www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNALES

La aparición de la camiseta sirvió para fijarse en Quezada

La aparición de la camiseta sirvió para fijarse en Quezada
Ampliar
(Foto: Efe)
jueves 12 de septiembre de 2019, 14:34h

La aparición de la camiseta de Gabriel Cruz fue un punto de inflexión para centrar la investigación sobre Ana Julia Quezada, autora confesa de la muerte del menor de ocho años. Frotó la camiseta del pequeño que simuló haber encontrado en una batida contra el suelo para "provocar" una mancha de barro, según la Guardia Civil para aparentar que había estado bajo la lluvia.

Dicho día, han añadido, la acusada dejó a Ángel Cruz, padre del menor, en Las Negras, en Níjar (Almería), y después se fue en su vehículo a la finca de éste en Rodalquilar, también en Níjar, donde estaba enterrado el niño.

Al llegar allí intentó abrir la finca varias veces sin conseguirlo, realizó una llamada y, tras permanecer unos minutos jugando con su perro, accedió a la zona de la alberca en la que había enterrado al niño, estuvo unos instantes agachada y levantó el cuerpo, trasladándolo "acunado en brazos" hasta el coche.

Quezada decía mientras introducía al pequeño en el maletero de su vehículo: "Ahora a llevárselo de aquí", según ha manifestado el teniente de la Guardia Civil que instruyó las diligencias del caso en referencia a las grabaciones realizadas en el interior del coche. los micrófonos no grababan de forma permanente.

Lo introdujo en el maletero y realizó entonces un recorrido "totalmente ilógico, sin aparente sentido" hasta la casa de Ángel Cruz en Vícar, donde fue interceptada antes de que entrase en el garaje de la vivienda.

Los agentes confirmaron que el cuerpo del niño de 8 años estaba en el maletero envuelto en una toalla y que tenía arena, igual que la que Quezada tenía en sus manos y su sudadera.

Por su parte, un capitán de la Sección de Homicidios, Secuestros y Extorsiones de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil ha negado que Quezada colaborase, apuntando que intentó inculpar durante la investigación a otras personas como su expareja, pero que al ser detenida sí reconoció los hechos "desde el primer momento", pero asegurando que fue un accidente.

Sobre el móvil económico, ha apuntado que era una posibilidad porque "no había nada que nos dijera que Gabriel estaba muerto". Una vez focalizada la investigación sobre Quezada, observaron que "era ella la que estaba animando a la familia a ofrecer más dinero (de recompensa)". "Era bastante raro. De hecho, al verificar su vida en Burgos, etcétera, parece una persona a la que le gustaba el dinero. No sabemos si además del hecho, buscaba cobrar un dinero. Es macabro pero parece que por ahí iba la cosa", ha añadido.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.