www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

INVESTIDURA

Podemos responde a Sánchez que lo que quiere en realidad es repetir elecciones

Podemos responde a Sánchez que lo que quiere en realidad es repetir elecciones
Ampliar
(Foto: Efe)
jueves 08 de agosto de 2019, 08:57h
Sánchez e Iglesias escenifican la ruptura de su posible acuerdo para la sesión de investidura.

Las palabras de Pedro Sánchez tras reunirse con el Rey en Palma hicieron saltar a Pablo Echenique. Desde Twitter, el secretario de Acción de Gobierno de Podemos, le pidió al presidente en funciones que deje de poner "excusas para un pacto con Rivera o para llevarnos a elecciones" y busque el apoyo de su partido.

"Desconfianza en quien le hizo presidente y con quien pactó los presupuestos más sociales de la democracia. La enésima excusa para seguir buscando el acuerdo con Rivera o llevarnos a elecciones. Sánchez debería hacer los deberes, trabajarse los apoyos y dejar de buscar excusas", dijo Echenique, quien lideró la negociación fallida con el PSOE para tratar de formar Gobierno.

La confianza entre ambas formaciones está duramente comprometida desde el pasado 25 de julio cuando rompieron su negociación. Y, ahora, bajo el sol de Marivent, la investidura de Pedro Sánchez sigue exactamente en el mismo lugar de entonces: paralizada y sin visos de solución a corto plazo.

Ayer miércoles, el presidente del Gobierno en funciones volvió a insistir en sus mismos argumentos sin ofrecer nada nuevo: los españoles quieren un gobierno socialista que Podemos debe apoyar, previa abstención de PP y Ciudadanos.

Tras una reunión de unos 40 minutos con el Felipe VI en el palacio de Marivent, Sánchez comenzó destacando el "acierto" del monarca en el mensaje que lanzó el pasado domingo animando a los partidos a buscar una salida que evite la repetición electoral.

"Los españoles ya han expresado lo que quieren: un Gobierno progresista liderado por el PSOE"

El socialista explicó que su hoja de ruta ahora mismo pasa por reunirse con "colectivos de muy diversa índole" -una de esas reuniones provocó precisamente que llegase tarde a su despacho con el Rey-, con el objetivo de "sentar las bases para un programa abierto". Una propuesta "abierta y progresista" con la que, aparentemente, espera granjearse el apoyo de Podemos.

Volvió a culpar al partido de Iglesias del fracaso de su investidura, por "plantear dos gobiernos en uno" y aprovechó para lanzar un dardo envenenado a su "socio preferente": "De tantas veces oírle decir que desconfía, he acabado por desconfiar yo también de las posiciones de su partido", espetó el jefe del Ejecutivo. "La desconfianza es recíproca", añadió.

Pese a ello, Sánchez aseguró que "no tira la toalla" porque los españoles "no se merecen volver a elecciones" y deben tener un gobierno progresista "que no dependa de las fuerzas independentistas".

"Hay muchas fórmulas, no solo la danesa o la portuguesa, también hay acuerdos de investidura que se puedan plantear o se pueden hacer acuerdos de legislatura"

Apeló una vez más la "responsabilidad" de PP y Cs, con cuyos líderes -avanzó- volverá a reunirse, en busca de una abstención que sigue pareciendo impensable. Mucho más, si cabe, tras la investidura de la socialista María Chivite en Navarra, que ha ignorado al partido ganador, Navarra Suma, y se ha echado en brazos de los nacionalistas de Geroa Bai y Bildu, los herederos de Batasuna.

Con las manos vacías

Sánchez se presentó ante el monarca con las manos vacías. Tras su fracaso en las negociaciones de investidura con su socio preferente, Podemos, el presidente en funciones ha emprendido una gira con escaso peso político y en la que apenas ha ganado medio escaño, el de Compromís, que se ha mostrado propicio a apoyar a Sánchez, eso sí, a cambio de mejoras en la financiación autonómica.

A este apoyo condicionado, tan sólo puede añadirse el del partido de Miguel Ángel Revilla, el Partido Regionalista de Cantabria. Ha sido el de Compromís el único contacto político que ha mantenido el presidente en funciones, que se encuentra enfrascado en una ronda de contactos con asociaciones de la así llamada sociedad civil.

Durante los últimos días ha mantenido encuentros con instituciones de la España vacía, con la comunidad educativa -sin contar con la concertada-, con ecologistas, con organizaciones del ámbito de la digitalización y la ciencia y con colectivos feministas por la igualdad de género, en una ronda que parece diseñada más para hacer campaña electoral que para lograr sacar adelante la investidura. De hecho, el partido Podemos, clave para hacer presidente a Sánchez, ha estado ausente en la agenda del presidente.

La última vez que el líder del PSOE compareció ante los medios fue el pasado día 1 para informar de la ronda de reuniones abierta con partidos y colectivos sociales con el fin de lograr un acuerdo programático de investidura "a la portuguesa", con el apoyo externo de otras fuerzas progresistas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(3)

+
1 comentarios