www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Novela

Luis Miguel Rivas: Era más grande el muerto

domingo 14 de julio de 2019, 19:39h
Luis Miguel Rivas: Era más grande el muerto

Seix Barral. Barcelona, 2019. 400 páginas. 20 €. Libro electrónico: 12,99 €

Por Federico Aguilar

La novela colombiana actual cuenta con excelentes narradores que, desde distintos ángulos y estilos, dan cuenta de un país complejo, lleno de vitalidad, pero que también acarrea el peso de graves problema como la hasta hace bien poco, actividad criminal de la guerrilla de las FARC, que sembró Colombia de destrucción y muerte. Asimismo, los grandes carteles del narcotráfico, con su secuela de corrupción y violencia letal.

Precisamente en este universo de los siniestros señores de la droga se centra Era más grande el muerto, debut novelístico del colombiano Luis Miguel Rivas (1969). Rivas colabora en diversos medios hispanoamericanos, como las revistas Soho, El Malpensante, y Dinners de Colombia, Crítica de México y Suelta de Guatemala, los periódicos El Espectador de Colombia, Clarín de Argentina y Le Monde Diplomatique para Latinoamérica. Ha dado a la imprenta las colecciones de relatos Los amigos míos se viven muriendo (2007), Tareas no hechas (2014) y ¿Nos vamos a ir como estamos pasando de bueno? (2015).

Tiene razón su compatriota Héctor Abad Faciolince al calificar a Luis Miguel Rivas como “una de las voces más frescas, con más humor y al mismo tiempo más tiernas y duras -aunque suene contradictorio- de la literatura colombiana contemporánea”. Esas características que apunta Faciolince se aprecian en Era más grande el muerto, poblada de situaciones y personajes insólitos como el narco más poderoso y temido del pueblo que decide ir a clases de cultura con el propósito de que la mujer de quien se ha enamorado no le desprecie.

La ironía - muy presente en esta novela, se manifiesta desde su propio título y el nombre de ese microcosmos en que se desarrolla la acción: el pueblo de Villalinda, amenizada la trama con una banda sonora de música latinoamericana, como tangos, rancheras, vallenatos y salsa. Nos encontramos en los años ochenta-noventa del pasado siglo, cuando el poder narco era ilimitado, con un Pablo Escobar en pleno apogeo, y en Villalinda hay una guerra sorda entre clanes de narcos, con el del capo don Efrem a la cabeza, por el control del negocio. En ese ambiente se mueven sus personajes, como los principales, los jóvenes Yovani y Manuel, sin nada de plata (dinero), pero fascinados por el lujo. Así, ven con alborozo que en la morgue pueden hacerse con ropa de marca, y sacarle benficio, para lo que idean una singular manera.

Acciones simultáneas, ritmo rápido y un lenguaje coloquial y en ocasiones de jerga colombiana -pero comprensible por el contexto-, ponen en pie una narración con toques de mirada surrealista, a veces trufada de humor negro, como en esos sicarios que intentan matar al fantasma de alguien a quien asesinaron.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.