su madre, fumadora compulsiva, le condenó a una hipertrofia fetal-, pero larga perspicacia y efectividad en la resolución de los casos. Verhoeven, protagonista de una tetralogía, ha despertado el interés de un sinfín de lectores, proporcionando a Lemaitre un lugar de honor en la novela policiaca. Pero el autor parisino, quien tras ejercer como docente durante décadas se lanzó, traspasada la cincuentena, a la carrera literaria no ha logrado el éxito solo con la serie de noir. En 2013 se alzó con uno de los galardones más codiciados en Francia, el Premio Goncourt, gracias a su novela Nos vemos allá arriba, -llevada al cine en 2017 por Albert Dupontel-, un brillante fresco, con elementos de intriga, que arranca en noviembre de 1918 -poco antes de la firma del armisticio entre los aliados y los alemanes-, y nos cuenta la historia de Albert Maillard y Édouard Péricourt, dos personajes contrapuestos, a los que también acompañará otro excombatiente, Pradelle. En la complicada Francia postbélica vivirán numerosas aventuras en una trama que cruza también episodios paralelos formando un logrado conjunto

Lemaitre se propuso, tras Nos vemos allá arriba, escribir una trilogía con estos personajes y asunto. Ahora nos llega la segunda entrega, Los colores del incendio, donde toma a un personaje secundario de la primera y le da protagonismo. Se trata de Madeleine Péricourt, hija del patriarca de la familia, Marcel Péricourt, con cuyo solemne funeral, al que ha anunciado que asistirá incluso el presidente de la República, comienza la novela. Pero la heroína de Los colores del incendio no lo tendrá nada fácil. Será la heredera del imperio financiero levantado por su padre, pero al suicidio de su hermano Éduard, a la muerte de su padre y a tener a su exmarido en la cárcel, se añade el grave accidente que sufre su hijo, el pequeño Paul. Y, por si fuera poco, su llegaba al mando de la entidad, máxime en unos momentos en los que prácticamente ninguna mujer lo tenía en el ámbito empresarial, despertará la envidia y el deseo de “ayudarla” de varios de los personajes que la rodean.

El París de entreguerras, entre 1927 y 1933, con el crack del 29 y sus consecuencias en todo el mundo y la amenazante Segunda Guerra Mundial, es el escenario de esta novela, a la altura de Nos vemos allá arriba, donde Pierre Lemaitre da cuenta de su dominio de la narración en la línea de la tradición decimonónica, y crea un extraordinaria personaje en Madeleine Péricourt, una suerte de conde de Montecristo en varios aspectos. Un festín de entretenida lectura.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.