www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ORIENT EXPRESS

Una sinagoga en Abu Dhabi

domingo 22 de septiembre de 2019, 19:08h

En Abu Dhabi ha tenido lugar este domingo una ceremonia que no es exagerado calificar de histórica. El Departamento de Desarrollo Comunitario ha concedido sendas licencias, y por lo tanto ha legalizado, los templos de 18 confesiones religiosas entre los cuales están la catedral de San José -la primera iglesia del país-, un templo hindú y una sinagoga. Algunos de ellos ya estaban funcionando -la catedral lleva abierta desde 1965- y otros se van a construir como parte del complejo “La casa de la familia abrahámica” que abrirá sus puertas en 2022.

No se debe minusvalorar la importancia de este acto administrativo de un gobierno islámico. Por lo general, en los países árabes, las comunidades judías han tendido a desaparecer y sus sinagogas han ido quedando en el abandono. Incluso en países que aún cuentan con comunidades judías como Marruecos, es imposible no advertir cómo han ido menguando o, en casos como el del Yemen, directamente han desaparecido. Los fieles que acudirían a la sinagoga ahora autorizada serían expatriados que viven en los Emiratos Árabes Unidos y han venido utilizando oratorios privados para el rezo.

En un país que tiene una importante minoría cristiana de origen extranjero -un 13% de la población- la autorización de apertura de iglesias no es un asunto menor. El caso de los católicos es quizás menos llamativo porque su catedral lleva décadas funcionando, aunque este acto supone un reconocimiento que ya se había anunciado durante la visita del Papa Francisco a los Emiratos Árabes Unidos en febrero de este año. Junto a la catedral, se ha concedido licencia a las iglesias de Santa María y de San Pablo. También se ha regularizado la apertura de iglesias protestantes, apostólicas armenias, ortodoxas sirias y coptas y la de un templo de la Iglesia de los Santos de los Últimos Días.

Sin embargo, en términos cuantitativos, la más significativa es la comunidad de hindúes -unos 3,3 millones- que recibe un reconocimiento de su importancia con la autorización de un templo en Abu Dhabi que se unirá a los dos que hay ya abiertos en Dubai.

La concesión de la autorización para abrir templos y la creación de un gran complejo que acoja a los fieles de las distintas religiones tiene un evidente sentido político y es una hábil decisión diplomática. En una región en la que la religión a menudo es un factor de enfrentamiento -la lucha entre sunníes y chiíes es una de las facetas del enfrentamiento entre Arabia Saudí e Irán, por ejemplo- los Emiratos Árabes Unidos presentan al mundo el rostro de un islam tolerante y abierto a las demás religiones.

Por supuesto, este pluralismo religioso va muy vinculado a la presencia de extranjeros en los emiratos -trabajadores expatriados, emigrantes que se han establecido en el país, etc- y no a la identidad nacional de los Emiratos, que siguen siendo un país confesional. Se parte de la tolerancia como concepto islámico para afirmar la confesionalidad del Estado, no para ponerla en cuestión. Así, por ejemplo, sigue estando prohibido promover la conversión de musulmanes a otra religión.

En efecto, en la tradición islámica, el gobernante islámico debe crear las condiciones para que los musulmanes vivan y practiquen su fe. Puede haber tolerancia para otras religiones -las más señaladas son las llamadas del Libro, que son el judaísmo y el cristianismo- pero el islam debe ser prevalente. De ahí que esté prohibida la apostasía del islam o la conversión del musulmán a otra religión.

Ahora bien, en la historia islámica, las otras religiones han atravesado periodos de tolerancia que han permitido la supervivencia de sus comunidades con otros de declive e incluso de destrucción. El estatuto de las minorías religiosas las ponía en manos de la clemencia, la generosidad o el fanatismo del gobernante islámico que ocupase el poder.

Por eso, hay que seguir muy de cerca la evolución de estas comunidades religiosas a las que ahora se ha dado el respaldo de actos jurídicos que les reconocen derechos. En un tiempo en que la intolerancia religiosa es motivo de desesperación, la vida de estas comunidades en Abu Dhabi puede ser un motivo de esperanza.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.