www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CONTENIDO PATROCINADO

La cara oculta del aceite de palma

La cara oculta del aceite de palma
Ampliar
lunes 15 de julio de 2019, 08:03h

Últimamente se habla mucho del aceite de palma y normalmente con connotaciones peyorativas. Por eso resulta importante explicar qué es exactamente, sus usos y sus ventajas para el medio ambiente. En primer lugar, es importante destacar que el aceite de palma es el aceite vegetal más utilizado del mundo. El aceite de palma se produce a partir de la pulpa del fruto de la palma aceitera, un árbol que se cultiva en climas tropicales. Su fruto, del tamaño de una aceituna grande, es de color rojizo debido a su alto contenido de betacaroteno. Tiene una sola semilla o nuez, que se utiliza para producir aceite de nuez de palma, también llamado aceite de palmiste. Ambos aceites difieren significativamente en su composición de ácidos grasos, a pesar de tener el mismo origen botánico.

Resulta fundamental señalar que el aceite de palma sostenible tiene como objetivo reducir el impacto de la producción sobre los hábitats naturales, los trabajadores y las comunidades indígenas. Además, mantiene el equilibrio entre el respeto por el medio ambiente, las exigencias de la población local y los beneficios y la sostenibilidad económica. Es más, gracias a la producción y consumo sostenibles del aceite de palma se ayuda a preservar la biodiversidad en los países productores.

En cuanto a las cifras aportadas, hay que mencionar que la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), que engloba Estados soberanos, agencias gubernamentales y organizaciones de la sociedad civil, publicó en 2018 un informe titulado Aceite de palma y biodiversidad en el que apuestan por el aceite de palma sostenible. Una importante ventaja frente a otros cultivos aceiteros es que estos últimos necesitan hasta nueve veces más tierra que el aceite de palma, por lo que reemplazarlo por otros aumentaría notablemente el total de tierras empleadas para producir suficiente aceite vegetal para satisfacer la demanda mundial[1].

Además, algunas ONG’s como es el caso de WWF, Solidaridad, Conservation International, Orangutan Land Trust, Rainforest Alliance, se muestran a favor del aceite de palma sostenible ya que constituye un aspecto favorable para preservar el medio ambiente. Y no sólo esto, sino que los estándares de sostenibilidad de este ingrediente son unos de los más avanzados en lo que a materias primas se refiere. Curiosamente, el cultivo de la palma de aceite requiere un menor uso de pesticidas, fertilizantes, agua y energía por tonelada de aceite, que otros cultivos de oleaginosas, lo cual constituye otra importante ventaja a tener en cuenta.

La deforestación y el aceite de palma

En cuanto a la deforestación que tanto preocupa a gran parte de la población, el aceite de palma contribuye con el 2,3% de la deforestación mundial[2]. Estos datos corroboran que el aceite de palma no es el principal impulsor[3]. Un dato aportado por un estudio reciente de la Comisión Europea, que rompe con la falsa creencia de que el aceite de palma es el mayor causante de la deforestación. Sorprendentemente, frente al aceite de palma, el consumo de carne o soja han provocado más deforestación en los últimos años (1990-2008). Las cifras lo corroboran y son las siguientes: un 24% carne de vacuno/carne/cuero, un 5,4% la soja, un 3,2% el maíz, y un 2,3% el aceite de palma.

El aceite de palma está liderando la lucha contra la deforestación. El propio sector tomó la iniciativa de la creación de la RSPO en 2004 y ha adoptado políticas de No Deforestación, no siembra en humedales (peatlands) y no explotación de los trabajadores. Igualmente, como medidas de transparencia y compromiso con la sostenibilidad, los principales procesadores de aceite de palma en Europa y los países productores publican en sus páginas web la lista de sus proveedores, contribuyendo a la trazabilidad de la cadena de suministro.

El aceite de palma en España

La principal aplicación del aceite de palma en España es industrial (biocombustible), donde se destinan 1.535.501,9 Tm, que equivalen al 83% del total de importaciones. La segunda aplicación es para la industria alimentaria, con 190.302 Tm, es decir, el 10,3%. De esta cifra de uso alimentario, 169.325.55 Tm se imputan al aceite de palma y el resto, 20.976,35 Tm, al de palmiste. Por último, el uso de la industria oleo química y para alimentación animal es de 123.788,7 Tm, el 6,7% restante.

Las compañías de aceite de palma sostenibles están apoyando a los pequeños agricultores para aumentar su rendimiento y productividad. El aumento del rendimiento por hectárea y el apoyo en la replantación eliminarán la necesidad de que estos agricultores despejen tierras para la agricultura. Más de 3 millones de pequeños agricultores viven del aceite de palma. Representan aproximadamente el 40% de la producción mundial total de aceite de palma[4].

Por último, indicar que el porcentaje de aceite de palma certificado como sostenible está creciendo en los últimos años. En este sentido, en el caso de España, en 2016 el 23,7% del aceite de palma utilizado para alimentación contaba con el certificado de la RSPO. Este porcentaje ascendió al 29,9% en 2017 y 43,7% en 2018[5].

Tras repasar los datos oficiales queda claro que existe una vertiente positiva en relación al aceite de palma en lo que se refiere al ámbito del medio ambiente, la hasta ahora cara oculta del aceite de palma.

___________________________________________________________________________

[1] Fuente: UICN: Art: ‘Aceite de palma y biodiversidad’

[2] Fuente: Informe de la Comisión Europea sobre la Deforestación

[3] Fuente: Informe de 2016 sobre la declaración forestal

[4] Fuente: RSPO

[5] Fuente: Informe Económico del Aceite de Palma en España (2018)

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios