www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ABOGACÍA

Juan Gonzalo Ospina: una mirada al futuro del penal del siglo XXI

Juan Gonzalo Ospina: una mirada al futuro del penal del siglo XXI
jueves 27 de junio de 2019, 09:24h
Desde la operación Oikos hasta absoluciones en el Tribunal Supremo, Ospina no deja de sumar éxitos y posiciona su firma como uno de los mejores despachos penalistas de 2019.

Los que conocen a Juan Gonzalo Ospina dicen de él que no es un abogado al uso. Joven, preparado, cercano y perseverante. Columnista, escritor y colaborador habitual en televisión y radio. Se trata de uno de los más influyentes abogados penalistas de Madrid, cuyos 30 casos de éxito en lo que llevamos de 2019 suman más de 100 años de libertad para sus clientes.

Licenciado en derecho y ciencias políticas por ICADE, Ospina ha sido presidente de la Agrupación de Jóvenes Abogados entre 2013 y 2016 y es el diputado más joven de la Junta de Gobierno del Colegio de Abogados desde su fundación en 1596.

Comenzó su andadura en el mundo del derecho penal en Marbella de la mano del del fiscal Ignacio Gordillo cuando salió de la Audiencia Nacional y del fiscal del Tribunal Supremo, Javier Muñoz Cuesta, cuando estuvo en excedencia.

Como alumno aventajado, la experiencia que adquirió durante los primeros años de ejercicio profesional al lado de alguno de los mejores abogados de España, le llevó a poner en marcha su propio despacho, Ospina Abogados, ubicado en pleno barrio de Salamanca y considerado como uno de los mejores despachos penalistas por segundo año consecutivo.

Lo que diferencia a Ospina y su despacho del resto de penalistas es, según sus palabras, “el trato que ofrecemos a cada cliente en el ámbito profesional y personal", pues "detrás de cada expediente hay una persona, una familia, por lo que tratamos cada caso como si fuese único, garantizando la mejor línea de defensa posible ante cualquier proceso penal”.

Conocido por el sector jurídico por una personalidad que no deja a nadie indiferente, es crítico con las deficiencias del sistema y nunca se amedrenta ante las injusticias, lo que le ha valido de diferentes críticas y aplausos dentro de la Abogacía.

Hace un mes fue noticia tras la absolución de uno de sus clientes por el Tribunal Supremo condenado a 19 años de prisión por un delito de abuso sexuales que no cometió. Estos días,recibía la atención mediática tras haberle sido concedido el amparo profesional del Colegio de Abogados de Vigo, solicitado tras unas polémicas declaraciones de una magistrada que le otorgaba el ‘don de la ubicuidad’ para estar en 3 señalamientos simultáneos, separados 600 kilómetros de distancia.

Por todo ello, Ospina ha sido reconocido como el mejor abogado penalista de Madrid en 2018 por la crítica y los propios medios. Distintas personalidades del derecho penal concluyen que “los éxitos de Ospina le han posicionado como uno de los mejores despachos penalistas en 2018, y sus clientes le avalan. Todo apunta a que volverá a serlo este 2019”.

Aun así, con una agenda tan apretada, Juango Ospina, como es conocido en su entorno, siempre consigue tiempo para ejercer como docente, siendo profesor regular de las mejores universidades de Madrid. Desde la universidad Nebrija, la Autónoma, Rey Juan Carlos o la Universidad Europea, sus alumnos muestran el más alto grado de satisfacción, con clases dinámicas y amenas sobre los casos de derecho penal más relevantes.

En estos momentos, todos los focos están sobre él y su despacho, pues se encuentran preparando la línea de defensa de varios clientes en el marco de la ‘Operación Oikos’, el entramado de amaños de partidos que usaba las apuestas para blanquear dinero del narcotráfico.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.