www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Ensayo

Magis Iglesias: Fuimos nosotras

domingo 12 de mayo de 2019, 19:23h
Magis Iglesias: Fuimos nosotras

Presentación de Pío García Escudero. Prólogo de Ana Pastor. Debate. Barcelona, 2019, 393 páginas. 18, 90 €.

Por Alfredo Crespo Alcázar

Magis Iglesias, periodista de dilatada trayectoria profesional, nos ofrece una obra fresca, de ágil lectura y bien documentada en la que rinde un merecido tributo a las primeras parlamentarias (tanto diputadas como senadoras) de la recuperada democracia en España, poniendo en valor la capacidad para sortear los problemas que aquéllas encararon como profesionales de la política. Al respecto, en el caso de nuestras protagonistas, las dificultades fueron dobles. Por un lado, por la complejidad social y económica que afrontaba nuestro país tras la muerte de Franco, lo que daba como resultado un escenario plagado de interrogantes sobre lo que podría suceder en el corto plazo. Por otro lado, el hecho de ser mujer no les facilitaba la tarea para la cual los ciudadanos las habían elegido libremente en las urnas, si bien en ninguna de ellas encontramos concesiones al victimismo.

¿Resultó anecdótico que formaciones como PSOE, UCD o PSUC introdujeran en sus listas electorales a mujeres? La respuesta a esta pregunta es un contundente no. En efecto, la sociedad española había experimentado notables cambios a partir de finales de la década de los cincuenta, cuyo resultado se tradujo en que el panorama de los años setenta nada tenía que ver con el de la inmediata posguerra civil. Obviamente, existían aún notables diferencias con respecto a las democracias de Europa occidental, la principal de ellas la falta de libertad. No obstante, se advertía un ambiente en el cual las mujeres aspiraban a convertirse en actores fundamentales del cambio que la ciudadanía anhelaba.

En este sentido, la obra de Iglesias tiene una virtud y es que hace un recorrido exhaustivo por los orígenes familiares de las protagonistas (abuelos, padres, hermanos…) lo que nos permite comprobar con exactitud las transformaciones que habían ocurrido en España, algunas de las cuales afectaban directamente al rol desempeñado por la mujer. En efecto, de manera gradual había desafiado a la ortodoxia dominante para asumir cada vez más responsabilidades profesionales, ejerciendo en algunas de ellas un papel de liderazgo en ámbitos como el jurídico y el empresarial, algo impensable décadas atrás.

Aún con ello, como reflejan las senadoras y diputadas a las que la autora entrevista, sí que tuvieron que enfrentarse con el machismo que imperaba en todos los partidos. Este fenómeno en ocasiones provocaba que sus propuestas ocuparan lugares marginales en las agendas políticas, en particular las que aludían a las cuestiones de género, como explica por ejemplo Carlota Bustelo (PSOE). Sobre esta cuestión se pronuncia Rosina Lajo, aportando un testimonio contrario a la corrección política que impera hoy en España: “Cuando se habla de feminismo a mí me parece que todas las mujeres debemos serlo porque equivale a ser rebeldes ante el statu quo machista. Pero lo que yo admiro es la igualdad adquirida por el conocimiento y el esfuerzo […] Practicar feminismo es ser como (Christine) Lagarde, presidenta del Fondo Monetario Internacional, o Carmen Iglesias, presidenta de la Real Academia de la Historia. Eso es ser feminista. No es gritar, sino trabajar para tener la preparación necesaria como para ocupar puestos relevantes” (p. 134).

Las protagonistas de la obra vivieron un periodo concreto, 1977-1979, cuya brevedad es inversamente proporcional a su importancia mayúscula, derivada ésta de la magnitud de los acontecimientos acaecidos en un clima más bien adverso (crisis económica, multiplicación del terrorismo de ETA, FRAP o Grapo…). Durante el aludido bienio se redactó y aprobó la Constitución de 1978. Igualmente, se sentaron las bases para la reconciliación nacional, actualmente tan cuestionada por ciertos sectores políticos y mediáticos, como refleja el testimonio de Nona Inés Vilariño: “Esa es una de mis grandes decepciones porque, a día de hoy, creo que no ha habido esa reconciliación, dada la actitud que tienen actualmente algunos que no estaban allí, los que agitan el fantasma y quieren recuperar determinadas cosas” (p. 359).

En definitiva, una obra que nos trasmite la biografía política de las mujeres que asumieron los cargos de diputadas y senadoras en el periodo 1977-1979. Magis Iglesias realiza un trabajo periodístico sobresaliente al entrevistar a las que todavía siguen vivas (y aceptaron su invitación), las cuales ofrecen unos enriquecedores testimonios de primera mano que la autora refleja y analiza con realismo y objetividad. A través de sus vivencias hallamos las claves sobre las que se vertebró la Transición, además de enlazar cuestiones cuya importancia en aquel momento no se ha perdido en la actualidad, como la reconciliación nacional o los nacionalismos periféricos. Sobre este último tema, algunas de las protagonistas del libro ya advirtieron y denunciaron las intenciones favorables a la separación que se ocultaban tras los discursos de Jordi Pujol.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.