www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ESTADOS UNIDOS

Trump se lanza a la reelección envuelto en polémicas

Trump se lanza a la reelección envuelto en polémicas
Ampliar
miércoles 19 de junio de 2019, 01:01h
En el día de su postulación ha dimitido el secretario de Estado de Defensa.

Ya se sabía, pero este martes se ha hecho oficial. Donald Trump se postula para se reelegido presidente de Estados Unidos. LLevaba en torno a dos años de campaña continuada, pero desde esta jornada está negro sobre blanco que quiere repetir otro mandato en la Casa Blanca. Ha elegido para proclamar dicha intención Orlando, en el centro de Florida. Precisamente uno de los estados en los que menos popularidad tiene y con la comunidad puertorriqueña todavía herida por la gestión presidencial del huracán María.

El magnate devenido en presidente, que se ha dado un baño de masas en el Amway Center, con capacidad para 20.000 personas, ha desplegado en estos días guiños hacia la ciudad en la que arrancara su carrera hacia la reelección. Sabiendo que el diario más importante de la región estará apoyando a otros candidatos -así lo ha anunciado este martes- y contando con las manifestaciones en su contra que sabía que se iba a encontrar en los aledaños del recinto elegido.

Manifestantes le han recibido con el ya famoso globo gigante "Bebé Trump". El poder demócrata ha crecido en la zona tras la pobre gestión que Washington hizo de las consecuencias del mencionado huracán, en 2017. Los 'boricuas' se han alzado y consideran un "atrevimiento" que el magnate quiera alzar el telón de la campaña en su ciudad. "Los republicanos están luchando para hacer más difícil que sobrevivan los hermanos y hermanas puertorriqueñas", ha denunciado Tom Pérez, presidente del Comité Nacional Demócrata.

Este contexto polémico llega ardiente, después de que Trump amenazara con deportar a millones de inmigrantes a partir de la semana próxima. "Donald Trump no tiene amigos de la comunidad puertorriqueña, ni en Florida ni en la isla", subrayó este martes Darren Soto, el primer congresista de Florida de origen puertorriqueño. En Orlando alcanzó Hillary Clinton tres de los nueve condados que ganó en las pasadas preisenciales. Pese a todo, el republicano empieza fuerte. Sólo la ayuda de las zonas rurales lanzarán la candidatura de Donald en esta región.

Y, para comenzar el día de su relanzamiento, el presidente estadounidense alimentó aún más las dudas sobre la mencionada amenaza de deportar a "millones" de indocumentados en unos días. Sus palabras del lunes, a este respecto, pillaron por sorpresa al Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés). Este martes, como pudo, restó importancia a la falta de comunicación con dicho organismo. "Ellos lo saben. Ellos lo saben (que se planea esa operación masiva de deportación). Van a comenzar la semana que viene, y cuando la gente empiece a llegar a nuestro país y entren ilegalmente, tendrán que salir", defendió.

La Casa Blanca guardó silencio sobre las declaraciones de su jefe, si bien se cree que la deportación afectará a la zona froneriza sur, y no al interior del país, que es donde ejecuta sus atribuciones el ICE. Sea como fuere, se han levantado numerosas suspicacias sobre la realidad de la amenaza de Trump, realizada justo un día después de hacer oficial que va a tratar de ser reelegido. Se sospecha del contenido electoralista de ese mensaje.

Un funcionario de la Administración Trump aseguró que "(Las órdenes de deportación) se lograron con mucho tiempo y gastos, y aún así los inmigrantes ilegales se niegan a presentarse en los tribunales", según ha publicado Los Angeles Times. Y el ICE no parece capaz de encontrar a ese millón de indocumentados con órdenes de deportación. Y es que este organismo ha sufrido recortes de financiación que le han llevado a contar con menos efectivos. La pesadilla que se muerde la cola y que profundiza en las dudas del aroma populista del tuit amenazante del presidente.

Por otro lado, este mismo martes, antes de partir hacia Orlando, Trump ha confirmado que el secretario de Defensa en funciones, Patrick Shanahan, no seguirá su candidatura para ocupar dicho cargo de manera permanente. "El secretario en funciones de Defensa, Patrick Shanahan, quien ha realizado un trabajo maravilloso, ha decidido no someterse al proceso de confirmación para poder dedicar su tiempo a la familia", expuso el magnate en las redes sociales. Alegando motivos personales.

Esas razones personales son, según The Washington Post, un juicio por violencia doméstica. Así, el hombre de confianza colocado por Trump en esa cartera, que ha estado aliñando la pimienta en torno al conflicto con Irán en estas semanas, se baja del tren por obligación judicial. Transformándose en el enésimo miembro del equipo del magnate que cae en desgracia al ser descubierto incumpliendo la ley. Ha estado al frente del Pentágono desde enero, por lo que la baja es sensible.

"Quiero darle las gracias a Pat por su excelente servicio y nombraré al secretario del Ejército de Tierra, Mark Esper, como nuevo secretario de Defensa en funciones. Conozco a Mark y no tengo duda de que ¡realizará un trabajo fantástico!", escribió en Twitter Trump, quien negó que Shanahan estuviera en problemas de índole judicial. "Después de mucha reflexión, he pedido que mi nombre no sea considerado para el cargo de secretario de Defensa y dimitiré de mi cargo como subsecretario", ha dicho el ex secretario de Estado de Defensa, que espera aprovechar el tiempo para "ser un buen padre". Así, el sucesor de James "Perro Loco" Mattis -que en diciembre dimitió por sus problemas con Trump-, también sale por la puerta trasera.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(1)

+
1 comentarios