www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ARTE

Moscú se rinde al "arte mágico" de Dalí en una exposición inédita

miércoles 11 de diciembre de 2019, 10:19h
Autorretrato blando con bacon frito, 1941. Óleo sobre tela
Ampliar
Autorretrato blando con bacon frito, 1941. Óleo sobre tela (Foto: © Salvador Dalí, Fundació Gala-Salvador Dalí, VEGAP/Figueres, 2019)

Un total de 180 obras de Salvador Dalí viajan a Moscú para formar parte de una exposición inédita en Rusia dedicada al pintor catalán.

Del 28 de enero al 25 de marzo de 2020, el público ruso tendrá una oportunidad única para conocer de primera mano las obras del artista en el Centro Manége de Moscú. La exposciión Salvador Dalí. Magic Art, que mostrará pinturas, dibujos, acuarelas y grabados, ha sido organizada por la Fundación Link of Times y el Museo Fabergé de Moscú en colaboración con la Fundació Gala-Salvador Dalí y el Museo Reina Sofía

Algunas de las obras reunidas provienen de colecciones privadas europeas y, en concreto, rusas. "Nunca en Rusia se había celebrado una exposición de Salvador Dalí tan representativa de su obra y que permita profundizar tan exhaustivamente en su proceso creativo", explica la Fundación Gala-Salvador Dalí.

El recorrido propuesto arranca con los paisajes impresionistas de su juventud y finaliza con los lienzos de finales de los ochenta. "Obviamente, tiene una relevancia especial la producción de madurez de Dalí, los periodos surrealista y místico-nuclear", añade la fundación, que indica que estos periodos artísticos estarán representados por El hombre invisible (1929-32), El sentido de la velocidad (1931), El Ángelus arquitectónico de Millet (1933), Elementos enigmáticos en un paisaje (1934), Idilio atómico y uránico melancólico (1945), Desmaterialización de la nariz de Nerón (1947) o Máxima velocidad de la Madona de Rafael (1954).

También formarán parte de la muestra Elementos enigmáticos en un paisaje (1935), Figura y drapeado en un paisaje (1935) y Paisaje pagano medio (1937).

La exposición permitirá contemplar por primera vez en Rusia una obra de arte clave: Autorretrato blando con bacon frito (1941), en la que se refleja el deseo del artista de deshacerse de su "propia piel", aquella piel "inicial" de su vida "revolucionaria y sin forma”; una obra que le ayudó a encontrar un nuevo significado a su arte en los ideales del Renacimiento.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.